Continúa el sainete en el Concejo Deliberante por acusaciones varias

El expresidente del Concejo Deliberante de Tartagal Luis Hid desmintió en forma terminante que en el cuerpo que presidió desde el 2016 se hayan producido faltantes, desvíos o malversación de recursos y adjudicó las declaraciones de su par y exaliado del bloque del PV Doddy Arias (FG), que lo acusó de gastar miles de pesos en forma arbitraria, a su obsesión por ser vicepresidente del cuerpo y de quedar a cargo de la intendencia toda vez que Eduardo Leavy se ausente de la ciudad.

"Es falso, totalmente y él lo sabe; pero es su decisión salir a echar dudas sobre no una, sino dos gestiones legislativas en las que han imperado el respeto, más allá de la diferencia de criterios entre los concejales que integraron los dos cuerpos que me tocó presidir", dijo Hid.

"Siempre pensé -reflexionó- que para propiciar la paz social, que tanto se necesitaba en Tartagal, era necesario que los concejales diéramos el ejemplo de que se puede disentir con respeto. No tengo nada personal en contra del concejal Doddy Arias pero tengo todos los medios para demostrar que lo que dice es falso".

"Su enojo pasa por el hecho de no haber sido electo vicepresidente del cuerpo, una decisión que le corresponde a la mayoría de los concejales que decidió que ese cargo lo ocupe Jorge Luis Gabito", agregó quien presidió el cuerpo hasta marzo pasado cuando se hizo el recambio de autoridades.

Gestiones austeras

Hid agregó: "Tan austera fueron las gestiones de los cuerpos que me tocó presidir como vicepresidente primero, ya que el presidente ocupa la intendencia interina, que con el ahorro que hicimos en los años 2017 y 2018 se pudo remodelar totalmente el recinto donde funciona el Concejo".

"Los presupuestos de esos años preveían la compra de un terreno y la adquisición de un vehículo pero como no se hicieron, esos recursos se volcaron a tener un edificio en condiciones, con cocina, sanitarios nuevos y con todo el sistema informático, sistema de sonido, cámaras de seguridad y creamos una página digital del cuerpo para que cualquier vecino pueda consultar lo que quiera", dijo.

"Tanto es así -agregó Hid- que Doddy Arias, como presidente de la comisión de Hacienda, aprobó siempre lo que se presentaba y sus acusaciones solo se entienden por su enojo al no haber sido elegido vicepresidente primero, para quedar a cargo de la presidencia del cuerpo y como intendente cuando Eduardo Leavy se ausente de la ciudad".

José Humberto Ovejero es el asesor contable del cuerpo y ocupa ese cargo a moción del propio Doddy Arias.

El profesional aseguró: "No hay absolutamente nada que pueda hacer suponer que el cuerpo manejó mal su presupuesto. Quien diga eso es porque no leyó las ordenanzas de presupuesto, por desconocimiento, o motivado por alguna cuestión que nada tiene que ver con el aspecto técnico o contable".

Señaló que "el concejal Arias declaró en los medios que pedirá informes pero en realidad esos informes a los que hace referencia ya fueron aprobados por él mismo, integrando la comisión de Hacienda, y al momento de que fueron tratados en el recinto".

Sin autonomía económica

Ovejero agregó: "El Concejo Deliberante no tiene autonomía económica a pesar de que tiene asignado un presupuesto propio y que por lógica aprueba la ordenanza presupuestaria anual del municipio. Por ese motivo, cuando el cuerpo necesita comprar o adquirir un bien se hace el pedido correspondiente y el Ejecutivo confecciona la orden de pago para determinado proveedor, a quien le abona en forma posterior con cheques emitidos por la comuna. El Concejo Deliberante de Tartagal no maneja dinero en efectivo salvo una caja chica de $5.000". Ovejero precisó que el cuerpo "tampoco maneja los recursos de sueldos, dietas ni honorarios".

"En mi caso, yo recibo el cheque que emite el Ejecutivo -no el Concejo Deliberante- y eso sucede con los honorarios profesionales y con absolutamente todo lo que implique el pago a proveedores, sueldos, dietas, servicios o lo que fuere", dijo.

El asesor contable del Concejo de Tartagal explicó además que "en ejercicios fiscales anteriores el presupuesto del CD tuvo superávit, porque estaba asignada una partida para la compra de un vehículo o la adquisición de un inmueble, iniciativas que no se concretaron. Pero se decidió volcar esos recursos a las mejoras del edificio".

Interpretación maliciosa

"El artículo 7 de la ordenanza de presupuesto prevé justamente la transferencia de partidas; pero de ahí a considerar que se malversaron fondos o se los utilizó en forma sospechosa, hay una diferencia abismal que solo puede interpretarla así quien no haya leído jamás un presupuesto municipal", dijo.

"Presupuestos, rendiciones trimestrales y ejecuciones presupuestarias conforman -entre otras medidas- un círculo virtuoso de control y en Tartagal solo resta aprobar el último trimestre del 2018, porque estaba en receso -una situación prevista en el reglamente interno del cuerpo-, lo que se realizará en la primera sesión ordinaria de la presente semana. Pero todo lo anterior -con el voto de Arias tanto en la comisión de Hacienda que presidía como en el recinto- ya está aprobado", graficó Ovejero.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...