El turismo rural es una de las tantas alterna­tivas que ofrece Salta. Accesible, familiar, di­vertido y emocio nante son solo algunos de los condimentos que aseguran una ver­dadera aventura. La propuesta hoy es conocer San Fernando de Escoipe, quebrada incom­parable en el departamento Chicoana a solo 75 km de la capital sal teña y a 30 km del pueblo. Sobre la ruta pro­vincial 33 (camino a Cachi) se ubica
Finca Escoipe en la que un grupo de jóvenes empren dedores ofrece esta alterna tiva que catalogan como tu­rismo natural. Cabalgatas, trekking, paseos en bici­cleta y descensos cargados de adrenali­na y días de campo son las opcio nes para hacer de uno a tres días, según se elija. Cabalgata y almuerzoen los Cerros La propuesta prevé el traslado desde la ciudad a la finca, donde los visitantes comparten el desayuno a las 9, reci­ben una charla técn ica e instructivo simple sobre el circuito de cabalga­ta y las reglas de seguridad teniendo en cuenta que es sobre cerros. "No se necesita experiencia previa como ji­nete para este paseo y los caballos son muy mansos. Solo hay que tener en cuenta que la cabalgata básica de un día dura seis horas en to tal", explica Pedro Martin, guía y coordinador de la aventura junto con Bruno Margherita
y Sebastián So teras.Tras dos horas de cabalgar y llenarse el alma de los paisajes más increíbles, se llega a La Zanja para el almuerzo. En este paraje habrá una ex periencia inigualable al es tablecer contacto con
los pobladores, los chicos de la única escuela y las familias que se autoa­bastecen. Es el momento de conocer una realidad muy diferente a la de las ciudades, de disfrutar de la frescura del agua de vertientes y de deshielo, de aislarse de la comunicación telefónica, de conocer el sis tema de energía por paneles solares y de observar cómo es la vida de los lugareños además de acceder a sus productos: semillas,
cho clos capia, mermeladas de la zona y artesanías.Si la decisión es aventu­rarse un poco más y cabalgar dos y tres días, la noche se pasa en refugios de montaña, hospedaje de lugareños que tienen todo preparado para recibir al turista. E inclusive podrá forma parte del proceso de fabricación del queso de cabra, desde el ordeñe hasta la elaboración. senderismo y trekking Como en las cabalgatas, caminar por
senderos entre los cerros se puede ha­cer en uno o dos días. En este caso, solo se puede llevar una mo chila pequeña con lo básico porque la carga se traslada en los animales. "No son caminatas difíciles, pero cada persona tiene que conocer sus limitaciones físicas. Es ne­cesario tener cierto estado físico que
se adapte a la altura y al esfuerzo que se requiere", señala Martin. En cuanto al senderismo más sim­ple, se realiza den tro de la finca en un atractivo paseo que tiene la visita a un vía crucis y la recorrida por la ac­tividad de los productores del lugar para conocer los cultivos de arvejas, maíz, pimientos entre otros productos, pero básicamente se interactuar con la gente del lugar. apura emoCión Finca Escoipe también ofrece opcio­nes ultra aventureras que implican trasladarse en vehículo hasta Pie­dra del Molino, en plena Cuesta del Obispo a poco más de 3.400 msnm. Y desde allí comienza el descenso en bicicleta. Unos 35 minutos a plena emoción y adrenalina caracterizan esta travesía por la sinuosa cuesta y aproximadamente una hora más hasta retornar al punto de partida.Finalmente, para los expertos y
deportistas, la propuesta es más ex­trema: downhill bike, que implica transitar en bicicleta por senderos
de mulas o chivos, entre quebradas y precipicios. Todo un riesgo aven­turero apto para especialistas.
El premio en ambos casos es un asado bien criollo al final acompa­ñado de buenos vi nos salteños y la
satisfacción de haber recorrido, de cualquier forma, un lugar irrepetible
en el mundo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...