Duros reproches al personal de Salud que estuvo ayer en Tartagal

En la mañana de ayer una comisión de Salud de la Provincia, conformada por la epidemióloga María Paula Herrera y el bioquímico Francisco García Campos, junto al gerente del hospital Juan Domingo Perón, José Fernández, y funcionarios municipales realizaron una conferencia de prensa en el salón auditórium municipal.

Y, como era de prever, los epidemiólogos se negaron a confirmar que los enfermos -y la agente sanitaria de Villa Gemes que falleció- hayan padecido dengue hemorrágico. Para sostener ese argumento se refirieron a una cuestión semántica explicando que la Organizacion Mundial de la Salud ya no se refiere a dengue hemorrágico, sino a formas más leves o más graves de la enfermedad.

La llegada de los funcionarios de Epidemiología, tal como lo remarcó el intendente interino, Eduardo Leavy, fue una iniciativa suya con el ánimo de llevar alguna tranquilidad a la población, que siente que la situación se les fue de las manos a los responsables de Salud de la Provincia.

Más que a la comisión de epidemiólogos, Leavy agradeció "a los medios de comunicación que están presentes para llevarle a la población el mensaje de que tenemos que retomar las medidas preventivas para evitar la proliferación del vector", y precisó que la comuna seguirá insistiendo con el descacharrado.

"Teníamos pensado hacer un descacharrado general esta semana pero el pronóstico del tiempo no nos ayuda, de manera que apenas mejoren las condiciones lo vamos a llevar adelante", precisó, dando a conocer la única medida concreta que se tomará en los próximos días para enfrentar el brote de la enfermedad.

Pero quienes se llevaron los mayores reproches fueron los funcionarios de Salud que no solo negaron el fallecimiento de pacientes con dengue hemorrágico, sino que consideraron que el panorama no presenta el riesgo ni la peligrosidad de años antes, como para declarar la emergencia sanitaria por dengue.

Datos puntuales

Un comunicador de Tartagal dio fechas, nombres y apellidos de al menos 5 pacientes de Tartagal, Mosconi y Coronel Cornejo que fallecieron a consecuencia de dengue hemorrágico, otros le pidieron más sensibilidad al área de Salud y otros se refirieron "a los datos erróneos que maneja el Ministerio, por no decir que son falsos".

Una comunicadora consultó a los funcionarios "cuántos muertos se necesitan para declarar la emergencia". Otro consultó: "¿Pretenden tomarnos por tontos?". Y en general todas las preguntas fueron en ese tono. Pero no hubo anuncios de medidas a adoptar para hacer frente a la crisis, por parte de Epidemiología.

Ninguna de las explicaciones que esgrimieron los funcionarios dejó satisfechos a los periodistas locales y lo que quedó flotando en el aire es que desde el punto de vista de Salud la situación no amerita una declaración de emergencia y que tampoco se pueden abrir otros servicios de guardia para contener a los cientos de pacientes que diariamente esperan horas para ser atendidos en el hospital.

También argumentaron que no se entregan medicamentos, como los antifebriles, no por falta de existencia sino hasta no tener la casi certeza de que se trata de pacientes con dengue, algo que dejó más dudas que certezas en un hospital, en el que hace años los pacientes deben comprar hasta el suero que los profesionales médicos les indican.

Alarmas que repiquetean

Hace un par de semanas, el ministro de Salud, Roque Mascarello, resaltó que la situación sanitaria en Salta era buena comparada con los 200 mil casos de dengue registrados en Brasil.
Pero el alerta lanzado por Nación y los casos de dengue hemorrágico encendieron alarmas.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...