Advierten que el 70% de la sal que se consume no está yodada

Durante el tercer encuentro de asesoría para los salineros de Salta y Jujuy, organizado por Iodine Global Network IGN junto al Centro Nacional Investigaciones Nutricionales ANLIS "Malbrán" y la Federación Argentina de Sociedades de Endocrinología (Fasen), alertaron que en la actualidad el 70 por ciento de la sal que consumen los salteños no contiene yodo. Esto se debe a que la mayoría consume alimentos industriales y la producción de éstos no se realiza con la sal de consumo de la población.

Luego del encuentro con los salineros de Salta y Jujuy, María del Carmen Silva Croome (Focal Point Iodine Global Network -Argentina) y vicepresidenta de la Federación Argentina de Sociedades de Endocrinología (Fasen), destacó que a nivel nacional no se cuenta con una legislación que regule el estado de la sal industrial. Croome recordó que la legislación nacional promovida por el doctor Oñativia impulsa la yodación de la sal de consumo humano y animal. No se había incluido a la industrial, de gran escala.

"Ahora en la alimentación actual, el 70 por ciento de la sal que consumimos es sal industrial, que es la que no tiene yodo. La yodada es la de consumo humano y es a lo que apunta esta campaña", destacó la doctora. En septiembre de este año, la Legislatura provincial promulgó la ley propuesta por la diputada Isabel De Vita, que exige a las panaderías el uso de sal yodada. Hasta el momento el Ejecutivo provincial no la reglamentó.

Frente a este escenario, la médica Sonia López Linares, co-

coordinadora de IGN Argentina y a cargo de la coordinación local del proyecto "Asesoría técnica a productores salineros de sal yodada de las provincias de Jujuy y Salta", destacó que durante el encuentro que se realizó en Salta se contó con el asesoramiento de distintos profesionales para la capacitación en la mejora de la yodación para los salineros salteños y jujeños. "Durante este año y medio se trabajó con los salineros y la calidad de yodación para garantizar que sus productos cumplan con la legislación vigente y de esa forma prevenir las dolencias que se generan por la deficiencia de yodo, que son un paquete patológico", expresó la profesional.

Tanto la doctora Croome como su par López Linares recordaron que la zona norte del país es endémica, ya que el yodo no se encuentra en las zonas de montaña. Las profesionales destacaron que se debe trabajar en forma continua con los productores locales para que la población pueda contar con el consumo de sal yodada, no solo para prevenir patología de tiroides sino también para problemas en el desarrollo cognitivo y de crecimiento de los chicos.

Los productores que se acercaron trabajaron y se comprometieron a mejorar la calidad de sus productos pero presentan también algunas dificultales que se deberán trabajar también con el Estado.

Croome agregó que hay distintas sales y distintos productores. En el caso de las sales nacionales, se trata de empresas grandes. En el caso de Salta existen salineros pequeños que deben mejorar su producción porque no están en las condiciones que se debe.

La profesional indicó que en esta etapa ya se cuenta con el compromiso de los salineros pero se deben trabajar herramientas desde el Estado.

Hace un año y medio, cuando los informes de organizaciones sociales daban cuenta de la falta de yodo en la sal del noroeste argentino y los problemas de desarrollo cognitivo de los niños alertaban sobre la situación se comenzó a trabajar con salineros registrados en Salta. Los organizadores de esta formación recordaron que en aquel momento se registraron 35 salineras.

En la búsqueda de exigir la reglamentación de la producción, solo once quedaron habilitadas para la venta de sales con buena calidad de yodo. Esta semana solo cinco salineras salteñas pudieron ser parte de esta formación que reclama una calidad de la sal, que proteja la salud de la población.

"Los productores se acercaron y trabajaron para mejorar la calidad de sus productos pero presentan también algunas dificultades que se deberá trabajar con el Estado", expresó Croome.

Inversión del Estado

Ana María Higa Yamashiro, coordinadora regional de Iodine Global Network (IGN), América del Sur, y coordinadora general del proyecto "Asesoría técnica a productores salineros de sal yodada de las provincias de Jujuy y Salta", destacó que la organización trabajó en varios países de Latinoamérica junto a Salud Pública en la fortificación de la sal yodada. Hiah Yamashiro aclaró que a niveles nacionales, América del Sur está bien con los valores requeridos, pero cuando se comienza a interiorizar, se descubre que los pequeños productores no logran cumplir con los requerimientos. Esto es lo que pasa en el sector del noroeste del país.

La doctora destacó que se realizaron experiencias de trabajo en zonas del Perú, donde se trabajó con pequeños productores y después de 10 años de una tarea continua se logró que tomen decisiones propias. "Es necesario que vean, que si quieren manejar una empresa en forma adecuada deben brindar productos de calidad. Además del propio esfuerzo debe haber un acompañamiento a nivel de Gobierno", agregó.

La coordinadora recuerda que en 2016 este proyecto relevó 31, ahora solo cinco están trabajando en este proyecto. "Nuestro trabajo en este encuentro fue brindar a los productores la asistencia técnica, para que localmente, tanto en la instancia de Gobierno y a nivel político, los productores puedan trabajar en un proyecto de 2 años y lograr el financiamiento para ofrecer una sal de calidad", agregó.

Higa Yamashiro señaló que el problema de los salineros locales es la humedad. "Es un tema crítico porque esa humedad hace que no se retenga bien el yodo. Con este mejoramiento, buscando una forma de secar, se puede lograr que se tenga una mejor estabilidad del yodo", detalló.

Las profesionales resaltaron que Salta es una zona interna sin cercanía al mar, por lo que los suelos son carentes de yodo. "Entonces debemos buscar de otra manera tener un producto fortificado en yodo. La situación ambiental es que además existen los problemas cardiovasculares y una de las causas es el exceso de sodio como nutriente que está contenido en la sal. Se tiene que reducir la cantidad de sal que consumimos habitualmente. La idea es consumir poca sal pero bien yodada", sintentizó Higa.

La coordinadora regional destacó que para el ingreso que tienen las salineras locales, el proceso de secado de la sal es una inversión fuerte, pero que se puede lograr con trabajo cooperativo y con el aporte del Estado, pensando en el beneficio de la población.

López Linares destacó que se debe tener una política de salud pública y con la población.

Las doctoras destacaron que el cuidado de la calidad del yodo en la mujer en edad reproductiva y embarazada debe ser similar al que en la actualidad se tiene con la promoción del consumo de ácido fólico.

Sal de uso animal

La ley 17259, sancionada el 8 de mayo de 1967, expresa en el artículo 1 que en todo el territorio nacional la sal para uso alimentario humano o para uso alimentario animal deberá ser enriquecida con yodo.

En el artículo 2 especifica que la Secretaría de Estado de Agricultura y Ganadería ejercerá la fiscalización con relación a la sal destinada al uso alimentario animal. Cuestionada sobre esta control, la doctora Sonia López Linares destacó que hace casi una década se realizó una investigación pero con IN TA.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...