Cuando la provincia y el país se encuentran atravesando una severa crisis social y económica, repercutiendo ello en forma negativa en las economías regionales, se espera de los dirigentes democráticos, entidades privadas o públicas, propuestas superadoras que promuevan iniciativas con ideas convocantes para impulsar con brío un crecimiento sostenido con mayor bienestar e inclusión. En el transcurso del año electoral hemos tenido la oportunidad de presenciar que los distintos candidatos manifestaron su preocupación por la "creciente inflación", "cierre de comercios", la "caída del salario real", el "aumento de la pobreza", o "la falta de trabajo", entre otros eslóganes, pero también pudimos advertir que ello solo está presente en los spots de campaña, sin que planteen cómo solucionarlo, quizás se deba a que resolverlo les llevaría más tiempo y esfuerzo de lo pensado. Cabe preguntarnos si no es hora de que iniciemos una campaña de promoción social por los excluidos. La sociedad del siglo XXI debe ser una sociedad de autogestión, que se desarrolle en sus fuerzas propias a efectos de crear de abajo hacia arriba, por medio de la participación, que es un umbral, no un techo, el nuevo horizonte de la comunidad.

El ciudadano del siglo XXI debe ser proactivo, partícipe de un Estado de Derecho que debe ser más bien un Estado democrático y social de derecho, con justicia y participación y con personas que sean sus protagonistas.

Esta debe ser la fórmula, de lo contrario, si la democracia no se moderniza, si la democracia no se une a la eficacia, si la democracia no se une a la justicia social, muchos buscarán en la autocracia lo que no ha sabido asegurar la democracia, entonces la libertad se volverá esclavitud, la igualdad se transformará en discriminación, la justicia será discrecionalidad.

Asistencialismo y dependencia

Lo que apuntamos es a una profunda transformación, pero que parta de la sociedad y de la libertad. No podemos volver al pasado, en donde se perturbó al pueblo argentino entre la falsa antinomia entre un modo de regreso conservador y otro de salto colectivista. Debemos asumir el compromiso con el desarrollo económico de Salta.

En la provincia son muchos miles de habitantes que carecen de vivienda digna, de trabajo estable, de obra social, de una cobertura que les garantice una jubilación en su vejez, y más grave aún es que todo ello está incidiendo de modo significativo en la propia subsistencia y en el acceso a la educación. La respuesta debe ser revalorizar la cultura del esfuerzo, de la disciplina, de la honestidad. El Estado debe brindar asistencia únicamente en casos excepcionales, ya que el asistencialismo solo genera dependencia.

Es indigno que la gente viva sin trabajar; así como es necesario respetar al capital, también es imprescindible respetar al trabajo, que es el motor de la economía.

Inserción laboral

Los jóvenes pueden contribuir de modo significativo al crecimiento económico de la provincia. Piénsese en los estudiantes que se encuentran cursando el último año del secundario, muchos de los cuales no cuentan con medios económicos suficientes para afrontar los gastos que demandan los estudios universitarios, encontrándose desorientados sobre su futuro laboral. Resultaría de enorme importancia proporcionarles asesoramiento para que puedan generar su propia empresa. Es preciso realizar un estudio de mercado para conocer cuáles productos no se fabrican en nuestra provincia, por cuanto su traslado desde distintos puntos del país ocasiona un incremento en el precio. La factibilidad de que los mismos puedan ser elaborados en Salta produciría grandes beneficios, por cuanto a la par que representaría en el área de consumo local una merma en su costo, generaría nuevas fuentes de trabajo. Ese análisis de mercado permitiría tener datos ciertos, para ello podría coordinarse una labor conjunta de las universidades -como organismos aptos para apuntalar la investigación y la innovación- con entidades afines, públicas o privadas, y una vez que se cuente con los respectivos informes, el próximo paso sería buscar la manera de financiar los nuevos emprendimientos.

Formas de financiamiento

En la actualidad existen organismos dedicados a asistir a futuros empresarios. El Ministerio de la Producción, Trabajo y Desarrollo Sustentable provincial cuenta con un programa de Asistencia Profesional para emprendimientos Salteños (APPES, sitio: http ://go o.gl/forms/GRrkyBbHxr), cuyo objetivo es asistir en áreas estratégicas como recursos humanos, procesos productivos, económicos, comerciales y de administración financiera.

