Movilización en el centro de la capital salteña

Los docentes autoconvocados marcharon ayer en la plaza 9 de Julio de la capital salteña. Allí también se pudo notar una menor convocatoria que las movilizaciones del año pasado. Maestros y delegados se sumaron de a poco más cerca del mediodía.

“Nuestro pedido ya es un 30 por ciento de aumento y una cláusula indexatoria para nuestro bolsillo, que es un poco mejor que la cláusula gatillo que hemos perdido y que este Gobierno ha dejado sin efecto desde que asumió, en diciembre”, expresó la delegada Di Piazza. En realidad, el decreto que había firmado el exgobernador Juan Manuel Urtubey solo abarcaba el período 2019.
“El 8 por ciento que ellos ha otorgado es una deuda que tienen desde diciembre, enero y febrero. No hay nada sustancial en lo que los gremios han ido a firmar en el inicio de paritarias”, consideró.
Di Piazza planteó que los 2 mil pesos por única vez son insuficientes: “El miércoles, cuando se reunieron con el Gobierno no había plata para ofrecer, pero, cuando vieron que los autoconvocados comenzaron a movilizarse, aparecieron 2 mil pesos de las arcas del Gobierno para empezar a frenar esta lucha. Sabemos que dinero hay”.
Di Piazza mencionó que en marzo del año pasado obtuvieron una suma más alta: “Conseguimos un bono de 5 mil pesos, cuando la realidad aún no era tan caótica como ahora a nivel nacional y provincial”. 
La mujer cuestionó que los gremios negocien con el Gobierno sin incluirlos: “No tienen la modalidad de los autoconvocados, que transmiten en vivo una negociación, para que el docente sepa qué se habla y qué no y cuál es la interacción entre el cuerpo de delegados, que representa a las bases, y el Gobierno”.


En cuanto al paro convocado por el sector, es dispar en distintos puntos de la provincia. En algunas escuelas del interior la asistencia es del 100%, mientras que en otras la adhesión a la medida de fuerza alcanza el 60%, como es el caso de Cerrillos.


“Lo que puedan hacer los gremios en nosotros no es sustancial, porque ya hemos dejado plasmado desde 2019 que los gremios no nos representan”, advirtió.
“Los del interior siempre son más sometidos”, manifestó Verónica Morales, de Cerrillos. “Tenemos muchas más dificultades, no solo en cuestiones edilicias sino también en cuanto a transporte y zona”.
Mencionó que muchos docentes se manejan a dedo para ir a dar clase porque no les alcanza lo que reciben por traslado. Muchos que trabajaron en el Programa Alimentario Salteño (PAS), dando de comer en las escuelas, aún no cobraron.
“Nuestra lucha no es solo por el salario del docente. La necesidad es impresionante. Para material didáctico, nos dan 210 pesos: no se compra ni un fibrón. No nos dan para uniformes. El delantal lo paga el docente y en el reglamento dice que no podemos ir de zapatillas. Hay chicos que no tienen lapicera, hojas, carpetas ni borradores: eso sale del bolsillo del docente”, expresó.
Los autoconvocados piden que se blanqueen los ítems que cobran en negro. Aseguran que representa el 70 por ciento de su sueldo y que afecta, sobre todo, a quienes quieren jubilarse. 
.

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...