Alerta en Salta por Salmonella: casi tres de cada cuatro casos fueron en la capital

Más del 73 por ciento de los casos de salmonella reportados entre octubre y noviembre en la provincia corresponden a Salta capital.
En los últimos dos meses se notificaron 76 infecciones al Ministerio de Salud Pública, sobre todo en el sector estatal. Las últimas semanas la mayoría de las patologías se vieron en el Hospital Público Materno Infantil (HPMI).
Del total de los casos reportados, 55 corresponden a Capital. Los demás fueron hallados en Cerrillos (6), Rosario de Lerma (5), Cafayate (3), Coronel Moldes (1), El Carril (1), San Antonio de los Cobres (1) y hay 3 sin dato de departamento. 
La directora general de Coordinación Epidemiológica, Analía Acevedo, reconoció que hay “una detección muy importante de casos y muy similar a la que hubo la temporada anterior, a fines de diciembre”, pero advirtió que todavía no se trata de un brote, sino que son casos aislados.
Las infecciones podrían aumentar los próximos meses, cuando lleguen el verano y las temperaturas más altas. En enero último se registraron 253 casos y en febrero, 97. El primer mes el departamento Capital representó casi el 80 por ciento de las infecciones en la provincia.
Para evitar que haya una gran cantidad de casos en poco tiempo, desde el Ministerio de Salud Pública buscan enfocarse en la promoción y prevención de las infecciones por salmonella. La semana pasada se reunieron con autoridades del HPMI para trabajar sobre eso y planean una tarea en equipo con Bromatología.

 Causas y síntomas

La salmonelosis es una enfermedad de transmisión alimentaria (ETA). Estas se producen por la ingestión de alimentos y/o agua que contienen agentes que pueden afectar la salud. Las ETA pueden producir diarrea, vómitos o náuseas, acompañadas -o no- por fiebre y dolores abdominales.
Para las personas sanas la mayoría de las ETA duran un par de días y no presentan complicaciones, pero para las más susceptibles, como niños, ancianos, embarazadas y quienes padecen otras enfermedades, pueden ser más severas y hasta provocar la muerte.
La salmonelosis se relaciona, sobre todo, con la conservación de los alimentos, como el consumo de frutas y verduras mal lavadas, de huevos crudos y otros productos como mayonesa, queso, helado y crema. Otra vía de transmisión es fecal-oral: cuando las personas entran en contacto con las heces de animales o de humanos infectados. 
Las medidas más importantes para prevenir esta patología son el lavado de manos y el manejo seguro de los alimentos.
El aumento de la temperatura ambiental y la falta de suministro constante de agua contribuyen a que haya más infecciones. Al tener menos agua almacenada, las personas no pueden lavarse las manos adecuadamente, cocinar de manera segura ni desinfectar el baño, lo que favorece la transmisión por vía fecal-oral. 

 No sería el agua

Expertos advirtieron que la transmisión de la salmonella se relaciona con los alimentos y no con el agua corriente, de acuerdo con las investigaciones de años anteriores.
La salmonella paratyphi B comenzó a circular en la provincia a fines de noviembre de 2017. El ciclo de la bacteria comienza a mediados de septiembre y se prolonga hasta fines de febrero. Durante el resto del año hay casos aislados y esporádicos.    

Consejos para evitar contagios

Para evitar el contagio de salmonella, desde el Ministerio de Salud Pública brindaron consejos vinculados, sobre todo, con la conservación y manipulación de alimentos.

Pidieron conservar carnes, pescados y productos de repostería refrigerados o congelados.
Descongelar carnes y pescados en recipientes cerrados dentro de la heladera y no a temperatura ambiente. Toda preparación que lleve carne, sobre todo de ave, debe estar bien cocida. Evitar consumirla si presenta jugos rojos. 
Los mariscos comprados vivos deben ser bien cocinados.
Recomendaron que las carnes crudas no entren en contacto con otros alimentos que se vayan a consumir sin ser cocidos. Los recipientes y utensilios que se utilicen en su preparación deben ser lavados minuciosamente. 
No conviene consumir alimentos elaborados que, precisando de refrigeración, estén expuestos a la venta a temperatura ambiente ya que es posible que se haya cortado la cadena de frío.

Evitar comer huevos crudos o que no estén bien cocidos. Los huevos deben ser frescos y tener la cáscara limpia; desechar los que están rotos. No conviene lavarlos, ya que la humedad favorece la entrada de la bacteria. 
No partir los huevos en el borde del recipiente donde se los va a batir. Si se va a separar la clara, mejor hacerlo sin usar la cáscara. 
Las mayonesas y las salsas caseras deben consumirse de inmediato y no conservar los sobrantes. 

Las verduras y frutas deben ser bien lavadas con agua segura. Cuando el agua no es segura, hay que potabilizarla mediante hervor y enfriarla. Conservarla en un recipiente limpio y hermético. 

Utilizar recipientes herméticos para conservar comida en la heladera y no guardarla a temperatura ambiente. 
Mantener limpios los recipientes, utensilios y superficies donde se prepara la comida.

Lavarse las manos con agua y jabón antes de preparar alimentos y antes de comer, sobre todo luego de haber tocado perros, gatos u otros animales. 
Ayudar a ancianos, niños pequeños y personas con discapacidad en su correcta higiene personal, sobre todo ante procesos diarreicos.

Para las fiestas

De cara a los festejos de fin de año, recordaron que la mezcla de comidas y bebidas no frecuentes en la alimentación diaria y el consumo en exceso pueden llevar a tener infecciones del tracto gastrointestinal.    
 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...