Speedy Gonçalves, más cerca del triunfo

Este no es el ratón más veloz de todo México, sino el piloto más rápido de Portugal y del Desafío Ruta 40. Es Paulo, el Speedy Gonçalves, hombre del team Honda Racing Corporation que a falta de 200 kilómetros (Villa Unión-San Juan) le lleva tres minutos y medio a su inmediato perseguidor, Toby Price.
Matthias Walkner se quedó con el cuarto tramo de 357 kilómetros de especial con un tiempo impecable de 4 horas, 24 minutos y 13 segundos. Price fue segundo y Speedy llegó tercero, para aferrarse a la cima de la competencia.
Gonçalves ya sabe lo que es ganar la competencia argentina, porque lo hizo en 2015, justo el año en que el debut de Kevin Benavides duró tan poco como en el presente Desafío. Hoy el portugués ya tiene 39 años, en febrero del año próximo cumplirá su cuarta década y está intacto.
El martes en Tinogasta acusó que esta cuarta fecha del Mundial “es más dura que el Dakar” y lo dice con conocimiento de causa, porque corre ese rally desde 2006. Ayer comentó: “He intentado llevar un buen ritmo y no fallar en navegación. Creo que lo hice bastante bien, porque no he perdido mucho y estoy muy contento. Ahora nos queda el día más importante de la competencia”.
La novedad que tuvo la fecha fue el cuarto puesto para su compañero Ricky Bravec, quien desplazó al salteño Luciano Benavides en el quinto lugar de la general. Pablo Quintanilla, por su parte, cumple un Desafío Ruta 40 bastante tibio y ayer bajó al cuarto puesto de la general. 
Al más chico de los Benavides le tocó bailar con un tramo complicadísimo y no la pasó bien. Tuvo una caída, se perdió y la moto no llegó en las mejores condiciones al campamento de Villa Unión, en La Rioja.
Apenas arribó, dialogó con El Tribuno y dijo que “no ha sido una buena etapa para mí. Me perdí, no sabía dónde estaba, también tuve una caída y se me rompió el casco. Llegué al final tranquilo, pero es una lástima lo que me pasó”.
Si bien se lamentó, el salteño sabe las reglas del juego: “Es parte del proceso perderse, tener días como hoy (ayer) a todos les pasa. Venía haciendo un buen papel. Será tiempo de ver y analizar el objetivo para el último tramo”.
“El balance es positivo en cuanto a lo que quería que es hacer experiencia; llegar y aprender. Es frustrante haberme perdido, me caí y gracias a Dios no me pasó nada, eso también es bueno”. Sobre la jornada de hoy, completó: “Tengo muchas ganas de terminar el Desafío. Ha sido una carrera muy dura, sufrí, me divertí y quiero llegar al final que no es fácil lograrlo”. Luciano sigue siendo el mejor argentino.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...