Para el papá de Gury Farfán, fue homicidio en ocasión de robo

“No vamos a creer en historias que no tienen sustento, no nos vamos a dejar engañar ni vamos a retroceder por amenaza alguna, queremos solo la verdad y que no se maquille un homicidio criminis causae, que se produjo para camuflar el robo de 8.000 pesos, un celular y las prendas de vestir de mi hijo”, aseguró con vehemencia Jorge David Farfán (p).

Farfán dijo que fue papá de su malogrado primogénito cuando tenía solo 15 años y que desde entonces educó a su hijo en los valores familiares tradicionales, es decir en el trabajo. 

“Cuando aseguraron en la policía misma que se trataba de un ladrón caí en cuenta que algo malo estaba pasando”, dijo. 

“El fiscal -dijo el tío del joven Gonzalo Farfán- me aseguró que no va a permitir una necropcia y fuentes de esa institución pública deslizaron oralmente que la muerte de mi hijo se produjo por sobredosis de drogas”.
“Sabemos que la verdadera causa fueron los golpes propinados en ocasión de robo”.

“Hemos delineado con testimonios el recorrido de Jorge David huyendo de una banda de jóvenes que ya lo habían despojado de sus zapatillas y su remera, pero no de su riñonera donde guardaba 8.000 pesos y su celular”.

“Así descalzo llegó hasta la sandwichería donde le pidió al dlibery que lo sacase de allí. De ese lugar partió la llamada al 911 pasadas las 0.30 y a dos cuadras y media mi sobrino, que ya iba descalzo pero aún con un bermudas color negro es alcanzado nuevamente por los ladrones”.
Allí, dijeron los familiares, al parecer lo golpearon y lo llevaron al interior de un domicilio donde lo destrozaron a golpes.

Le provocaron lesiones pulmonares que fueron seguramente la causa de su deceso.

Luego sí llegó la policía. Pero no lo protegieron porque hay testigos que aseguran que al joven lo seguían agrediendo, y luego los propios policías le siguieron golpeando.

“Hoy hablan de sobredosis pero esa noche lo trataron de ladrón”.

“Mañana no sé que inventarán para culpar a la víctima pero no lo vamos a permitir. Por eso vamos a exigir que se cambie la carátula de la causa y gire hacia el homicidio en ocasión de robo”.

La mano del joven demuestra la brutal y mortal agresión.

Las horas previas

El padre del joven ultimado en una comisaría y golpeado en un domicilio particular previamente relató que su hijo estaba reunido el día jueves 7 en el barrio Santa Ana I con un grupo de amigos.

De allí salió vestido y luego aparece desesperado en una sandwichería pidiendo auxilio. Allí se lo ve con el torso desnudo, una bermuda negra, una riñonera y una marca en el pecho producto de un golpe.

Eran la 1.17 de la madrugada del viernes cuando Farfán llegó frente al domicilio en donde ocurrió la brutal golpiza, ya que los propietarios de la vivienda manifestaron que el joven quiso robarles una bicicleta.

Los testigos hallados por la familia y el abogado querellante Martín Galván aseguran que varios integrantes de la familia Contreras lo golpearon y lo introdujeron a la fuerza a la casa hasta la llegada de la policía.

Luego siguieron las agresiones, también de parte de los policías, dice la familia.

“La realidad es que para la familia la historia de que su hijo ingresó casi desnudo a robar una bicicleta inexistente, ya que no se pudo probar que en la oscuridad reinante un joven huyendo podría visualizar en los fondos de una propiedad con perros, una bicicleta”. 

“Tampoco podemos aceptar que el médico forense asegure que la muerte se produjo por sobredosis de una droga que no consumía el joven, ya que no era adicto a la cocaína sino que alguna vez fumó marihuana”. 

“Pero que digan que no hubo lesiones mortales sobre el cuerpo de Gury Farfán es inaceptable. Sus manos estaban quebradas, su rostro desfigurado, eso fue una sobredosis de golpes, los que intentaron ocultar otro delito, el despojo de sus bienes y de su dinero”.

“Nadie dijo nada de la familia que lo golpeó. Nadie investigó nada. Así que creemos que vamos a tener que empezar de cero, es decir a probar nosotros de dónde salió Gury, con quién estuvo, quien le robó las zapatillas y la remera”. 

“Porque el pantalón o lo perdió en la casa donde lo golpearon o sobre el patrullero que tardó 15 minutos en recorrer 300 metros”.

“Pero para que no queden dudas de quien es quien, en pleno velorio llegó una comitiva de muchachos y uno de ellos nos devolvió la remera de mi hijo, y ese gesto dice y mucho”. 

La verdad sorprende

El padre del malogrado joven no tiene consuelo, quiere la verdad. 

Jorge Farfán, padre. 

Jorge Farfán dijo ayer a El Tribuno que no va a aceptar historias oficiales ni conclusiones apresuradas.

“Amanecimos un día con la noticia de que nuestro hijo era ladrón, que robaba bicicletas en paños menores. Esa fue lo primero que hicieron consumir a la gente”. 

Falso, el ladrón se quedó con sus zapatillas, con su gorra roja, con su celular y su riñonera cargada de dinero. La víctima fue apuntada desde la policía y luego por diversos medios como un delincuente.

“Luego, como no cerraba, ahora es un adicto que consumió cocaína hasta producirse un edema pulmonar.

No sé si la cocaína puede producir hematomas, fracturas, hemorragias. No sé de qué sobredosis hablan ahora”.

Mas calmado dijo: “Es tanta la impunidad que ahora no nos quieren aceptar una nueva autopsia, algo que pueda esclarecer esta historia. La verdad no nos puede sorprender, ya que hasta las 19 del fatídico día mi hijo estuvo en San Luis, construyendo su casa, vestido con la misma ropa que salió hacia Santa Ana”. 

“Estuvo con sus primos en una calle que tiene cámaras de seguridad y que mostrarían que de allí salió vestido, con sus bienes y su celular. En qué lugar, ese chico se convirtió en ladrón”.

“Quiero esa explicación paso a paso y la vamos a tener porque no nos comemos el verso que tiraron a la calle”, reflexionó. 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...