Corte de  semáforos en  la rotonda de San Agustín

Son las 22.30 y Rosa espera el momento para poder circular por la rotonda de San Agustín con destino a su casa. Soledad, espera detrás de ella. Regresan del trabajo pero saben que es mejor tener paciencia que terminar con el auto chocado sobre la avenida Ex Combatientes de Malvinas.

Estas vecinas como otras tantas viajan a un centro comercial de Salta a trabajar todos los días pero viven la zona sur, sobre la calle Gaucho Méndez. Esta arteria, conocida como Camino a San Agustín por la mayoría de los vecinos, es el paso directo a los barrios Limache, Loteo Gaucho Méndez, Ciudad Valdivia, Circunvalación Sureste, Circunvalación Este, Loteo La Gringa, Cielos del Sur, Loteo Las Marías, Los Nogales y Las Palmas.

Lejos quedó el tiempo en que el camino a San Agustín, ruta 26, solo era transitada por los trabajadores rurales de la zona. Hoy, por estos páramos se multiplican los loteos y los barrios de cientos de vecinos que dividen sus vidas y trámites de servicios entre los municipios de la Ciudad de Salta, Cerrillos y La Merced.

Uno de los problemas diarios que los afectan es el no poder contar con la seguridad necesaria para cruzar la avenida Ex Combatientes y Gaucho Méndez. A partir de las 22.30 los semáforos de la rotonda de San Agustín dejan de funcionar y quedan con la luz amarilla en forma titilante, convirtiendo la avenida en una pista de carrera, donde los conductores que transitan por Ex Combatientes no dan espacio a que nadie se cruce en su camino.

Así lo vive Florencia. Ella tiene su casa en Ciudad Valdivia, trabaja en la zona sur y sus chicos van a la escuela en la misma zona. "Mientras trabajo los chicos salen de la escuela y se quedan en la casa de su abuela en barrio Hipódromo. Cuando tengo que volver a casa con ellos es todo un tema poder cruzar la ruta. Es muy peligroso", contó. Alberto vive en barrio Hipódromo y advierte que la cantidad de autos que circula después de las 22.30 es importante. "Ya no se puede dejar el semáforo sin funcionar. A las 21.30 se produce un embotellamiento terrible. Desde la esquina se puede ver la fila de autos hasta más allá del semáforo de Parque La Vega, pero después llega lo peor: los apurados y sin semáforo", reflexionó el vecino, mientras cierra la librería que atiende en la zona.

José trabaja en una empresa de transporte de la zona y afirma que el ingreso de camiones en la rotonda es otro tema preocupante. "Los camiones mosquito que traen los autos a la concesionaria de la rotonda de Limache dan la vuelta acá. Ya se llevaron un cartel, otra vez un semáforo y se suben a la vereda de la cerámica. Deben buscar un camino alternativo para esto", reflexionó el transportista, teniendo en cuenta que ya existe un camino que comunica el barrio Parque La Vega con los departamentos de El Sol, ubicados detrás de la concesionaria.

Los vecinos de la zona advierten que "un día de estos habrá que lamentar alguna víctima fatal o un auto metido en la casona de la esquina". "Los accidentes en esta rotonda no son novedad pero, con esta medida se empeora la situación", analizó Liliana de Parque La Vega.

 

 

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...