Expresidente del Concejo va preso 14 años por traficar cocaína

La Justicia Federal de Salta condenó ayer a penas que oscilan entre los 9 y 14 años de prisión a los integrantes de la banda de narcos comandada por dos exconcejales del municipio de Salvador Mazza, acusados de tráfico de estupefacientes agravado por el número de personas. El veredicto del Tribunal Oral en lo Criminal Federal N§ 1 coincidió en un alto porcentaje con los montos de las penas requeridas durante los alegatos por la querella y el fiscal general Carlos Martín Amad.

En el banquillo de los acusados estuvieron siete imputados. El único ausente fue el exconcejal Mauricio Gerónimo, quien se encuentra prófugo desde el 13 de febrero de 2016, cuando personal de Gendarmería Nacional interceptó un camión con un cargamento de 269 kilos de cocaína en la localidad de Taco Pozo, en la provincia de Chaco. La droga había salido de Salvador Mazza en el transporte conducido por José Martín Melgarejo.

De la investigación surgió que Gerónimo y su entonces par del Concejo Deliberaste de Salvador Mazza, Gabriel Alejandro Maurín, formaban parte de una banda de narcos que operaba en la frontera norte. Ambos tenían aceitados contacto con Wilson Maldonado Valderrama, uno de los jefes de un cártel de la droga en Bolivia. La organización estaba integrada, además, por Jesús Gerónimo, hermano del concejal prófugo; Rubén Maurín, hermano del exconcejal Maurín; los hermanos Sergio y Rubén Darío Velarde, Francisco Moreno, Francisco Javier Escudero y el camionero Melgarejo.

Todos ellos llegaron al juicio en calidad de imputados por el tráfico de estupefacientes. Durante el desarrollo del debate se aportaron numerosas pruebas que confirmaron el grado de participación y el rol que cumplía cada uno de ellos dentro la red delictiva. El gendarme Mario Damián Benítez declaró que en uno de los allanamientos en la casa de un acusado secuestraron tres celulares, uno de ellos satelital, y documentación de una avioneta boliviana en la que aparentemente transportaban la droga del vecino país y que les proveía Maldonado Valderrama.

El dato que aportó el gendarme Benítez respecto a la avioneta permitió a la fiscalía reforzar los fundamentos de la acusación al momento de los alegatos. Según el fiscal Carlos Amat, la droga que comerciaba la banda era ingresada desde Bolivia en vuelos clandestinos y que los cargamentos eran arrojados en el departamento Anta, particularmente en la finca Los Rosales. Amat señaló que la cocaína era acondicionada allí para su posterior distribución en el sur del país.

La sentencia

El exconcejal Gabriel Alejandro Maurín fue sentenciado a 14 años de prisión como autor responsable del delito de tráfico de estupefaciente agravado por la cantidad de personas, además de una multa de 18.000 pesos e inhabilitación absoluta por el termino de la condena. La misma pena se le aplicó a su hermano Rubén Maurín y a Sergio Rafael Velarde. Por su parte, a Francisco Javier Escudero, José Martín Melgarejo y Rubén Darío Velarde les aplicaron 12 años de prisión y la misma multa. En tanto que Jesús Sebastían Gerónimo recibió una condena de 9 años de prisión y una multa de 12 mil pesos. Todos ellos deberán permanecer alojados en las unidades carcelarias federales.

 Gabriel Alejandro Maurín

El Tribunal integrado por los jueces Marcelo Gómez Almaraz, Federico Díaz y Marta Liliana Snopek también dispuso el decomiso de dinero, celulares, GPS y otros elementos, a excepción de las computadoras. También se resolvió diferir el secuestro de los vehículos automotores encontrados en poder de los imputados hasta tanto se cuente con la información requerida al Registro Nacional de Propiedad y de créditos prendarios.

Además se regularon los honorarios de los defensores en estos montos: Sebastián García, $150.000; Santiago Pedroza $100.000; Mauricio Astorga Chibán, $50.000; Juan Ignacio Monti, $70.000 y Matías Adet, $250.000.

En busca de “dos peces gordos”

El próximo paso de la Justicia Federal de Salta es enjuiciar a los dos “peces gordos” de la organización. Se trata del exconcejal Mauricio Gerónimo, de Salvador Mazza, quien se encuentra prófugo desde el operativo denominado “Febrero blanco”, cuando la Gendarmería interceptó el camión con los 269 kilos de cocaína en la provincia de Chaco. El otro es Wilson Maldonado Valderrama, el comerciante boliviano que está sindicado como proveedor de la banda que lideraban Gerónimo y su par Gabriel Alejandro Maurín.
Ambos estaban en ejercicio de sus funciones como concejales en el municipio fronterizo cuando se puso al descubierto su accionar delictivo. Tras el decomiso de la droga, en febrero de 2016, Gerónimo desapareció de su pueblo y desde ese tiempo se mantiene prófugo. Mientras las fuerzas de seguridad lo buscaban por todo el país, el acusado difundió dos videos por las redes sociales, a través de los cuales manifestó que no es un narco y que es un perseguido político y que por eso huyó. Maldonado Valderrama, en tanto, está sospechado de ser el proveedor de la droga de la banda y de ingresar los cargamentos en vuelos clandestinos. El nombrado fue detenido en Bolivia tres días después del decomiso de la cocaína en Taco Pozo, a partir del pedido de captura internacional realizado por la Justicia de Salta. A pesar de ello no se cumple la extradi    ción.
 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...