Anthony Bourdain, el chef que recorrió el mundo en busca de la buena y la mala comida, murió a los 61 años. Al conductor del famoso programa de TV Sin reservas lo encontró muerto su amigo íntimo, el chef Eric Ripert, en su habitación de un hotel en Francia donde había viajado por trabajo.

La cadena CNN confirmó que se trató de un suicidio. “Con extraordinaria tristeza podemos confirmar la muerte de nuestro amigo y colega, Anthony Bourdain”, dijeron en un comunicado. El canal para el que trabajaba remarcó que su amor por la aventura, los nuevos amigos, la buena comida y las historias del mundo lo convirtieron en un narrador único. “Sus talentos nunca dejaron de sorprendernos y lo extrañaremos mucho. Nuestros pensamientos y oraciones están con su hija y familia en este momento increíblemente difícil‘, manifestaron.

A través de sus programas de televisión y libros, Bourdain se convirtió en uno de los críticos gastronómicos más reconocidos del mundo. Prácticamente recibió los premios que la industria tiene para ofrecer.

En 2013, los jueces del Premio Peabody lo homenajearon por “expandir nuestros paladares y horizontes en igual medida. Es irreverente, honesto, curioso, nunca condescendiente, nunca obsequioso”, dijeron los jueces en esa oportunidad. 

El chef, por su parte, explicó que en sus reportajes hacía preguntas muy simples como “¿Qué te hace feliz? ¿Qué comes? ¿Qué te gusta cocinar?”; algo que -sostuvo- “siempre lo llevó a tener respuestas asombrosas”.

En 1999 publicó el artículo No coma antes de leer esto en el diario New York, lo que un año después se transformó en el libro Kitchen Confidential. La publicación tuvo un récord de ventas y lo puso en el camino hacia el estrellato internacional.

En la TV primero protagonizó A Cook’s Tour en el canal Food Network, que después pasó a ser Anthony Bourdain: sin reservas, un ciclo que todavía se transmite por Discovery Travel Channel. El mes pasado, la CNN había estrenado la 11º temporada de la serie Part Unknown, en la que trabajaba Bourdain mientras estaba de viaje en Francia.

Defensor de los inmigrantes

Bourdain también se erigió como un defensor de los indocumentados luego de la llegada a la Casa Blanca de Donald Trump, quien utilizó una retórica antiinmigrante desde su campaña.

Cuando el ahora mandatario se lanzó a la carrera presidencial lo hizo afirmando que los inmigrantes eran violadores y traían drogas. Bourdain criticó esas palabras. Durante una entrevista con Pete Dominick y publicada por The New York Times, Bourdain se refirió a las palabras del ahora presidente y señaló que los dueños de restaurantes, “a menudo, dependen de los indocumentados para hacer el trabajo” y que “aprecian sus luchas”.
Bourdain señaló que entendía “el valor” del trabajo de los indocumentados y que el negocio no sería nada sin ellos.

El chef añadió que en 20 años de experiencia en el sector se topó con pocas solicitudes de empleo por parte de estadounidenses para desempeñar puestos “de bajo nivel”.
“Nunca, en todos estos años, ninguno nacido en Estados Unidos alguna vez llegó hasta mi restaurante para decirme que le gustaría un trabajo como portero de noche o lavaplatos”, dijo. Tampoco que estuviera dispuesto a comenzar desde abajo. Además, avisó de que si Trump deporta a los 11.3 millones de indocumentados que viven en el país “todos los restaurantes cerrarían sus puertas”.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...