El fútbol femenino ha crecido muchísimo en los últimos años en cuanto a cantidad y calidad de jugadoras. Y Salta no quedó afuera de esta afirmación. 
En la Liga Salteña, el equipo femenino del club Mitre, que participa por primera vez de este torneo, está cumpliendo una excelente labor, a punto tal que es la revelación del torneo. 
El club del oeste es líder indiscutido en su primera experiencia en el torneo liguista. Pero la historia de este equipo nació hace 9 años en el barrio San Francisco Solano. Y Nelson Moreira (28 años), de profesión plomero, fue clave en todo esto junto a un grupo de chicas con ganas de demostrar que son capaces de cumplir sus sueños y disfrutar jugando a la pelota. 

¿Nelson cómo y cuándo nace el equipo?
Todo comenzó hace 9 años. Al principio la idea era despabilarse, hacer algo los sábados. Lo primero que hicimos fue elegir el nombre del equipo, La 203, que es la cuadra en la que vivimos en Norte Grande. 

¿Dónde entrenaban en ese momento?
Entrenábamos en una plaza del barrio. Las chicas que eran madres iban con sus hijos. Empezamos a trabajar desde lo básico, como aprender a correr, sacar un lateral. 

¿Qué torneos disputaban en ese momento?
Al principio jugamos campeonatos barriales. En los primeros torneos terminábamos en la mitad de la tabla y, con el paso del tiempo y a medida que entrenábamos, empezamos a pelear los torneos. Lo que nos diferenciaba del resto de los equipos era justamente que éramos los únicos que entrenaban y ese siempre fue nuestro plus. 

¿Cómo se solventan los gastos que implica jugar estos torneos?
Siempre fue todo a pulmón. Así compramos las camisetas, haciendo empanadas y rifas. 
¿Cuál es el punto fuerte del equipo?
Somos una familia, ese es nuestro punto fuerte, tanto dentro como fuera de la cancha. Cuando a alguna de las chicas les sucede algo, entre todos nos ayudamos.
¿Cualquiera puede jugar en Mitre?
En mi equipo las puertas están abiertas para todas. No importa si saben jugar o no al fútbol. Todo se puede aprender y mejorar. En cambio en otros equipos buscan chicas que sepan jugar al fútbol. 
¿Desde cuándo representan a Mitre en la Liga Salteña?
Nos buscaron para jugar en varios clubes, pero nunca nada serio. Desde Mitre nos hablaron y lo que nos ofrecían nos convenció. La presidenta del club, la doctora Blanca Chacón Dorr, habló con nosotros y empezamos a jugar el torneo de la Liga Salteña. En Mitre nos dan un lugar donde entrenar, nos cuidan y atienden bien. Estamos muy contentos. De entrenar en un descampado a hacerlo dentro de un club fue un salto de calidad para todos. 
Llegamos a Mitre con 20 chicas, las que jugaban en el barrio, y se desató una locura en el club. Se sumaron muchas chicas, hasta el día de hoy que somos alrededor de 70. Abrimos una escuela de fútbol y armamos una categoría Sub-18, a la que le va muy bien. 
 ¿Cómo fue el cambio de jugar torneos barriales a jugar en la Liga Salteña?
 En el barrio entrenábamos con botellas pintadas, las pelotas las comprábamos usadas en la feria de Solidaridad. Ahora tenemos todas las comodidades. Mitre para nosotros es un palacio. Tenemos conos, pelotas buenas, arcos. 
¿Cuál es el objetivo que tienen en esta primera experiencia en la Liga Salteña?
Queremos demostrarnos a nosotros y a los demás equipos que estamos a la altura de cualquiera, que un equipo de un barrio humilde puede soñar y demostrar que se puede. Y hasta ahora estamos cumpliendo un gran papel. 
Los sueños de las futbolistas de Mitre

Todas las chicas que juegan en Mitre coinciden en que Nelson Moreira es buen director técnico y mejor persona. Además concuerdan en que quieren demostrarse que son capaces de lograr sus sueños. Cuatro jugadoras de Mitre hablaron con El Tribuno y dejaron sus sensaciones. 
Melani Soria, la número diez y una de las figuras del equipo, nos contó “yo me dedico a jugar, a divertirme. No sueño con jugar en otro equipo, en el que estoy soy feliz. Somos una familia, muy unidas. Me gusta aprender siempre, entrenar. Nelson es un gran DT, no hay otro como él, como DT y como persona”. 
Por su parte, Micaela Basterra, delantera, nos contó como fue pasar de jugar en el barrio a hacerlo en la Liga Salteña: “Fue difícil, un gran cambio, pero nos preparamos y lo estamos haciendo bien”. 
Rocío Morales, delantera, nos contó cuál es el objetivo del equipo: “Demostrar que un equipo de barrio, con esfuerzo y dedicación, puede llegar lejos. Somos muy unidas, como una familia y eso es un plus a la hora de jugar”.
En tanto Sabrina Salas, delantera, dijo que “en Mitre nos sentimos cómodas. Me encanta entrenar y sueño con jugar en River Plate y en la Selección argentina”.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...