Misterio por el crimen de la verdulera:  un rompecabezas fiscal

La mujer hallada el miércoles degollada y con un cuchillo clavado en un ojo tras una explosión e incendio en una verdulería del partido de Pilar tenía signos de abuso sexual.

Ese dato afirmó la principal hipótesis que es que fue asesinada por el empleado del comercio que murió a raíz de graves quemaduras en el mismo hecho. Pero también abrió sospechas de que ambos fueron encerrados y asesinados en la pieza trasera de una verdulería, por el esposo y propietario del local.

Los voceros dijeron que Marcela Laura Hilarión (30) tenía a simple vista lesiones en la zona genital y las ropas arrancadas, lo que hace suponer que fue víctima de un ataque sexual, lo que se determinará con la autopsia de rigor que se realizó en la tarde de ayer jueves.

Si bien inicialmente fue demorado el marido de la mujer y dueño de la verdulería, en la madrugada fue liberado al no existir por el momento indicios o pruebas contundentes en su contra.

La coartada del verdulero es firme, ya que aseguró que salió a hacer reparto y cuando volvió atendió a una clienta y comenzó a escuchar el silbido de una garrafa y luego una explosión procedente de una pequeña habitación ubicada en el fondo del local.

Ahí está en parte el misterio, si cuando salió a hacer el reparto el crimen ya se había consumado y que la escena del encierro fue posterior.

Según su relato, cuando se acercó se encontró con una puerta de reja cerrada con un candado desde adentro.

Todos los indicios apuntan a que el autor del crimen fue Rogelio Quispe, el empleado de la verdulería, que trabajaba para el marido de la mujer desde hacía unos tres años y que murió también el miércoles a raíz de las graves quemaduras que sufrió en ese mismo hecho.

Lo que los investigadores aún no tienen claro es si el hombre inició ese fuego con intenciones de borrar rastros y quedó atrapado o si su fin fue suicidarse, añadieron las fuentes.

Un dato clave para orientar la pesquisa fue el hallazgo de la llave del candado de la puerta debajo del cuerpo de la mujer -es decir que fue colocado desde adentro- y del celular de Hilarión, que había sido destruido previo al incendio.

La fiscal de la unidad descentralizada especializada en Violencia de Género de Pilar, Carolina Carballido, dispuso diligencias para esclarecer lo ocurrido y, si bien no descarta ninguna pista, la causa se orienta a un femicidio seguido de suicidio o doble homicidio.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...