Insectos invaden la vidriera del Museo de Arte Contemporáneo

A pesar de que los museos tienen las puertas cerradas, el arte se las ingenia para llegar a los transeúntes que pasen por la España esquina Zuviría. Quien camine por allí se puede sentir acompañado, durante 25 metros, por inquietantes insectos que lo acechan desde la vidriera del Museo de Arte Contemporáneo (MAC).
El Proyecto VACA del MAC no cesa y durante dos meses se podrá apreciar “Entomológica”, la muestra de Martín Córdoba con la que el pasado 18 se cerró la transmisión en vivo por el Día Internacional de los Museos. 
La serie está compuesta por obras en pequeño formato, aunque también las hay de gran porte, realizadas sobre papel con lápices y acrílicos.
“Estos dibujos los empecé a hacer hace un año, o un poco más, y los tenía medio parados. Al entrar en la cuarentena, como estaba obligado a pintar dentro de casa, los retomé y seguí con el lineamiento de los insectos”, señaló Córdoba. 
Mientras voces como la de la ministra de Medio Ambiente alemana, Svenja Schulze, advierten que los insectos (reino al que pertenece el 70% de la biodiversidad del planeta) son fundamentales para el equilibrio ecológico -y por ello impulsa una ley para protegerlos-, la mayoría de las personas solo piensa en exterminarlos. 
“Siempre me llamaron la atención los bichos, desde muy chico, porque me crie en la naturaleza, fui mucho al campo. Entonces ahora empiezo a dibujarlos y a experimentarlos de otra manera”, definió Córdoba, quien vivió junto a sus padres en Necochea, ciudad bonaerense que queda sobre la costa atlántica, antes de afincarse en Salta. 
Los insecticidas, el calentamiento global y los cambios en el uso del suelo atentan contra las distintas especies de insectos que habitan en el mundo como abejas, mariposas y luciérnagas, primordiales para el desarrollo de plantas y cultivos por ser polinizadoras. 
A contrapelo de esto, Martín trae su propuesta de reflexionar sobre la capacidad transformadora y transportadora de estos pequeños individuos. 


 

Crear “encerrado”

Córdoba es dibujante, grafitero y muralista. Diez años atrás empezó a intervenir las paredes de la ciudad de Salta, primero con Javier Cook y luego con Julien Guinet. 
Luego ha trabajado en diversas dimensiones utilizando técnicas que van desde el trabajo con aerosol y aerógrafo hasta la acuarela. 
Realizó muestras individuales y colectivas en museos y salas de la ciudad y participó en pintadas acompañando eventos literarios y musicales junto a bandas como El Barco del Abuelo, Las Wi fi y Bort, en vivo en el Cafarock y en el Urbanfest de Cochabamba (Bolivia).
Consultado acerca de con qué ánimos afronta la “pérdida” de sus paredes-lienzos, señaló que se ha adaptado usando todos sus recursos. 
“La cuarentena la viví tranquilo. Me dio tiempo para trabajar en casa en obras que tienen otro formato y sobre ideas que venía pensando hace mucho. Fue encerrarme de prepo, pero me dio la posibilidad de trabajar en otro formato y experimentando otras cosas. Estoy acostumbrando a estar todo el día en la calle, pintando, viendo a un cliente, y el encierro al comienzo me costó un poco, pero después fue positivo. Tuve laburos, vendí obras, fue un tiempo que necesitaba y nunca lo había tenido”, manifestó. 
Sin embargo, consciente de que su buen sino no fue el de todos los que conforman el diverso ámbito artístico, expresó que “el sector está muy angustiado, y es una situación difícil. No solo está complicado para los artistas plásticos, sino, sobre todo, para los artistas callejeros que hacen semáforos y plazas, para los músicos que no tienen un lugar dónde tocar, que no tienen para quién tocar en realidad”. 
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Espectáculos

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...