Rubén Armando Ortíz, docente y empleado municipal de Tartagal, devolvió a un banco $10 mil que recibió por error. Se trató de un sincero gesto de honradez, que conmovió a la opinión pública local.

Ortíz, al poco tiempo de haber realizado una transacción cayó en cuenta que el monto que había recibido era muy superior al solicitado. En vista del error, retornó a la sucursal del banco Macro y reintegró el monto sobrante. En ese mismo momento, Víctor Sagárnaga, tesorero de la entidad realizaba el arqueo del día y caía en cuenta del faltante.Grande fue su sorpresa cuando vio entrar a Ortíz, quien explicó lo sucedido. Esta actitud, no solo constituye un accionar ejemplar, sino que evitó muchos dolores de cabeza a los empleados bancarios.

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...