Salta: Nación congeló montos y se frenaron muchas obras del IPV

El ajuste en la obra pública ya empezó y se ve en las casas que construye el Instituto Provincial de la Vivienda (IPV), las que disminuyeron el ritmo o se paralizaron.

Sergio Zorpudes, titular de ese organismo, dijo que la deuda con las constructoras superó los 350 millones de pesos.

En diálogo con Radio Salta, el funcionario afirmó que la Nación mantiene congelados los valores desde abril de 2016. Agregó que ante la falta de respuestas, la Provincia ya inyectó unos 200 millones de pesos para que siga la ejecución de algunos proyectos.

Urbanizaciones que se construyen en El Huaico y Pereyra Rozas, en el norte capitalino, están casi paralizadas desde hace meses por la decisión de la Casa Rosada de no actualizar los presupuestos para las obras. Zorpudes señaló que las redeterminaciones no se incluyeron en el presupuesto pese a la acelerada inflación.

El ajuste

"El Gobierno nacional decidió que las provincias se hagan cargo de este desfasaje financiero porque la Nación no tiene fondos para afrontar. La Provincia ya había tomado cartas en el asunto, adelantamos más del 50 por ciento de este monto de actualización a las empresas para que no absorban todo", expuso el titular del IPV.

"Las subas impactaron en la ejecución de estos trabajos. Estamos tratando de arreglar personalmente con cada uno de los empresarios. Nosotros tenemos montos limitados, vienen del pago de las cuotas y del impuesto Fonavi", añadió Zorpudes.

El reclamo empresario

A través de una solicitada, el pasado 22 de julio, la Cámara Salteña de la Construcción expuso: "Nuestra capacidad para continuar financiando la obra pública está agotada. La disminución del ritmo de las obras o la suspensión de las mismas es inevitable".

Zorpudes sostuvo que "las empresas hicieron un gran esfuerzo" y aseguró que los planteos ante la Casa Rosada también fueron realizados por el Consejo Nacional de la Vivienda, del que es vicepresidente en la actualidad.

"La inevitable disminución del ritmo de las obras en curso y/o su paralización, con el consiguiente despido de personal, alteración de las cadenas de pagos, cierre de empresas y cancelación o retraso en la entrega de las obras a sus beneficiarios naturales", advirtió en ese comunicado la Cámara Salteña de la Construcción.

Desesperación

Zorpudes admitió que "hay familias que están desesperadas" para los retrasos en las ejecuciones. "Ya hemos hablado con varias empresas, hemos arreglado la actualización", indicó el funcionario.

También hizo un llamado a los adjudicatarios de viviendas a estar al día con el pago de la cuotas. Días atrás, el IPV quitó beneficios como la bonificación anual de la cuota 13 o el descuento del 10 por ciento para los beneficiarios que se habían adherido al débito automático.

"Estamos haciendo una concientización. Tenemos 3.500 viviendas en ejecución que se vieron afectadas por la inflación desmedida", apuntó Zorpudes.

Sobre la finalización de unas 90 casas en el barrio Pereyra Rozas, el funcionario provincial admitió que aún hay incertidumbre y no pudo precisar una fecha.

Las obras, frente a la avenida Patrón Costas y en la avenida Bolivia, empezaron en mayo y se debieron terminar en julio, según los plazos establecidos.

.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...