En nuestro medio hay diversas entidades bancarias encaminadas a esos logros, así alguna de ellas realiza concursos para los mejores planes de negocio, con un premio consistente en una suma de dinero para los emprendedores, y otra para las ideas-

proyectos. Dinámica SE también auspicia nuevas ideas, varios bancos invierten en nuevos emprendimientos, como ser el Banco de la Nación, entre otros, los que, con sus programas entregan créditos,

Una propuesta interesante son los microcréditos, que constituyen una variable pequeña y exitosa de las finanzas. Tienen un índice de cobrabilidad de un 90%; la ventaja de funcionar aún en tiempos de crisis y una gran mayoría de mujeres entre sus receptores.
Según el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), en la Argentina hay 130 instituciones de microfinanzas en general, organizaciones no gubernamentales (ONG). Y según el Banco Mundial hay 7.000 instituciones en el mundo que llegan a 16 millones de familias.
El Foro para el Capital Social, organismo dependiente del Ministerio de Educación de la Nación (Funcap) presta asistencia financiera para los microemprendimientos, también lo hace el Banco Interamericano de Desarrollo, como asimismo diversos inversores extranjeros.
Existen además instituciones que otorgan financiamientos para la formación de pequeñas empresas, entre ellas la Red Argentina de Instituciones de Microcrédito (RADIM, wwwreddemicrocrédito, Org.Emprenda -wwwemprenda.com.ar); Fundación Gramen (Aldeas Argentinas); Fundación Franco Matiello; Fundación Iglesias Ecuménicas (ECLOF), por citar solo algunas.
Lo interesante de estas fundaciones es que otorgan créditos a jóvenes que van a instalar por primera vez su empresa, quienes generalmente se encuentran excluidos del crédito tradicional al carecer de capacidad económica al momento en que lo solicitan.

</SUBTITULO>Generar la propia empresa

Existen nichos interesantes con muy buenas posibilidades para armar una microempresa, tales como la miel orgánica, cultivo de arándanos, que poseen excelentes cualidades nutritivas, o la lavanda, de la que se extraen sustancias con las que se elaboran perfumes -por citar solo algunos- y que resultan de fácil colocación en el mercado extranjero, siendo explotaciones rentables para las que se precisa poco capital. 
Actualmente los agronegocios representan cerca del 40% de la economía de un país como el nuestro. Y es en ese marco donde los emprendimientos del sector están ganando terreno. En 1957 la Escuela de Graduados en Administración de Negocios de la Universidad de Harvard publica el libro “A concept in Agrobusiness”, escrito por J. Davids y R. Goldberg.
Esta es la primera vez que se menciona el concepto de agronegocios. Los autores, basándose en los modelos del premio Nobel de Economía Wassily Leóntiev, lo definen como “la suma de las operaciones involucradas en la manufactura y en la distribución de la producción agrícola; operaciones de producción en el campo, en el almacenaje, el procesamiento y distribución de los commodities agrícolas y las manufacturas hechas con los mismos”.
En 1968 Ray Goldberg redefine el concepto, incluyendo a todos los participantes involucrados en la producción, procesamiento y marketing de un producto agropecuario. Esto involucra a proveedores de insumos agropecuarios, productores, operadores de almacenamiento, mayoristas, minoristas e instituciones que impactan sobre las sucesivas etapas. Hoy en día es una subdivisión de la economía agrícola.

Incentivo a las inversiones

Con la sanción de la ley de promoción de la economía del conocimiento, que regirá desde el año que viene y cuya vigencia se extenderá hasta 2029, se amplían los beneficios y alcances de la ley de promoción del software, con esta legislación Argentina se sumó a una tendencia internacional en materia fiscal que consiste en beneficiar a las empresas radicadas en distintas parte del país, por cuanto estas compañías buscan ubicarse en los lugares que les resulte menos costosos, debido a ello la ley funcionará como un elemento clave para la generación de nuevos puestos laborales, a la par que se traducirá en un aumento de la recaudación a través del estímulo que recibirá el consumo.
La provincia de Santa Fe creó el Programa de Financiamiento a la Preinversión por el que se faculta al Poder Ejecutivo a otorgar asistencia financiera reembolsable a micro, pequeñas y medianas empresas para gastos de preinversión con destino a infraestructura, reconstrucción de capital de trabajo, pudiendo destinar aportes no reintegrables (ANR) a fin de mejorar su productividad, fortalecer su competitividad, optimizar la gestión de costos, mejorar su organización, incrementar la rentabilidad y brindar mayor sustentabilidad en el tiempo.
La ausencia de propuestas concretas en los discursos políticos debe movilizarnos a asumir la responsabilidad de tomar una activa participación en el seno de nuestra sociedad, generando espacios donde se puedan debatir proyectos que colaboren a superar esta crisis, coordinando políticas sociales con funcionarios, cámaras empresariales, organizaciones gremiales, universidades, particulares, etc., a fin de poner en marcha las iniciativas que surjan de esos debates, buscando entre todos producir bienes con trabajo, esfuerzo e inteligencia para lograr una provincia con orden democrático, bienestar y progreso.
.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de opiniones

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...