Emboscaron y atacaron a golpes a periodista en Isla de Cañas

En medio de la semana de actividades dedicadas a los periodistas, en Isla de Cañas sorprendieron y atacaron a golpes a un comunicador radial. El periodista había realizado un informe sobre el estado de las ambulancias en un contexto de pandemia por coronavirus y pedía al Gobierno de la Provincia más vehículos; luego fue atacado por el chofer de la ambulancia.

Eulogio “Diego” Aramayo tiene su programa radial en FM Santiago, y expuso una realidad que se vive en la localidad que tiene su única conexión con el mundo por medio de unos 80 kilómetros de la ruta hacia Orán. Se debe aclarar que Isla de Cañas integra el departamento Iruya.

“En Cañas tenemos dos ambulancias. Una está rota y la que anda está atada con alambres. En cualquier momento nos quedamos sin poder salir con cualquier emergencia”, dijo Eulogio a El Tribuno. Con ese informe llegó a los medios de Orán e inclusive a los provinciales.
Y las realidades en los pueblos chicos arden como infiernos grandes.
El miércoles de la semana pasada, cerca de las 15, en calle 20 de Junio, frente al playón municipal, Eulogio fue emboscado y atacado con golpes de puño y puntapies por el chofer de la ambulancia del pueblo.
Ernesto Canchi bajó al periodista de la motocicleta en la que viajaba tomándolo del cuello, le asestó una serie de trompadas y cuando Eulogio cayó al piso siguieron las patadas que afectaron sus costillas.
“Si seguís, te voy a matar a vos y a tu familia”, dijo el agresor con tono mafioso; todo consta en la denuncia que realizó el comunicador ante la Fiscalía Penal III, Orán.
Es la impunidad en los pueblos, poder que se siente en la piel y que se ejerce ante el silencio. 
Ernesto Canchi es hermano de la exintendenta Angelina Lucía Canchi y, en consecuencia, cuñado del exsenador provincial Roberto Poclava. Los Canchi y los Poclava ejercieron el poder durante años y por eso Ernesto agredio y amenazó de muerte a un periodista y a toda su familia con total impunidad.


La denuncia consta del informe que realizó el doctor Ramón Rojo, del Centro de Salud “Miguel Ragone”, donde fue asistido Eulogio Aramayo tras la golpiza.

Amenazas

“Me dijo que me iba a hacer desaparecer si seguía hablando”, dijo Eulogio y es un indicio de las viejas prácticas represivas. El agresor no está detenido y convive diariamente con el agredido y amenazado en un pueblo que es pequeño.
Eulogio no apoyó, en las últimas elecciones, a la candidatura de Angelina Canchi y la factura estaba lista para su cobro.
“Yo no puedo vivir ni trabajar tranquilo. Este hombre es violento y tiene familiares políticos. Ellos sienten que pueden tapar todo, y es por eso que tengo miedo de que me pueda pasar algo peor”, concluyó el periodista.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...