Denuncian una brutal agresión policial a una mujer al salir de una carpa

Camila Guadalupe Tárquez mostró ayer sin rubor alguno al menos diez heridas provocadas por balas de goma policiales que alcanzaron sus piernas, la zona inguinal y los glúteos.

La joven mostró además las improntas provocadas por otros disparos que impactaron en sus brazos.

La joven de 18 años y domiciliada en un barrio del sur de la capital dijo estar mucho más que indignada con la policía, no solo por el trato recibido sino por la actitud patoteril que sufrió, pero mucho más aún cuando quiso hacer valer sus derechos de mujer a no ser atropellada descortésmente en la vía pública, como si fuera una delincuente, o peor.

"Si eso no está claro, los disparos me los hicieron de frente y cuando huí desesperada me dispararon por la espalda. No es el trato que un policía le puede dispensar a una mujer", dijo decepcionada.

En tanto un joven identificado como Enzo, en el afán de evitar que los perdigones del personal de Infantería alcanzasen la humanidad de la joven, la cubrió con su cuerpo y recibió otros tantos impactos sobre sus espaldas.

El incidente denunciado anoche por Tárquez y su familia ocurrió a la salida de la Carpa de las Estrellas, donde había concurrido con un grupo de amigos y amigas.

Las huellas de las balas en los glúteos. Andrés Mansilla

La joven dijo que al salir había perdido de vista a sus amigos y se quedó casi en la puerta esperando que salgan.

En ese ínterin un batallón de Infantería de la Policía irrumpió en el lugar y al grito de que se corra avanzaron siendo derribada como un muñeco.

Al caer, personal de Infantería le aplicó un golpe con una tonfa que le lesionó una pierna y al quejarse por el maltrato hacia su condición de mujer varios de los policías la amenazaron con una golpiza.

"Me levanté indignada y les dije que los iba a denunciar y en ese momento uno de los policías me vuelve a chocar y me hace caer nuevamente. Allí otro me dispara las balas de pintura o de goma casi a quemarropa sobre las piernas y la ingle. Entonces otras personas comienzan a reclamar por la brutalidad policial y llegan mis compañeros. Allí uno de los policías, sin más, al ver que se me acercaba Enzo, le aplicó un golpe en la cabeza y cuando se quiso dar vuelta le dispararon también. Fue horrible, espantoso", se quejó la joven.

Dos heridos

La joven relató muy dolida que tuvieron que huir.

“Lo peor fue que al darle las espaldas seguían disparando contra nosotros.

Enzo me cubrió y se llevó todos los balines en su cuerpo.

Fue espantoso, jamás pensé que la policía podía tener semejante comportamiento frente a una mujer, porque recién tengo 18 años.

Aunque parezca mentira jamás había ido a una carpa y quise conocer.

Como estaba tan promocionada pensé que había seguridad, pero jamás que iba a salir lesionada por la propia policía.

Esto es de terror, no solo la agresión sufrida sino lo que más me duele es la actitud frente a una mujer. No hemos aprendido nada, tal parece”.

Camila Guadalupe aseguró que no les faltó el respeto a los policías, sino que fue atropellada, golpeada y baleada. Y eso pasó sin explicación alguna porque jamás se fue de boca ni se resistió a nada, porque nada estaba haciendo sino estar sola parada en la puerta de la Carpa de las Estrellas esperando la salida de su grupo de amigos. La joven mostró casi una decena de heridas provocadas por los balines y la violencia policial.

La espalda de un chico jugado.

Las hermanas sean unidas

La queja pública tiene por objeto concientizar, dijo su familia. 

Familiares de la joven denunciante dijeron anche a El Tribuno que es imposible no denunciar lo acontecido en la carpa.

“Para nosotras que somos mujeres y mayores si se quiere es inadmisible que la policía derribe a una mujer y en cuenta de asistirla le aplique el protocolo antitumulto.

Es decir la volvieron a golpear y ante la queja, la balearon.

No estamos exigiendo nada más ni nada menos que un trato humano de la mujer, un trato cortés aun en las circunstancias más difíciles.

Si no de qué nos quejamos después si públicamente atropellamos a las chicas, les tiramos los caballos encima y les disparamos con balas de goma, que al fin de cuenta causan daño y mucho. 

Por eso queremos que esto cambie, que haya un trato acorde a las circunstancias.

La salida de un bailable público en una zona totalmente iluminada y llena de cámaras no representa una escena dramática como para balear a una mujer, a una jovencita, que si se quiere ni siquiera había contravenido una ordenanza. Por eso estamos las hermanas hoy junto a ella”.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...