Tata Yofre: “Por Alberto Fernández tengo respeto intelectual"

El periodista, escritor y asesor político Juan Bautista “Tata” Yofre llegó a Salta para presentar su último libro titulado “Dios y la patria se lo demanden: los archivos secretos de la política argentina (1930-2019)”. El Tribuno entrevistó al exasesor de Carlos Menem que habló sobre el escenario político actual y consideró que todavía no está nada definido. “La moneda está en el aire todavía”, afirmó. El exembajador consideró que Alternativa Federal puede hacer un papel importante en estas elecciones. “Hay una corriente del peronismo que va a tener una presencia importante y quiero saber para quién se va a inclinar”, expresó.

¿Cuáles son esos secretos que revela en su libro?
Vengo a presentar mi último hijo. En cierta manera son secretos inconfesables que salen hoy a la luz porque nunca han sido revelados y yo tengo acceso a archivos privados, tengo la suerte de tenerlos. Te podría contar que el archivo es del hombre que estaba al lado de Uriburu en 1930. Cuando trabajaba en Clarín en el año ’78 apareció un tipo y me dijo: ‘tengo esta carpeta y no sé qué hacer’, me la dio y salió corriendo. Esa carpeta era el archivo del general Oscar R. Silva, que había sido edecán (ayudante de campo) de Uriburu, fundador del GOU (Grupo de Oficiales Unidos) y hombre del Colegio Militar. Ahí adentro había muchos papeles, estaba la caída Yrigoyen y los tiempos intermedios entre lo que va a ser su caída y la llegada de Juan Domingo Perón al poder.

¿Cuándo empezó la decadencia en Argentina?
Es anterior a 1930. Hubo un momento en que el impulso que traía la Argentina aflojó.

¿Por qué?
Quizás era el impulso de una argentinidad muy profunda que venía de los tiempos de Avellaneda, Roca, Pellegrini, que se fue mezclando con una Argentina naciente con inmigrantes, que no tenían esa enorme afinidad con la tierra pero que venían a hacerla grande, trajeron valores que no eran argentinos, algo pasó. Lo cierto es que esa enorme promesa que era los Estados Unidos América del Sur, no lo fue.

¿Esa decadencia fue política, institucional, cultural, económica?
Se la vio en lo económico, lo político, lo cultural se desvaneció de a poco, la escuela de aquellos años no es la escuela de hoy, los intelectuales tampoco. Cuando se afloja un país, se afloja todo. Económicamente no logramos salir adelante, todo es un gran fracaso, nada termina. 

¿Por qué hay más de 100 años de decadencia? ¿Por qué nunca ningún gobierno pudo hacer las cosas bien?
Ha faltado nacionalidad, ha faltado empuje, honradez, disciplina y el no creer que llegan para fundar algo, todos se sienten fundadores de algo nuevo. No tomamos lo mejor que nos dejan y lo continuamos. No somos generosos con los antecesores, nos peleamos por bajezas y creemos que somos más de lo que realmente somos.

¿Qué piensa del escenario político actual? ¿De la fórmula Fernández-Fernández o de los candidatos de Alternativa Fede ral? 
Todavía no está terminado, la moneda está en el aire todavía. No sé si esa fórmula es definitiva, no sé cómo va a ser el papel de Lavagna que está muy solo pero él se siente muy acompañado, no sé por quién. Lanza su candidatura y va a ser una especie de Luder. En el año ’83, uno de los argumentos que tenían los radicales era que Luder iba a ser un hombre que no iba a poder gobernar porque iba a estar manejado por el sindicalismo argentino, y acá lo está poniendo (a Lavagna) “Luisito” Barrionuevo y Eduardo Duhalde, dos grandes tipos y amigotes si se quiere, pero Lavagna va a depender de ellos. Después quiero saber qué hará Schiaretti. Me falta De la Sota... hay un gran vacío en Argentina, era el tiempo de De la Sota.

¿La gran victoria de Schiaretti le da un impulso nacional o debería quedarse para el armado de Alternativa Federal?
No será candidato, tiene problemas de salud.

