Alumnos de Emeta realizan la inseminación artificial de patos

Los alumnos participan directamente en el proceso, la crianza y el cuidado de los animales, que luego son comercializados por la institución.

La escuela Emeta de Metán Viejo fue mutipremiada y reconocida por un destacado proyecto de inseminación artificial de patos de la raza Pekín, que llevan adelante sus alumnos y profesores en las instalaciones del establecimiento, ubicado en el kilómetro 1456 de la ruta nacional 9/34.

Con la innovadora iniciativa ganaron la instancia zonal y provincial de la Feria de Educación, Arte, Ciencias y Tecnología y obtuvieron una premiación en la instancia nacional.

También ganaron las olimpiadas jurisdiccionales agropecuarias a nivel provincial, quedando entre las cuatro escuelas que van a representar a Salta en el evento nacional, que se va realizar en Misiones, a fines de este mes.

La inseminación artificial de patos de la destacada escuela de Metán Viejo, además, fue reconocida por el jurado de Tecnópolis, en Buenos Aires, que le entregó una mención especial del proyecto al profesor Cesar Bais, quien está a cargo de la iniciativa y a los alumnos que participan.

La iniciativa es desarrollada desde el año pasado por alumnos de cuarto año del ciclo superior.

Se trata de Alejandro Ricardo Ezequiel Burgos, Abel Alberto Britos Cruz, Cristian Miguel Martinez, Marcos Antonio Paz, César Andrés Adolfo Salazar y Walter Gastón Torres.

Los alumnos Martínez y Paz se destacaron en los concursos, acompañados por el profesor Bais, a cargo de la materia prácticas profesionalizantes II.

Crías de patos pekín logrados por inseminación artificial.

"También articulamos con alumnos de 2 del ciclo superior, que cursan la materia granja, principalmente con los albergados que se encargaban del manejo de las aves por la noche. Los fines de semana se realizaban guardias para mantener a las aves en las condiciones adecuadas y la mortandad fue cero", destacó el docente.

El premiado proyecto de inseminación artificial en patos de la raza pekín busca que los alumnos de cuarto año, ciclo superior, conozcan las técnicas de manejo, de alimentación, control de temperatura y humedad, como así también el uso de los implementos necesarios para la cría y desarrollo del ave. El periodo estimado de crianza es de ocho semanas para consumo. Se seleccionan los mejores ejemplares para reproductores a los cuales se les realiza la técnica de inseminación artificial que consiste en un masaje abdominal (macho) y en la hembra (técnica del dedo). Este método se realiza dos veces a la semana por un periodo aproximado de treinta días.

Ya retirado el semen del macho se procede a la inseminación de la hembra. El resultado final serán los huevos fértiles para la incubación artificial para obtener los "patipollos" viables. "Teniendo en cuenta el concepto de sustentabilidad, nosotros buscamos conservar la diversidad y la productividad a lo largo del tiempo, junto con el equilibrio de esta especie "el pato" con los recursos que se encuentran en nuestro entorno", destacó Bais.

Carne sabrosa y nutritiva

Teniendo en cuenta las características de la raza elegida para el desarrollo de este proyecto, se puede mencionar como aspectos sobresalientes en comparación con otras especies animales que es la raza de patos a nivel mundial más popular de todas. Su color es completamente blanco cremoso. Se puede decir que es de doble aptitud, buen productor tanto de carne como de huevos, aunque lo que más se usa es como pato de carne, debido a su rápido crecimiento y engorde, ya que en 8 semanas alcanza a pesar 3,200kg.

La carne de estos patos es muy sabrosa y nutritiva; y los huevos, contienen más hierro, proteínas y vitaminas que los de gallina. Su carne es de menor tenor graso, más consistente y apetecible, también rica en hierro y vitamina B, principalmente vitaminas B5, en este caso que actúa como antiestresante y reduce las migrañas en el ser humano.

El tiempo estimado del ciclo en el proyecto fue de 240 días. El peso de terminación del pato para consumo es de 3,200 kg de peso vivo, estimando un peso promedio del pato faenado de 2,500 kg aproximado, a los 60 días.

"Al terminar un pato a temprana edad tenemos la ventaja de ofrecer a nuestros clientes un producto con un buen desarrollo muscular, carne blanca, tierna y jugosa, piel flexible, etc", destacó el profesor.

El animal ingresa al establecimiento con un peso mínimo de 45 gramos, el cual debe triplicarse o cuadriplicarse en la primera semana. Son colocados en un galpón que está acondicionado con dos campanas madres, cama de viruta blanca. "Recordemos que llegan de la sala de incubación en cajas con 100 "patipollos", exigiendo que vengan sexados. Además la recepción consta con cinco bebederos bebé que, con el correr de los días, se incrementan. Luego se colocara un bebedero lineal (caño de PVC) para que el animal beba el agua. No es necesario que el pato se bañe cuerpo completo porque si se lo cría para obtener carne solo debe mojar su cara para no perder su visión", remarcó Bais.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...