Las estrategias para sortear el cepo cambiario no dejan de sorprender. Esta vez, son los pilotos y las azafatas de las aerolíneas quienes trazaron el artilugio para atesorar en moneda extranjera. Aprovechando los vuelos que realizan -y las breves estadías-, compran dólares en casas de cambio del exterior con tarjeta de crédito.

Por la operación, les cobran un adicional del 8%, que más el recargo de 20% implementado por la AFIP, la cotización arroja $7,32. Al parecer, las casas de cambio en Europa le sugieren realizar esa transacción a los argentinos ávidos de dólares. “Reconocieron mi acento argentino y me ofrecieron darme euros, que los podía adquirir con tarjeta de crédito, con un adicional del 8%. Negocio redondo: con el recargo del 20% de la AFIP y todo, te da un dólar de $7,32”, señaló un empleado aeronáutico al diario El Cronista Comercial.

Y agregó: “Me dijeron que los hacían mucho los pilotos y las azafatas argentinas, al punto que ya tienen a varios de ellos como clientes frecuentes”.
Ahora bien, en las casas de cambio de los aeropuertos la transacción es más onerosa: el plus que cobran es del 13%. Con ello, el costo del dólar trepa a $7,61, una cotización que pese a todo continúa siendo más barata que los $9,27 de ayer en las mesas y los $9,50 de los “arbolitos”.

La estrategia de las azafatas y los pilotos no es una excepción. Desde la imposición del cepo cambiario por parte del Gobierno desde el 31 de octubre de 2011, turistas y viajeros habituales al exterior apelan a la viveza criolla para traerse divisas a menos del 7%, el correspondiente al oficial más el recargo del 20% de la AFIP.

Algunas de ellas son las autocompras en grandes tiendas extranjeras -y acosar al cajero para una devolución del producto a fin de obtener el cash-, el famoso “dólar Colonia”, y las transferencias vía PayPal, una de las alternativas que ya han sido inhabilitadas.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...