Cuatro años de prisión para un conductor ebrio

El Tribunal de Juicio, sala II, de Metán, condenó anoche a la pena de cuatro años de prisión efectiva a un joven, que conducía alcoholizado un automóvil y mató a una mujer, en un accidente ocurrido el 15 de agosto de 2016.

Se trata de Nahuel Pedro Ortega, de 21 años, quien conducía un VW Gol Trend, con el que atropelló a doña Candelaria Aurora Britos, de 62 años, en un accidente ocurrido en la calle Roque Sáenz Peña, en la zona del barrio General Gemes, también conocido como Nuevo Hogar o "techos verdes".

La mujer iba acompañada por su nieta de 11 años que se salvó de milagro.

Ortega, quien llegó detenido al debate que duró varios días, fue hallado culpable del delito de homicidio, por el Tribunal presidido por Ramón Haddad y también integrado por los jueces Carolina Poma y Sebastián Fucho.

Los magistrados también decidieron imponerle una inhabilitación especial para conducir vehículos automotores por el término de ocho años, con costas y accesorios legales.

Ordenaron que Ortega continúe detenido y una inhabilitación absoluta por el tiempo de la condena. También se dispuso que se oficie al Registro Nacional de Antecedentes de Tránsito, a los fines de que se tome debida nota de la pena de inhabilitación para conducir.

Además, en el fallo, ordenaron la reserva del carné de conducir del joven, hasta tanto se tenga por agotada la inhabilitación especial impuesta.

Amplio debate

Ortega llegó a juicio acusado del delito de homicidio simple, a título de dolo eventual. En su alegato, el fiscal, Sergio Castellanos, había solicitado la pena de 8 años de prisión efectiva, con esa calificación penal.

El fiscal solicitó la incorporación de pruebas como el estudio de alcoholemia que determinó que Ortega tenía 2,21 gramos de alcohol en sangre y el informe de la autopsia de la víctima que falleció debido a un traumatismo encefalocraneano grave, con fractura de base de cráneo. Castellanos dijo que de acuerdo a la declaración de testigos presenciales, Britos, iba caminando por la vereda, junto a su nieta, que llevaba tomada de la mano, cuando Ortega la embistió con el automóvil.

"En este juicio se ha probado con certeza la materialidad del hecho, de que Ortega es responsable de homicidio simple con dolo eventual.

Había ingerido bebidas alcohólicas y según el perito de Julio Padilla, que concurrió como consultor técnico, iba a entre 89,74 y 88,95 km por hora, de acuerdo a las diferentes fórmulas aplicadas para calcular la velocidad", dijo Castellanos en su alegato.

Por su parte, el defensor oficial, Edgardo Martínez, quien representó a Ortega cuestionó con dureza el procedimiento del estudio de alcoholemia.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...