Ud. va a pensar que uno inventa palabras para denigrar a los K, (al estilo de Korrupción). Nada de eso. En 1974, (cuando Cristina Elisabet no era aún una exitosa abogada, a lo sumo una imberbe en los sentires del general Perón), el filósofo argentino Jorge L. García Venturini definió a la "Kakistocracia" como el gobierno de los peores. Kakistos, nos dice, en griego es el superlativo de kakos. Kakos significa "malo", y también, "sórdido", "sucio", "vil", "incapaz", "innoble", "perverso", "nocivo", "funesto", y otras cosas semejantes. Luego, si kakos es lo malo, kakistos, superlativo, es lo más malo; es decir, lo peor. Agreguemos que "caco' en el glosario de mexicanismos y argentinismos significa: "ladrón, chorro, afanancio". Caco para la mitología romana era el dios de los ladrones (y, aunque Ud. no lo crea, su hermana era "Caca"). En realidad, el neologismo es anterior: ya en el "Dictionary of Sociology", en su primera edición del año 1944, Frederick M. Lumley, incorpora la definición del término "Kakistocracy", expresando: "Gobierno de los peores; estado de degeneración de las relaciones humanas en que la organización gubernativa está controlada y dirigida por gobernantes que ofrecen toda la gama, desde ignorantes y matones electoreros hasta bandas y camarillas sagaces, pero sin escrúpulos". Como puede advertir el lector, no existe ninguna relación con los pulcros gobiernos kirchneristas, que deben sufrir este escarnio de la maldita letra k.

La Kleptocracia

La referida maldición los persigue en otro neologismo "Kleptocracy" (en castellano lo correcto es escribirlo con C: "cleptocracia", pero pierde la cracia). De la raíz griega "klepto" también deriva "cleptómano": el que roba. Nuestra fuente de la sabiduría (Wikipedia) nos dice que: "En una cleptocracia, los dirigentes del sistema amasan grandes fortunas personales, en especial el presidente o el mayor cargo de jefe de estado, junto a los más allegados como los ministros, gobernadores, alcaldes y asesores personales. El dinero es lavado o se desvía a cuentas bancarias secretas, por lo general en paraísos fiscales, como encubrimiento del peculado o robo". Insisto, nada hay en esta definición que nos haga pensar en los gobiernos de Néstor y Cristina.

La Plutocracia

Mauricio Macri Blanco Villegas y Cristina Elisabet Fernández Wilhelm se enrostran, recíprocamente, gobernar (o haber gobernado) "para" los ricos. Obviamente no se achacan "ser" ricos, afirmación que no resistirían los "papers" de ningún archivo, ni en la tierra ni en el paraíso (sea en Panamá o en las Seychelles). El concepto de plutocracia, cuya raíz etimológica se compone, del griego, de plutos (dinero) y kratia (poder), se refiere a que el poder reside en el dinero. Plutocracia no es un neologismo, por el contrario es un término ya usado por Jenofonte y Tucídides 400 años antes de Cristo.

Es una acusación vacua. Como sostiene José Saramago: "Vivimos en una plutocracia. No hay actualmente ningún país del mundo que viva verdaderamente en democracia..."

Hay pruebas contundentes: un tercio de la población mundial no gana más de un dólar por día, cada tres segundos muere un niño en África, se tiran 100.000 millones de dólares anuales en armamentos.

En Europa y en los Estados Unidos se gastan cada año 17 mil millones de dólares en alimentos para los animales domésticos, cuando, con 19 mil millones de dólares se podría resolver el problema del hambre en el mundo. Las tres personas más ricas del mundo poseen más bienes que los 600 millones de personas que viven en los países más pobres; y los 358 multimillonarios son más ricos que la mitad de la población mundial.

El comentario debido

No podíamos cerrar esta nota sin tocar este tema, recordando que el Congreso dividido no pudo contra don Julio De Vido, quien de su banca no fue movido. La pregunta es, ¿quién resultó vencido? Lo cierto es que nadie quedó convencido, en una sesión que quedará para el olvido. Podríamos decir que hoy, Julio está terminado; pero nos referimos al mes. Hasta ahora Julio estuvo caliente, en agosto habrá que buscar las bolsas de agua caliente y los perros pilas (para los niños que leen estas páginas recordemos que los meses no se escriben con mayúsculas).

El pajarito

Así como Maduro tiene su pajarito que le habla, De Vido derrama ternura con sus avecillas. "Don Julio" se encuentra entre los 10 principales criadores de canarios del país y obtuvo numerosos premios internacionales con sus ejemplares de raza. Tiene canarios que valen más de 10.000 dólares. El funcionario tiene también predilección por las palomas mensajeras, (especialmente desde que descubrió que son más seguras: no se pueden "pinchar" como los teléfonos y celulares). Los canarios son amarillos y reemplazan a los verdes que en mejores épocas- se solazaba contando junto a su compañero José "Bolso" López, en el Convento de General Rodríguez. Una leyenda urbana dice que también tiene loros, pero les tiene prohibido que hablen. Y está preocupado que a sus queridos canarios se les ocurra cantar.

¿Vio? La que no dijo ni mu, ni tecleó una línea de Twitter para defender a su exsuperministro fue Cristina. Hay silencios que gritan.

Otra mascota del exministro K, es un experro de policía (se cambió de bando); tan bien entrenado que cuando le tira un palito verde, va y lo deposita en una cuenta de las Islas Caimán.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de opiniones

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...