Un joven oranense de 22 años falleció tras una penosa agonía, luego de haber sido baleado en la vía pública en un intento de robo.
El joven, identificado como Ramón Reymuth, estuvo internado en el hospital San Vicente de Paul por espacio de trece días y en la tarde de ayer dejó de existir a pesar de las cirugías y los esfuerzos de los médicos por su recuperación.
El joven, víctima de la inseguridad urbana, había recibido un balazo en el estómago por parte de una pareja compuesta por un conocido delincuente llamado "Coyuyo" Paz y su cómplice y a la vez pareja, Romina Soruco. El hombre se encuentra detenido en la Brigada de Investigaciones, en tanto la mujer está alojada en el Cuerpo de Policía Femenino, a la espera de la audiencia de imputación que se celebrará en las primeras horas de hoy.
Fuentes de la ciudad norteña informaron a El Tribuno ayer que el incidente mortal se produjo en ocasión de robo, ya que el disparo fatal se produjo cuando Reymuth se negó a entregar su motocicleta a la pareja, que lo encañonaba con tal fin con un arma de fuego.
El mortal intento de robo ocurrió el miércoles 25 de enero cerca de las 23.30.
Según la fuente, Ramón Reymuth circulaba por la calle José Ingenieros y Nahuel Huapi, del barrio Policial, en las afueras de la ciudad norteña, y lo hacía a poca velocidad, sobre todo cuando llegó a la intersección de las calles ya nombradas.
A esa hora el muchacho fue abordado por una pareja que, violentamente, a punta de pistola, quiso robarle la motocicleta, según las versiones que dieron varios testigos, lo que posibilitó la identificación de los criminales.
Por esos días otras personas, quizá allegadas a los detenidos, afirmaron que Reymuth estuvo discutiendo con otro muchacho en esa esquina del barrio Policial, y que en medio de esa pelea se escuchó un disparo. Esta última versión no fue tenida en cuenta por el fiscal actuante, que dispuso la inmediata detención de la pareja y solicitó el secuestro del arma utilizada para agredir al motociclista.
Minutos después del disparo, el joven herido fue trasladado al hospital San Vicente de Paul, donde el médico de guardia confirmó que había recibido un disparo en el estómago y que el proyectil le perforó los intestinos grueso y delgado, además de tener un hematoma retroperitoneal.
Debido a la gravedad de las lesiones causadas, el joven debió ser intervenido quirúrgicamente en varias oportunidades, pero los médicos no pudieron evitar el desenlace fatal.
Se supo que la policía, tras los testimonios de los vecinos, avanzó con la investigación hasta dar con los agresores, no sin encontrar diversas versiones que intentaron cubrir a los delincuentes, conocidos en el barrio por su ferocidad al momento de delinquir o arrebatar los bienes personales de los transeúntes o vecinos de esa barriada.
Trascendió que la audiencia de imputación se realizaría en las primeras horas de la mañana de hoy y la carátula del hecho sería de "homicidio calificado en ocasión de robo".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...