Llegó la hora de la verdad. El superclásico del año, el que definirá al finalista de la Copa Libertadores 2019, a menos de un año de la recordada final en Madrid, paralizará esta noche a todo un país.
Boca, con la obligación de revertir la derrota por 2-0 del partido de ida, recibe esta noche a River, defensor del título, en el superclásico que definirá el representante argentino en la final única de la Copa, en la Bombonera, a las 21.30, con el arbitraje del brasileño Wilton Pereira Sampaio, con el argentino Mauro Vigliano a cargo del VAR y con transmisión de Fox Sports para toda la Argentina.
Boca está obligado a ganar por tres goles de diferencia para clasificar directamente a la final tras el 2-0 de River en el partido de ida jugado en el Monumental el pasado 1 de octubre, mientras que para forzar una definición con tiros desde el punto penal debe ganar por dos goles de diferencia pero sin recibir tantos en contra, ya que eso favorecerá al millonario por el valor extra que tiene el gol de visitante.
El ganador de la serie se meterá en la histórica primera final a partido único que se disputará el próximo 23 de noviembre en el estadio Nacional de Santiago de Chile, para enfrentar a un rival brasileño que se definirá mañana entre el Gremio y el Flamengo.
Tanto Boca como River tuvieron más de veinte días para preparar este desquite, que nuevamente tiene a los dos equipos más importantes del fútbol argentino frente a frente.
El equipo dirigido por Marcelo Gallardo está en mejor posición, ya que además del triunfo por 2-0 obtenido en la ida cuenta con el respaldo de la histórica conquista de la edición pasada, tras vencer a su clásico de toda la vida en la inédita final disputada en el estadio Bernabéu de Madrid.
Boca, por su lado, intentará protagonizar una heroica remontada para opacar la frustración de lo sucedido en Europa e ir a Chile en busca de la tan ansiada séptima Libertadores.
El desafío para el cuestionado Gustavo Alfaro, DT del xeneize, será encontrar el equipo para revertir la floja imagen del primer partido y convertir los tres goles que lo clasificarían.
En los once partidos que disputó en la presente edición, Boca solo ganó tres con más de dos goles de diferencia: 3-0 al Tolima y 4-0 ante Jorge Wilstermann, ambos en la fase de grupos y como local, y el 3-0 en Quito ante Liga Deportiva por los cuartos de final.
River, en tanto, está invicto en la Copa y además suma una racha de 6 clásicos sin perder, con 4 triunfos y 2 empates.
Boca apostará a su jerarquía individual y a la mística de su escenario para buscar un gol en los primeros minutos del partido y con ese contagio encontrar el juego y los goles que le permitan revertir la serie.
En este punto, River tiene la ventaja del resultado a favor y la de tener un equipo que respeta la idea futbolística que hace más de cinco años transmite el Muñeco Gallardo, un DT que además se convirtió un experto de los duelos mano a mano, con 50 triunfos en 61 series.
El millonario, a su vez, llega envalentonado anímicamente, ya que recuperó al colombiano Juan Fernando Quintero luego de una larga lesión y al histórico capitán Leonardo Ponzio, quienes irán al banco de suplentes, ya que Gallardo tiene en mente repetir la formación del primer partido.
La contracara es Alfaro, quien todavía no definió el equipo y tampoco tiene a los intérpretes que desea en el mejor nivel físico y futbolístico.

Posibles formaciones
Boca Juniors: Esteban Andrada; Julio Buffarini, Lisandro López, Carlos Izquierdoz y Emmanuel Más; Eduardo Salvio, Iván Marcone, Agustín Almendra y Alexis Mac Allister; Carlos Tevez y Ramón Ábila. DT: Gustavo Alfaro.
River Plate: Franco Armani, Gonzalo Montiel, Lucas Martínez Quarta, Javier Pinola y Milton Casco; Nicolás de la Cruz, Enzo Pérez, Exequiel Palacios e Ignacio Fernández; Matías Suárez y Rafael Borré. DT: Marcelo Gallardo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...