Los intendentes esperan que el costo del ajuste no caiga sobre sus espaldas

La reunión de intendentes en el Foro tuvo quórum casi completo. La preocupación por el desfinanciamiento que se insinúa tras el ajuste es generalizada. El presidente del foro de los jefes comunales, Mario Cuenca, improvisó el encuentro apenas se conoció, tres días antes, la eliminación del Fondo Solidario de la Soja. El ministro de Economía, Emiliano Estrada, y los legisladores nacionales fueron invitados de privilegio. Concurrieron la senadora Cristina Fiore y los diputados Pablo Kosiner, Javier David, Miguel Nanni, Andrés Zottos y Sergio Leavy.

No hubo ninguna solución. Ni siquiera noticias alentadoras. Estrada ni mencionó el ambiciosos proyecto anunciado en la víspera por el secretario de Asuntos Municipales, Miguel Calabró, y sobre el que se esperaba que el ministro se explayara. Ese plan, de hecho, ponía fin a los males que la caída del fondo solidario anticipaba a los municipios. "Si dejamos caer las obras en el interior de la provincia, dejamos caer la bandera de nuestro gobierno", había afirmado Calabró mientras brindaba un minucioso informe acerca de cómo se ocuparía el Gobierno para evitar los efectos del ajuste.

Estrada no dijo una palabra sobre el "plan de salvataje". "Vamos a hacer el mayor de los esfuerzos posibles para que el impacto sea lo más leve posible", aseguró Estrada.

Por la mañana, el gobernador Juan Manuel Urtubey había sido más categórico: "No tenemos fondos para afrontar para solventar esos gastos”.

Urtubey había dicho que Salta está equilibrada en materia fiscal, “pero el Gobierno nacional está trasladando gran parte de los gastos a las provincias”.

La decepción de los intendentes fue muy fuerte.

La eliminación del FSS significará para Salta una pérdida de 400 millones de pesos este año, y de entre 750 y 900 millones el año que viene. La mitad de ese dinero se coparticipa a los municipios.

En el Foro, Estrada y los legisladores brindaron un discurso homogéneo, responsabilizando al Gobierno nacional y a las políticas centralistas. 

Para los jefes comunales, hay una responsabilidad de la Provincia. El intendente Gustavo Sáenz afirmó que “cuando la Nación hace un ajuste, lo pagan los municipios; cuando la Provincia hace un ajuste, también”. Fue el único que lo expresó de esa manera. Sus pares, en voz baja, no ocultan que a ellos no les preocupa quién tiene la culpa sino quién va a dar una solución.

Imprevisibilidad

El ministro Estrada cuestionó la política nacional que “busca eliminar el déficit sin lograrlo”; el endeudamiento, que a su juicio acrecienta el déficit, y el recurso de alentar el ingreso fugaz de dólares permitiendo la salida inmediata. 

También recalcó que “el ajuste que nos piden es de cien mil millones, pero también quieren suspender la transferencia de capitales para obras, lo que lleva la participación de las provincias en el recorte a 180 mil millones. Nosotros vamos a colaborar, pero queremos discutir dónde se recorta”. El costo está asumido, porque los gobernadores reconocen que ya sabían que ese recorte se iba a concretar en 2019. 

Conciencia del momento y reclamo por recursos

El miércoles, los intendentes de todo el país irán al Congreso para pedir por el FFS

El miércoles, los intendentes de todo el país participarán de una reunión de la comisión de Asuntos Municipales de la Cámara de Diputados de la Nación. Invitados por Pablo Kosiner, analizarán las consecuencias del decreto de ajuste y pedirán que se restablezca el Fondo Federal de la Soja. Aunque prevalece la sensación de que se trata de “cosa juzgada”, Kosiner aseguró que “nada es inamovible; las decisiones deberán ser compartidas y consensuadas”. 

El presidente del Foro, Mario Cuenca, se mostró agradecido por la “predisposición de los legisladores de todos los bloques; los que no pudieron venir, nos hablaron por teléfono”. El intendente de Campo Santo destacó que “necesitamos consenso ante esta situación difícil, y no imaginamos soluciones mágicas ni instantáneas”. Cuenca agregó que “esta es una discusión de recursos, que parece interminable; hace falta jugarse y sancionar un nuevo régimen de coparticipación para que no haya más “intendentes mendigos” ante los gobernadores ni “gobernadores mendigos” ante el presidente.

Estamos hablando de recursos que le cambian la vida a la gente”.

“Equidad”

El intendente Gustavo Sáenz fue uno de los pocos que hizo uso de la palabra. “La equidad y la previsibilidad la deben brindar la Nación y los gobernadores. Los presupuestos municipales no pueden ser siempre la variable de cualquier ajuste”, advirtió. “Es necesario hablar claro de todos los temas y con todos los interlocutores”.

Sáenz puso distancia con la posición del ministro Estrada al señalar que “me dice Frigerio que la Provincia recibió un 42% más de recursos, pero la coparticipación interna a los municipios solo aumentó el 28%”, dijó para insistir en “una nueva coparticipación provincial, que actualice la ley de 1977 que actualmente nos rige”.

Postura solidaria

A pesar de la preocupación innegable por los cimbronazos de la economía, los intendentes mostraron “disposición” para colaborar en la coyuntura. El intendente de Río Piedras, Gustavo Dantur, enfatizó: “Hagamos algo; de esta reunión debe surgir el comienzo de una solución”.

Los gobernadores no logran consenso

Cuatro provincias piden derogar el decreto. Urtubey dijo que “están trasladando el ajuste”

Un grupo de gobernadores justicialistas quiere dejar sin efecto el decreto que eliminó el Fondo Sojero. Con demasiadas ausencias, se reunieron en el Consejo Federal de Inversiones Juan Manzur, de Tucumán; Carlos Verna, de La Pampa; Rosana Bertone, de Tierra del Fuego, y Gildo Insfrán, de Formosa. Se encontraron con representantes de la CGT y más tarde con el senador Miguel Pichetto.

En principio, este grupo, muy cercano a Cristina Kirchner, se propone bloquear la eliminación del Fondo sojero en el presupuesto 2019. 

No trascendieron detalles, pero todo indica que entre los mandatarios provinciales no hay consenso acerca de cómo afrontar la crisis que impone el recorte de gastos. Porque, además, no existe el mismo diagnóstico acerca de las posibilidades del peronismo para ganar el año próximo y mucho menos de como salir del espiral de déficit, inflación y recesión que se desencadenó a partir de 2011.

La postura de otras provincias, cuyos ministros se reunieron el jueves en la Casa de Salta, es más cautelosa. Quieren hacer un esfuerzo por lograr un presupuesto consensuado con el gobierno macrista y, por lo pronto, ya acordaron una nueva reunión con el ministro Rogelio Frigerio para el jueves.

Ayer el gobernador Urtubey reconoció la difícil la situación del país. “El problema que estamos viendo es que el Gobierno nacional está trasladando gran parte del gasto a las provincias, y vamos a ver hasta dónde podemos con eso”, acotó el mandatario salteño.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...