Muertes en las rutas de Salta por corrupción en los peajes

En las planillas que aportó el financista Ernesto Clarens a la Justicia, en calidad de imputado colaborador de la causa de los cuadernos, Electroingeniería figura con obras recibidas por un total de $1.300 millones.

El grupo cordobés de Osvaldo Acosta y Gerardo Ferreyra, vinculado al exsecretario Legal y Técnico de la Nación Carlos Zannini, embolsó buena parte de esos fondos a través de su subsidiaria Vialnoa.

Electroingeniería, Vialco y JCR, la constructora de Juan Carlos Relats, fallecido inquilino del hotel Los Sauces de la familia Kirchner explotaron desde marzo de 2010 hasta abril de 2016 el corredor vial 7, que abarca casi 800 kilómetros de las rutas 9 y 34 en Salta, Tucumán y Santiago del Estero.

Por la falta de cumplimiento de las obras mínimas y el marcado deterioro de las rutas que estaban dentro de su concesión, la administración de Mauricio Macri dio de baja en 2016 al consorcio encabezado por Eletroingeniería y puso en su lugar a Cartellone y Rovella Carranza, operadoras del corredor vial 3, que también figuran en las planillas que aportó Clarens con obras viales recibidas durante las gestiones de Néstor y Cristina Kirchner por 2.100 y 1.200 millones de pesos, respectivamente. Detrás de esos montos, según las planillas entregadas al juez Claudio Bonadío, hubo fuertes sobreprecios y pagos de coimas.

Por la concesión que arrancó en 2010, el Estado pagó a Eletroingeniería, Vialco y JCR todas las obras nuevas y de ampliación de las calzadas. El grupo concesionario sólo quedó obligado a afrontar con la recaudación de los peajes de Cabeza de Buey (Salta), Fernández (Santiago del Estero), Molle Yaco y La Florida (Tucumán) los gastos administrativos de las cabinas, el señalamiento y las tareas de mantenimiento de las rutas.

En 2012, tras otra renegociación de contrato, los concesionarios quedaron con la única obligación de pagar los sueldos de los empleados. Así, desde los cortes de pastos hasta los postes SOS y los servicios de atención a los usuarios pasaron a ser tareas remuneradas por el Estado.

Entre los trabajos de mantenimiento facturados a Vialidad Nacional se incluyeron los bacheos y sellados de fisuras; el mantenimiento de carteles, barandas defensivas y desages; el barrido de calzadas, banquinas y cordones; la poda de árboles y la eliminación de malezas cercanas a las cintas asfálticas. Con ese esquema, las rutas 9 y 34 cayeron a un nivel mínimo de obras de conservación y mantenimiento, y el deterioro estructural de las calzadas y banquinas incidió en un elevado índice de tragedias viales en las que perdieron la vida niños, jóvenes y familias enteras. El deplorado estado de las rutas, las ominosas estadísticas accidentológicas y el listado que Clarens aportó a la causa de los cuadernos, como imputado colaborador, pocas dudas dejan de que la corrupción arruina vidas y mata.

La autopista de Orán

Dycasa, empresa española que aparece en las planillas con $700 millones en obras direccionadas, sobrevaluadas y con coimas, construyó la autopista Pichanal-Orán sobre la ruta nacional 50. La obra, de 22 kilómetros, se contrató en 2008 por $123 millones y un plazo de ejecución de 24 meses. Fue terminada recién en abril de 2018 (diez años después) con un costo final de $959 millones, según precisó la coordinación del Plan Belgrano. 

La firma presidida por Javier Balseiro explotó el peaje de Aunor, en la autopista de acceso a la ciudad de Salta, desde septiembre de 1999 hasta julio de 2014, cuando el gobierno provincial le rescindió el contrato. 

Obras en la ruta 81 que costaron un 141% más 

Dos Arroyos, empresa que en las planillas de las coimas viales figura con obras recibidas por $200 millones, ejecutó entre 2005 y 2008 trabajos de pavimentación en tres tramos salteños de la ruta nacional 81.

A la firma, que preside el empresario Gianni Pacella, el disuelto Ministerio de Planificación Federal le adjudicó los tramos Los Blancos-Límite con Formosa, Morillo-Pluma de Pato y Pluma de Pato-Senda Hachada. 

En el mismo período, JCR, la constructora del fallecido empresario Juan Carlos Relats, pavimentó otras dos secciones de la ruta 81 entre Senda Hachada (nudo de empalme con la 34 en el municipio de Embarcación) y Pluma de Pato.

A su vez, la constructora del empresario oranense Pedro Daniel Monterrubio asfaltó otro tramo del estratégico corredor vial regional entre Morillo y Los Blancos.

Los trabajos de pavimentación de los 395 kilómetros que tiene la ruta 81 entre Senda Hachada y Lomitas (Formosa) se presupuestaron inicialmente en $180 millones, pero el costo final de las obras ascendió a más de $435 millones. El costo final fue un 141% superior al presupuesto oficial. Las obras se financiaron con un crédito internacional de la Corporación Andina de Fomento (CAF).

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...