Tres novelas: la tensión entre el amor, el misterio y la gesta de Mayo


Tres mujeres que escriben. Ficciones que surcan universos amplios: reiventarse tras la acusación de un crimen pasional, una serie de muertes en apariencia inconexas- en un pueblo maldito, un caudillo al que todos respetan y temen en medio de la gesta revolucionaria. Sin duda, tramas atrayentes poblarán las librerías en el anteúltimo mes del año.

Las fiebres de la memoria

Libro de Gioconda Belli. “Para Edgard, mi fingido suicidio tendrá que haber sido un alivio (en su lugar yo pensaría de la misma manera). Estaría de acuerdo en que mi muerte fingida era la solución más decorosa para lidiar con el infortunio de mi desgracia. Así las cosas, a él sólo le restaba conservar las apariencias. Mandó a esculpir mi lápida. La colocó al lado de Fanny. Si hay vida tras la muerte supongo que será ella la más ofendida por verse forzada a yacer al lado de un sepulcro vacío. Me atrevo a pensar, sin embargo, que a pesar del engaño le plazca pensar en la falsa posteridad de nuestro matrimonio, en las futuras generaciones preguntándose qué conversarían nuestros fantasmas”, escribe en su nuevo libro la nicaragüense ganadora del Premio Biblioteca Breve y el Premio Sor Juana Inés de la Cruz.
En el año 1847. Charles Choiseul de Praslin, un noble de la corte de Luis Felipe I de Orleans, rey de Francia, es acusado de un crimen pasional. Con la ayuda del propio rey, gran amigo suyo, De Praslin simula su suicidio y, en su escape, navega con destino a Nueva York. Conoce allí al poderoso magnate Cornelius Vanderbilt, quien lo tienta con la oferta de acompañarlo en la Ruta del Tránsito a través del río San Juan y el lago de Nicaragua. Encantado por la vegetación tropical y la particular hermosura del país, resuelve permanecer en ese territorio lejano donde nadie logrará identificarlo. En Matagalpa, ciudad de las brumas, su destino se entrelaza con el de una dama encantadora, la joven viuda Margarita Arauz, a quien se conoce como la Rosa Blanca. 
Las fiebres de la memoria es una novela de pasión, secretos y aventura, una mirada íntima sobre el desafío de construir una identidad nueva y aceptar una segunda oportunidad. 
Creadora del célebre long seller La mujer habitada, Gioconda Belli recorre en estas páginas la fábula de su misteriosa abuela Graciela Zapata Choiseul de Praslin, la mujer fuerte y vital a quien frecuentaba en la pequeña ciudad rodeada de neblina. Continuando con la trama de la historia familiar, Belli despliega en una narrativa exquisita el gran escándalo de la corte francesa del siglo XIX y el origen de su dinastía.

Errantes
Libro de Florencia Etcheves. “Ocho años antes, en Sanuribe, provincia de Buenos Aires, la tierra arrojó a la superficie un secreto. La novedad duró veinticuatro horas y muy pocos se enteraron. Los huesos humanos que se encontraron durante la construcción de la ruta que conectaría el pueblo con la ciudad más cercana no fueron lo suficientemente importantes como para frenar el progreso y la pujanza que significó llegar en auto de un lugar a otro. Algunos testigos sintieron que el hallazgo era un incordio. Otros lo vieron como un simple retraso. Uno solo de ellos interpretó que se trataba de una maldición”, describe Florencia Etcheves en su trabajo más reciente, editado por Planeta.
Una antigua foto en una pila de papeles revueltos. Un dije oculto en una caja. Tres suicidios con veneno para ratas de tres muchachas que se escondieron para morir. Un hombre que obtiene la libertad condicional después de veinticinco años de estar preso. El homicidio despiadado de una trabajadora sexual en una pensión de Devoto. Episodios inconexos que sin embargo tienen un detalle en común: un cascabel prendido de una cinta negra. ¿Qué correlación existe entre todos estos hechos? ¿Qué se encubre debajo estas cuatro muertes separadas de otra, completamente silenciada, que tuvo lugar cuarenta años antes y en la que la víctima fue una niña? Tras algunas de estas pistas irá la periodista Carmen Hidalgo, que empujará con ella a su productor televisivo y estimulará a un seductor fiscal a apresurar la investigación. Mientras desenredan los hilos de esta complicada madeja, desaparecen la madre de Carmen, una ciega, una muchacha embarazada y un niño. Están en riesgo, como todos los que se han reunido en la torre del pueblo de Sanuribe.

Me llaman Artemio Furia
Libro de Florencia Bonelli. “Esa noche, mientras la familia de Anuillán dormía, Artemio permanecía despierto en su catre. Le gustaba su nombre nuevo, sobre todo le gustaba el significado y que se lo hubiese dado el señor bueno, al que Calvú Manque llamaba padre Ciriaco o padrecito. “Artemio”, repitió en su mente hasta que una frase en latín lo interrumpió. Quis tu ipse sis memento. Y a continuación evocó las palabras de su padre: Nuestro moto te enseña que debes recordar que eres un ser único y extraordinario, por cuyas venas corre una sangre milenaria. A lo largo de tu vida, Sebastian, deberás recordar quién eres para nunca sentir temor”, retrata Florencia Bonelli, en esta obra reeditada por Suma de letras
Artemio Furia no es un hombre normal. Es un gaucho cuyo nombre infunde obediencia y miedo en todas las esferas de la sociedad. Entre 1806 y 1807, sus centauros y él sirvieron en los ejércitos de Juan Martín de Pueyrredón para expulsar a los ingleses. Su influjo entre los paisanos es decisiva. Se dice que, con un chasquido de sus dedos, puede sublevar a toda la campaña.
En los albores de la Revolución de Mayo de 1810, la facción patriótica que desea la independencia de Río de la Plata, lo señala para combatir por la ansiada libertad. Contar con las huestes del gaucho Furia puede representar la victoria. En medio de estas intrigas políticas que pueden concluirr con su vida, el pasado lóbrego y funesto de Artemio se hace presente. Aunque desearía olvidarlo, el honor lo obliga a hacerle frente con la venganza. En esta otra batalla, Artemio Furia podrá perder algo más que la vida.
 

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Espectáculos

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...