Propuesta de  empresarios para  "el día después"

Con el objetivo de poner en marcha una economía que ya venía golpeada antes del coronavirus y que en lo últimos días profundizó su caída, el Gobierno recibió una propuesta para el día después de la cuarentena.

El diario La Nación asegura que en 53 páginas, unos 300 argentinos inquietos y preocupados, entre los que se cuentan emprendedores, médicos, científicos, empresarios pymes, trabajadores y ciudadanos, reseñaron un documento que le entregaron horas atrás al presidente Alberto Fernández.

"Establecer la cuarentena en una etapa temprana al ciclo del contagio hace suponer que al día de hoy no seamos tantos los infectados", inicia el capítulo uno de los ocho que componen el estudio. Inmediatamente, el meollo de la presentación: "No es sostenible seguir encerrados. Como país necesitamos poner en marcha nuevamente la actividad económica, en forma gradual y segura en términos sanitarios. Por cada semana donde el país funciona a, digamos, el 50%, se pierde cerca del 1% del PBI del año. Tampoco nuestro país cuenta con la capacidad de implementar programas de estímulo fiscal y monetario como lo están haciendo otros países".

¿Qué hacer? Esa fue la pregunta que se hicieron y a la que le dedicaron días de trabajo para elaborar un diagnóstico y un plan. Todo se divide en ocho capítulos. Testeos: una herramienta más; tecnología y apps: propuesta de aplicación de tecnología para relajar la cuarentena y activar la economía y aislamiento y distanciamiento físico, son los tres primeros.

Luego, siguen otros sobre medidas financieras y otras impositivas para las pymes; reducción y reorientación del gasto público; funcionamiento remoto poder judicial y, finalmente, apertura de mercados potenciales el día después de la pandemia.

Reducir el gasto público

Una reducción del "gasto público que no sea prioritario en el marco de la pandemia por el COVID-19" es uno de los capítulos centrales de la propuesta acercada por el sector empresarial al Gobierno, que incluye reducir 10% las erogaciones de todas las empresas estatales.

La iniciativa advierte que la Argentina tiene "un gasto público desmedido con respecto a su sector privado, que es quien lo mantiene".

"Esta puede ser una oportunidad para que se transfieran del sector público al privado no solo recursos sino también empleos, si el Estado canaliza su ayuda para que este contrate cada vez más personas", indica el documento.

Las propuestas son concretas. Suspender viáticos y gastos de representación; no pagar el bonus de $10.000 a empleados públicos y dejar de hacer publicidad oficial con excepción de comunicados e instrucciones sobre la pandemia.

También, dejar de destinar dinero a los procesos de obras públicas no iniciadas y de compras no relacionadas con la salud y no contratar de nuevos empleados, salvo en las áreas directamente relacionadas al coronavirus.

También proponen no hacer pagos de aportes a sindicatos estatales y de empresas públicas mientras dure la pandemia y exigir que cada gerente general de cada empresa pública se comprometa a presentar un plan de acción para bajar gastos de 10% en su compañía.

Finalmente, un objetivo que siempre se le escucha al sector privado. "Sería necesario que la Argentina cuente con una administración pública profesional y moderna a la cual se acceda por concurso, se ascienda por meritocracia y que constituya el motor del Estado nacional, a pesar de los cambios políticos producto de las elecciones".

El documento destaca que "estas reducciones en gastos públicos pueden dar recursos para que el Gobierno nacional, provincias y municipios, orienten sus mayores esfuerzos a que las pymes puedan contratar nuevos empleados evitando que las administraciones públicas aumenten sus plantillas generando un mayor problema para el futuro".

Esto lo pueden hacer con medidas innovadoras y audaces, como por ejemplo que el salario de los nuevos empleados contratados por las pymes durante 2020 y 2021 sean deducibles en un 50% de ingresos brutos y un 50% del impuesto a los créditos y débitos bancarios, o condonando deudas fiscales anteriores a la pandemia, que de cualquier modo después de esta crisis serán impagables por las pymes", indica la propuesta.

Prevén crear fondos para pagos

La propuesta empresarial para el día después de la cuarentena por coronavirus prevé crear un fondo destinado a mantener la cadena de pagos en el sector pyme, en el marco de una reanudación gradual de la actividad, protegiendo a los sectores más vulnerables.
Titulado “Propuestas para ayudar a reducir el impacto del COVID-19 en los argentinos”, el documento, de 53 páginas, ya le fue presentado al presidente Alberto Fernández hace algunos días.
Uno de los capítulos clave es el cuarto, sobre medidas financieras, que propone la creación de un fideicomiso pyme con el objetivo de asistir al sector para que no se quiebre la cadena de pagos.
“El Fidepyme tendría como objetivo primario asistir a las MiPymes en el marco de la ruptura de la cadena de pagos, consecuencia directa del cierre de gran parte de las actividades industriales y comerciales producto de la necesaria cuarentena de contención del COVID-19”, señala la propuesta.
El objetivo es que el fideicomiso sea fondeado por el Tesoro Nacional y también sirva para garantizar la sanidad del sistema económico de las MiPymes.
El Fideicomiso absorberá una porción de los cheques en circulación que vencen y no se abonan, para incluirlos como un activo propio siendo su pasivo el aporte del Tesoro Nacional.
En la práctica, si un cheque fuera rechazado por falta de fondos, la cámara de compensación enviará el cheque al Fidepyme, que se convierte en el acreedor de la MiPyme que libró el valor.
El Fidepyme abonará el cheque al depositante del mismo, y notificará a la MiPyme de la situación y del pasivo generado, y le ofrecerá la posibilidad de cancelarlo de acuerdo a las siguientes opciones:
-En un pago o serie de pagos dentro de los 90 días corridos desde la fecha de depósito del cheque, pudiendo la MiPyme realizar pagos parciales sin el pago de intereses.
-Luego de los 90 días, el monto que no se hubiera abonado, se amortizará en 36 cuotas mensuales consecutivas a una tasa de interés anual del 24% utilizando el sistema de amortización Alemán con intereses sobre saldos.
Los días 15 de cada mes se computará el monto total de cheques rechazados que cada Mypime adeuda al Fidepyme, comenzando a regir los plazos establecidos.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Nacionales

Últimas Noticias de Pandemia del coronavirus

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...