Un capítulo más de violencia de los tantos que se reprodujeron en el fútbol salteño. Y nadie parece tener la solución. Es vox populi la rivalidad interna de la hinchada de Central Norte que hasta llevó al presidente del club, Gabriel Savino, a tener una reunión con representantes de las diferentes agrupaciones hace casi un mes. Pero de nada sirven las palabras. Muy poco o nada les importó a los barras las conclusiones de esa reunión en la que se dijo que "la hinchada de Central Norte es sagrada".
En la noche del viernes se enfrentaron nuevamente durante el amistoso con Gimnasia y Tiro.
Por esto hubo 39 detenidos, pero la Policía parece haber desviado la mirada. Por cómo se presentaron los hechos, previamente no realizó una correcta distribución de los 115 uniformados que afectó al operativo. Y la cantidad también terminó siendo escasa. La semana pasada, en el clásico entre Central y Juventud por el torneo Anual, al que solo asistía público local, el operativo estuvo conformado por más de 80 policías.
Además del número de efectivos, quedó a la vista que el operativo tuvo fallas dentro del estadio, al momento de separar a las hinchadas apostadas en tribunas distintas. Es decir, no formaron los cordones que hubieran permitido controlar a los hinchas albos y cuervos, desde ambas tribunas, desde donde se arrojaron elementos contundentes en el entretiempo. Quizá la Policía no esperaba a más de tres mil personas.
La falta de seguridad se volvió a evidenciar cuando la barra de Central Norte, ubicada sobre la tribuna que se encuentra sobre las instalaciones del club albo, intentó enfrentarse con los hinchas que se encontraban en la tribuna ubicada en la avenida Bicentenario. Por este hecho no hubo detenidos, según informó la Policía.
Ahora bien, si esto sucede mientras se disputa un amistoso de invierno, en el que los equipos no se juegan nada, qué se puede esperar para cuando el cuervo juegue por los puntos.
La dirigencia cuerva bajó un cambio
El tema "barras" en Central Norte es de larga data. Por eso, el mes pasado, el presidente de Central Norte, Gabriel Savino, había anunciado que se estaba "ocupando" de este problema arraigado no solo en el cuervo. Incluso, mantuvo una reunión con los referentes de las diferentes agrupaciones para poder llegar a un punto común y luego se entrevistó con representantes del área de Seguridad de la provincia por este tema.
En la noche del viernes, también inmiscuyéndose en el tema, Savino había declarado en un medio radial: "Los violentos no entran más, ya hablamos con ellos, pero si no entienden se aplicará el derecho de admisión", mientras observaba a los hinchas de Central generar disturbios.
Pero ayer, con la cabeza más fría, aseguró: "Estamos esperando instrucciones del equipo de técnicos de seguridad para recién proceder. No podemos abrir juicios sobre los grados de responsabilidad. Es una tarea de la fuerza de seguridad y nosotros vamos a ayudar".
Para no tener problemas en los partidos oficiales, que arrancarán desde el 7 de septiembre, la dirigencia buscará una solución trabajando en conjunto con la fuerza de seguridad y, seguramente, también con el comité que se creó hace algunos años con representantes de todos los clubes y la Policía, pero que no da muestras de vida. "Vamos a colaborar con lo que sea necesario", concluyó Savino.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...