En San Juan, Alfredo Turcumán murió luego de agonizar nueve días tras haber sido atacado de un puntazo en el corazón. La principal sospechosa del crimen es su mujer, Claudia Moya, que está detenida acusada de homicidio. La policía descree de la versión que dio y la familia de la víctima dice que la mujer era violenta y que la relación era conflictiva. Al hecho se suma un dato escalofriante: el hombre quiso hacer la denuncia en la comisaría pero no le creyeron y se burlaron de él: “Sos un maricón” le dijeron.

Turcumán y Moya estaban casados y la mujer está embarazada. Además, es mamá dos nenes que tuvo con sus anteriores parejas. La joven declaró que todo fue un accidente, que su marido se hirió solo con el cuchillo mientras arreglaba la cerradura de una puerta. Esa coartada se fue cayendo ya que el hombre, empleado en un aserradero, presentaba una profunda herida casi en el medio del corazón, también tenía lesiones el rostro y cuero cabelludo y un rasguñón en la espalda, dijeron fuentes del caso.

La familia de la víctima nunca creyó la versión de Moya y aseguran que no era la primera vez que ella lo agredía. Además, la inspección ocular en la casa también reveló que la puerta estaba en perfecta condiciones lo que tiró abajo la versión de la chica. El joven entró al hospital el martes 13 a la noche. El puntazo fue mortal.

La pareja llevaba una relación conflictiva y con episodios violentos. Familiares y amigos del joven declararon que muchas veces lo vieron con moretones y rasguños. En la comisaría revelaron que ella ya había acuchillado a su primera pareja y que también tuvo problemas con el padre de su segunda hija.

Luján Turcumán, hermana del hombre asesinado, se despidió de Alfredo con un conmovedor mensaje en Facebook. “Hoy te vas de este mundo dejando un vacío inmenso. Nos quedamos tan solos. Una parte nuestra se va con vos y una parte tuya queda con nosotros, no se supone que fuera así”, escribió.

La madre del joven insiste en que la mujer planificaba matarlo y contó los innumerables episodios de violencia que debió soportar. “Es una persona centrada, no está loca. Hay pruebas de que esto estaba planificado. Ella tenía pensado y planeado matar a mi hijo”, dijo Esther González.

Según el testimonio de la mujer, eran reiterados los episodios de violencia doméstica y definió a su nuera como una “especialista en cabezazos”. “Hasta el jefe de Alfredo quiso poner la denuncia porque él caía golpeado a su trabajo. Ella tenía un arma peligrosa que era su cabeza, con la que lo golpeaba y hasta le quebró el tabique una vez”, relató. `

"Todos sabíamos lo que pasaba y nadie lo pudo sacar de ahí"

Carolina González es la ex pareja de Alfredo Turcumán y madre de su hija de cinco años, habló de la muerte del joven de 28 años."Alfredo sufrió mucho porque nunca la dejaban ver a su niña, esta hija de puta lo único que hacía era negarle que vea a la criatura. La odiaba, muchas veces mi hija llegaba con moretones por la pellizcada. Me decía que la dejaba afuera, hacía mucho frío y las desnudaba a las tres, a las hijas de ella y a mi hija", agregó.

"Las tres veces estuvo en riesgo antes, yo lo presentí, cuando sonó el teléfono y me dijeron: Alfredo falleció, yo lo presentí igual que la mamá. Es algo muy feo. Alfredo era una persona muy querida, que no le hacía daño a nadie, por eso no podíamos creer lo que le había pasado. Ahora sé que él está descansando en paz", expresó.

"Todos sabíamos en la situación en la qué el estaba. Todos sabíamos lo que pasaba y nadie lo pudo sacar de ahí, solamente él podía salir de ese infierno", dijo la madre de su hija.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...