Luis Brandoni con El Tribuno: “La película que protagonizamos con Francella tiene una enorme riqueza” 

 

Marina Cavalletti 
El Tribuno


Luis Brandoni encarna a Renzo Nervi, un pintor enojado con el mundo en “Mi obra maestra”, película que se ha estrenado en todo el país y que en septiembre se verá en el Festival de Cine de Altura, en Jujuy. Allí se filmó parte de la cinta, en la que el actor volvió a trabajar con Guillermo Francella. En diálogo exclusivo con El Tribuno habló de su oficio, de la eutanasia y de la política actual, entre otras cosas.
¿Con qué materiales trabajó para componer a Renzo Nervi, un personaje muy específico y verosímil?
Bueno, ese es mi oficio: hacer verosímil lo que hago. Me valí de mi experiencia con la observación, también por mi afición por la pintura. Además recibí el asesoramiento de un pintor profesional, Gorriarena, quien hizo los cuadros. Con ese asesoramiento y la observación, más o menos armamos el personaje. Como actor tengo que tener la capacidad de interpretar, de crear a mi manera los personajes. He conocido a algunas personas enojadas con el mundo, el resto es de acuerdo a las circunstancias por las que atraviesa el personaje, parte de mi profesión de actor.
¿La amistad entre usted y Francella traspasa la pantalla?
Nos basamos en otras amistades y en la propia relación que tenemos con Guillermo, que no tiene las mismas características que la de los personajes, porque es una amistad de muchos años, porque hay una interdependencia entre ellos. Nosotros ensayamos mucho con el director para darle espesor a ese vínculo y que se intuyera que efectivamente tenían más de treinta años de relación. Cuando él era un pintor exitoso tenían una relación muy dichosa. Las cosas se fueron modificando y él se mantuvo al frente, no quiso hacer concesiones, pero fue perdiendo clientes y enojándose un poco con el mundo. Eso lo hicimos ensayando y trabajando durante cuatro semanas. Con Guillermo nos conocemos de la profesión desde hace mucho. Además de “El hombre de tu vida”, habíamos hecho un ciclo para Canal 13 que se llamó “Durmiendo con mi jefe”. Nos conocemos a partir de nuestra profesión, de haber ido a verlo al teatro, de unas cuantas cenas y de la vida que nos llevó por caminos parecidos.


La película combina la comedia con reflexiones sobre ciertos temas, como la eutanasia...
Me parece que ahí está su riqueza. Creo que ofrece muchas alternativas al espectador. Le tiende algunas trampitas, claro que no hacen más que aumentar el encanto de la película. Son cuestiones que, para un actor, implican un elemento de lucimiento, porque son temas complejos que se tratan seriamente. La eutanasia es uno de ellos. Me parece que eso enriquece al personaje y a la película.
Respecto de ese tema puntual, ¿cuál es su opinión?
Ojalá se pueda legalizar la eutanasia, porque hay que definir qué posibilidades tiene de sobrevida un ser humano y evitarle un martirio innecesario.
Parte del filme se rodó en Jujuy, ¿cómo convivieron con la altura?
Primero, haber elegido ese lugar me parece un hallazgo de parte del director, porque no podía ser más espectacular como marco para la película. En cuanto al tema de la altura, por supuesto, tuvo sus dificultades. Fuimos con un equipo reducido y la mayoría de nosotros tuvo que recurrir al oxígeno. No fue muy fácil, pero mereció la pena. También tuvimos una relación excelente con los lugareños, más allá de las jornadas de trabajo. Cuando íbamos a comer o de compras, tuvimos siempre una relación excelente y queremos ratificarlo, por eso estaremos allí el día 8 cuando se exhiba la película en el Festival Internacional de Cine de Altura.
En su extensa carrera ha tenido un gran reconocimiento del público. ¿Cómo se vincula con ese ida y vuelta de la actuación, de la fama?
Es muy halagador para uno. El reconocimiento no hace más que confirmar que no me equivoqué cuando elegí esta profesión, que creo conocer bien. Lo mejor que podría hacer en mi vida es actuar. El reconocimiento me hace sentir orgulloso y halagado.
¿Recuerda, si es que existió, un momento puntual en el que definió su vocación de actor?
Sí, mi afición por la radio. Cuando yo era chico, en la radio había mucha ficción. Los grandes actores tenían sus programas en la radio, como después lo fue a través de la televisión y eso a mí me entusiasmó mucho, me despertó la necesidad de ejercer este oficio. Esa fue la razón, no hubo un momento determinado. Sí fue muy importante cuando decidí ingresar al conservatorio. Por suerte me educaron bien, me formaron bien como actor y no tengo más que gratitud para con mis maestros.
Volviendo a la película, se estrenó hace dos semanas y es una de las más vistas, ¿cómo evalúa hoy a nuestro cine?
Nuestro cine está pasando por un momento brillante, a pesar de que mucha gente del cine que pertenece al kirchnerismo dice que el cine se muere y lo vienen diciendo hace casi tres años. Está en un momento brillante el cine argentino. Además, el Incaa hizo algo por segunda vez, que es realmente un apoyo extraordinario: desde el 19 de agosto al 19 de septiembre, todas las películas argentinas se podrán ver a mitad de precio en cines de todo el país, de domingo a jueves.
El otro 50% lo va a poner el Incaa para completar el precio de la entrada, para el exhibidor y para los productores. De modo que estamos en un momento de enorme producción y de películas muy atractivas.
Pensando en su carrera como diputado, ¿qué balance hace del Gobierno actual, qué cosas cree que debería corregir, tal vez como autocrítica?
Para hacer críticas hay muchísimos periodistas y opositores que no saben qué hacer fuera del poder. Creo que el Gobierno está haciendo una tarea importante. Ha cometido muchos errores, es cierto, pero estamos disfrutando de una democracia plena, con un proyecto en que -con estas cosas que estamos viviendo, todos los argentinos- nos interpreta. Si la sociedad colabora todos los argentinos tendremos un país mejor.
 

Mirá el tráiler

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...