Pero el candidato que tenga su apoyo va a ser importante...
 Por eso mismo. Va a ir a una reunión muy importante donde va a estar Massa, Urtubey, Pichetto, el peronismo que ellos llaman republicano y vamos a ver qué sale de ahí. Hay que ver todavía la convención radical, qué actitud van a tomar los socios y vamos a ver si Cornejo, el presidente de la Unión Cívica Radical, se levanta y repite aquello que dijo por televisión, de que Macri puede llegar a no ser candidato a presidente. Pero atrás de todo eso está Trump, que pone la plata. Es muy fácil tener a Trump que nos preste la guita para llegar a las elecciones y después ¿qué viene? Entonces la moneda está en el aire, habrá que ver cómo se llega a junio y ahí decidir. Yo no quiero ser un fanático, no tengo nada negativo y tengo un respeto intelectual por Alberto Fernández.

¿Qué opinión tiene sobre él?
Que es un muy buen funcionario, un tipo culto, sensible, componedor, no es en la locura desde cierto lumpenaje kirchnerista que rodea todo eso. Hay que verlo, vamos a ver cuál va a ser el papel de Cristina, vamos a ver qué se decide en estas horas en los tribunales de ella.

¿Hay espacio para una tercera fuerza como plantea Urtubey o Massa o la elección se define entre Cristina y Macri? 
Yo creo que hay una corriente del peronismo que va a tener una presencia importante y quiero saber para quién se va a inclinar. Porque podría inclinarse votando a Lavagna, que tiene méritos porque ha sido ministro de economía en un momento difícil y trabajó bien. ¿Pero qué mérito político tiene Lavagna? Fue candidato del radicalismo en el 2007 y no tuvo más de ocho puntos, nada. Yo veo un hombre que está con una gran pasividad como esperando que lo vayan a buscar a su casa para salvar la nación y no es así.

¿Extraña ser candidato con Olmedo?
No (risas), nunca pensé ser candidato a vicepresidente, yo te diría que es un chiste del querido Alfredo Olmedo. Alfredo es un tipo exquisito pero no era yo el candidato a vicepresidente. Yo soy un tipo a veces un tanto individualista. A mis libros los hago yo solo y nadie me los toca. Ser vicepresidente es estar hasta las cuatro de la mañana tratando cosas que no me interesan a veces y estar conciliando con personajes que tampoco me interesa conocer. Yo soy, a veces, un gran indisciplinado y Alfredo Olmedo necesita alguien más acorde para eso.

¿Está de acuerdo con su candidatura a gobernador?
Yo no sé por qué dejó la candidatura la presidencial, desconozco eso. No veo nada malo que él vuelva a su casa que es Salta y si es posible quiero decirle que lo mejor que yo conocí a su lado es su padre. Su padre es un gran tipo, un laburador de esos que hicieron a la Argentina grande. No sé cómo le va a ir, tengo la sensación de que se apagó un poco, pero es nada más que una percepción que por ahí no coincide con la realidad.

¿Qué opinión tiene de Urtubey?
Creo que es un tipo muy valioso, que es joven, que se dedicó a la política desde muy joven, es pariente directo de alguien a quien yo estimé mucho que era Julio Mera Figueroa. Tiene futuro, quizás presente no tenga mucho, pero futuro tiene. En las encuestas quizás no da bien pero está siendo conocido nacionalmente, y eso es lo que le interesa a él. Va a tener un papel el día de mañana, eso es innegable.

¿Que deja este gobierno cuando finalice su mandato?
Un gran fracaso, un enorme fracaso de una generación de chicos que nunca se dedicaron a la política, no les interesó. No estuvieron en momentos importantes en la calle pero sí estuvieron haciendo negocios. Sí en buenas universidades, sí en buenos colegios privados... 

La falta de calle a la que hace referencia, ¿es fundamental?
Absolutamente. La calle te da el cariño por el vecino, te da conocer sus preocupaciones, sus necesidades, el cómo se defiende uno de frente a un cuadro de violencia. Estos no conocen nada, nunca fueron a ningún lado, hacían los actos políticos dentro del colegio Cardenal Newman.
.
.
.
.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...