Declaró el bagayero  que se salvó de  sicarios

En una nueva jornada del juicio oral que se desarrolla contra los sicarios en Orán, ayer declaró Ricardo Adrián Gerónimo, el bagayero que milagrosamente se salvó de ser asesinado por los imputados el 1 de mayo de 2017. Las audiencias se llevan a cabo en la Sala II del Tribunal de Juicio de esa ciudad, los magistrados son María Laura Toledo Zamora, Héctor Fabián Fayos y Raúl Fernando López.

Los siete imputados son Ricardo Raúl Rojas, José Martín Castillo, Alejandra Beatriz Núñez, Norberto Roque Mendoza, Matías Francisco Sarmiento, Enzo Javier Quiroga y Daniela Fernanda Liborio. Están acusados del crimen de Raúl Fernando Martínez y del intento de homicidio de Gerónimo, quien ayer pasó frente al tribunal colegiado y contó su verdad. Durante la tarde declaró la viuda de "Lalo" Martínez, quien estuvo presente en el momento del hecho sucedido el 6 de mayo de 2017.

Gerónimo dijo que no se presentó antes porque el año pasado había recibido amenazas de muerte de parte de la pareja de Rojas, de nombre Sandra, quien le dijo "fijate qué vas a declarar porque te vamos a matar". Ante esto, la fiscal Viazzi pidió que se corra vista a la fiscal en turno. Dijo que conocía a Martínez, la otra víctima, incluso que fueron cuñados y trabajan juntos como bagayeros.

Antes de conocer a Martínez sostuvo que trabajaba con Rojas, uno de los imputados, con él tuvo problemas por culpa de su mujer. Gerónimo dijo haber sido apuñalado cuatro o cinco veces en Bermejo en el 2013 o 2014 y que no lo denunció porque tenía problemas con la Justicia dado que tenía un pedido de captura en su contra. Sostuvo que a pesar de los problemas siguió trabajando con Rojas hasta el 2016, año en que se fue con su amigo "Lalo" Martínez.

Sobre el hecho, Gerónimo recordó que antes de ingresar a su casa vio pasar a un muchacho vestido con ropa deportiva y una gorra, lo saludó y le dio la espalda. Al abrir la reja sintió el ruido de un arma y luego cayó herido por las balas. Fueron 13 disparos y seis impactaron en él: tres en la columna, dos en las costillas, uno en la pelvis y otro en la pierna. Luego el agresor se dio a la fuga en un auto blanco donde iba otro hombre.

 

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...