Las calles del Bº Abdala fueron  un río y las casas se inundaron

 Una triste postal sufrió el fin de semana la Ciudad Termal. El sábado por la tarde debido a las fuertes lluvias, familias enteras, especialmente las más humildes, se inundaron por completo en el populoso barrio Ramón Abdala.
Lamentablemente no fue el único que padeció esta situación. En otro humilde barrio, el Santa Ana, en el comedor Sueños y Esperanzas, el cual funciona gracias a la caridad de algunos vecinos de la comunidad rosarina, se inundó por completo, y los más de treinta niños que asisten no pudieron almorzar. Cabe señalar que en el lugar se cocina a fuego y con leña. No tiene cocina a gas y no existe red cloacal ni gas natural.
Otro de los lugares que colapsaron, a pesar de haber inaugurado hace pocos meses canaletas y nuevos desagües, fueron el Santa Teresita y Fonavi, barrios que se encuentran pegados el uno al otro. Muchos vecinos molestos por la situación viralizaron fotos y videos en las redes sociales, mostrando su indignación.

 Insultos y agresiones

En medio de las inundaciones a una de las familias damnificadas se le volaron las chapas y plásticos de su precaria vivienda, producto del viento y las lluvias. Y por eso gente del equipo del diputado Orozco se hizo presente para asistir a las familias.
Cabe señalar que desde las diferentes áreas municipales también recorrieron casa por casa para hacer un relevamiento y llevar ayuda a los vecinos más afectados .
Al ser un día antes de las elecciones, en medio de la inundación, pareciera que los ánimos pusieron nerviosas a las familias como a los ayudantes de ambos partidos. Al llegar a la vivienda de una familia a la cual el personal de Orozco ya le había solucionado la problemática, se armó un altercado entre ambos partidos. Insultos y agresiones fueron protagonistas en la inundación.
“Las condiciones en las que viven estas familias es realmente crítica. Es una situación extrema, en la que lamentablemente las lluvias provocaron las inundaciones en sus casas, y como representantes de este pueblo nuestra labor social no puede quedar de lado”, dijo Orozco.
“Acá no hay que pelearse ni discutir, sino que hay que solucionar urgente. Por eso hemos armado las galerías a las que se les volaron los techos y ayudamos a desagotar”, agregó.
Una de las vecinas afectadas expresó ante las cámaras del periodista Martín González: “Hemos pasado una situación horrible, no tan solo mi familia y yo, sino otros vecinos. Cuando llegó a ayudarnos el diputado, al rato vinieron desde Acción Social y se pusieron a insultarnos a todos porque él nos estaba ayudando, me insultó la señora Blanca López y su secretaria, la señora Romano, y nos preguntaron si nos había entrado, le dijimos lo que estaba a la vista, que sí, y nos dijeron que vayamos a pedirle más ayuda a Orozco. Luego nos empezaron a insultar a los gritos”.
“Cómo no vienen y ayudan a la gente, solo vinieron a insultar”, finalizó muy molesta.
Otra de las familias inundadas expresó: “Todos los que estamos acá necesitamos una mano, no agresiones. Y si aceptamos la ayuda es porque realmente nos hacía falta, realmente nos hemos sentido amenazados”.
Desde la Secretaría de Obras Públicas, Federico Luque informó a El Tribuno que “primero que nada hay que destacar que el sábado cayó mucha agua en un lapso de tiempo muy corto. Vimos unas imágenes y publicaciones de Facebook muy maliciosas, en las cuales manifestaban que las obras del barrio Santa Teresita se habían realizado mal. Automáticamente concurrimos al lugar y la cantidad de agua que había era increíble, pero en todo el pueblo”, expresó el secretario. 
“Pero la realidad es que los desagües funcionaron correctamente en toda la ciudad. Inclusive hace muy poco hemos terminado de limpiar todos los canales que hay, por lo tanto todos esos canales funcionaron correctamente”, aseguró.
En cuanto a las zonas más críticas, Luque indicó que “al final de la avenida principal del barrio Abdala se asistió a dos familias que no se habían inundado por el piso, sino por el techo, el cual estaba armado por unas chapas muy cortas y yapadas. Entonces al producirse las ráfagas de viento, las chapas se volaron y se inundaron por allí, se le mojaron los colchones y otras cosas”.
“Automáticamente se les entregó colchones nuevos y calzados para los menores. Tuvimos muy buen diálogo desde personal municipal hacia los vecinos, y con el tema del barrio Santa Teresita, no hay dudas que fueron publicaciones mal intencionadas, ya que hemos recorrido ese barrio y no tuvimos ningún caso concreto”, manifestó Luque.
“Esas imágenes consideramos que fueron tomadas en el momento que llovía, pero la verdad es que las obras de desagüe que hemos realizado ahí funcionaron mejor de lo que esperábamos”, dijo.

 Al final de la Güemes

El secretario de Obras Públicas también hizo alusión a otro lugar que se vio afectado. En este caso, al final de la calle Güemes, “donde se inicia la bajada hacia el río Rosario, hay un par de casas que están metidas aproximadamente a dos y tres metros del nivel de la calle, entonces al caer toda el agua de esta calle, se mojaron los colchones, y también les colaboramos con eso desde el municipio y los vecinos quedaron muy satisfechos”.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...