La construcción y la industria se desplomaron más del 6%

Tras la fuerte turbulencia cambiaria, los motores de la economía finalmente se frenaron. En comparación con el mejor momento del año pasado para la actividad económica, tanto la industria como la construcción mostraron caídas de más de 6% interanual.

  • El Estimador Mensual Industrial (EMI) reflejó una baja de 6,8%, una variación negativa menor al derrumbe de 11,5% de octubre, pero un dato en sintonía con las profundas caídas que muestra la actividad industrial desde junio pasado. En el año, la baja acumula 2,5%, según el Indec .
  • Por otro lado, el Indicador Sintético de la Actividad de la Construcción (ISAC), mostró un retroceso de 6,4% interanual, la peor variación, por lo menor, desde febrero de 2017. En el acumulado todavía muestra un avance de 4,9%.

Pese a la profundidad de la recesión, la estadística comenzó a jugar en contra de los datos oficiales. Tanto el EMI como el ISAC del Indec compararon el peor momento de la economía con el repunte que mostraba la actividad a fines del año pasado.

En la industria, los sectores que más sufrieron fueron los textiles (-23,4%) el caucho y plástico (-17,2%), la industria automotriz (-10,8%) y el resto de la metalmecánica (-21,3%).

En la construcción, se destacó el desplome de la compra de asfalto (-47,8%) en el año. El asfalto es el principal insumo de las obras de vialidad. pero también cayó el cemento (-9,6%), el hierro redondo (-7,9%), los ladrillos huecos (-10,7%), las pinturas para construcción (-14,2%).

"El la sexta caída consecutiva. Se explica por la contracción del mercado interno, menor consumo e inversión, las altas tasas de interés y los problemas de financiamiento, el fuerte aumento de los costos pos-devaluación y el mal desempeño de varios drivers como la construcción y el agro", afirmó Martín Alfie economista de la consultora Radar.

"El único subsector que tracciona es hidrocarburos, por Vaca Muerta, pero su alcance es limitado. Estimamos que en 2019 la caída se mantendrá, y podrá recién estabilizarse, en caso de que no haya un nuevo salto cambiario de magnitud, a partir de la segunda mitad del año. Sin embargo, y debido al elevado arrastre negativo de este año, estimamos que 2019 finalizará con una nueva caída, en torno al -4%", agregó el especialista.

Sobre la construcción, señaló que lo más destacado es la caída desestacionalizada contra el mes anterior, de -3,7%. "Es una caída muy fuerte, dado que al frenazo de la obra pública se suma cada vez más la obra privada. Otro dato negativo es que volvieron a caer los permisos de edificación, que son un proxy de la actividad privada en el futuro, luego de haber crecido en septiembre. Eso te da la pauta de que la actividad va a seguir floja durante varios meses", dijo.

Fuente:Francisco Jueguen - La Nación

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...