Salieron a buscar a los acreedores  para el canje de la deuda bajo ley local

Desde el Ministerio de Economía de la Nación salieron a tentar a los acreedores de bonos bajo legislación local para que se sumen a la reestructuración de la deuda que propone la cartera que dirige Martín Guzmán.

Si bien la mayoría de esos tenedores están concentrados en Capital Federal (representados sobre todo por fondos externos, bancos y compañías de seguros), desde el Gobierno nacional buscan que la porción que se encuentra en las provincias también adhiera al canje. En las ciudades del resto del país el universo de acreedores está compuesto principalmente por empresas, cajas previsionales, personas individuales y asociaciones mutuales, entre otros.

A diferencia de la reciente oferta que se hizo por los títulos bajo ley extranjera, en la que hay una quita importante de lo adeudado, en la actual negociación se intenta más que nada extender los plazos de pago de lo que se adquirió con los instrumentos financieros regulados con normas nacionales, que suman la friolera de 41.715 millones de dólares.

Del éxito de esa operación depende buena parte del resultado que pueda obtener, por ejemplo, el Gobierno de Salta en su intento de reestructurar su deuda de 380 millones de dólares que corresponde a lo que se debe por los fondos de Reparación Histórica y Del Bicentenario.

"Las reestructuras de las provincias van a verse favorecidas por la negociación nacional. Al despejarse la incertidumbre y terminar de concretarse el canje como todos anhelamos creemos que va repercutir positivamente en las provincias para que terminen de encausar sus procesos de una manera rápida y eficiente", explicó Diego Bastourre, secretario de Finanzas de la Nación, en una conferencia de prensa por teleconferencia de la que participó El Tribuno.

El 45% de los acreedores de la deuda bajo legislación local son instituciones públicas, por lo que se descuenta la adhesión al canje de ese sector. El porcentaje restante de la deuda está en manos de privados y es ahí donde apunta la campaña de seducción que iniciaron desde Economía.

El martes pasado se habilitó la posibilidad de que los acreedores adhieran a la reestructuración. El procedimiento establece un período de aceptación temprana que se extenderá hasta el 1 de septiembre. El incentivo en esa opción es que ofrece intereses corridos hasta el 4 de septiembre, además de tener prioridad para la selección de los nuevos bonos.

Luego sigue el denominado período de aceptación tardía, del 2 al 15 de septiembre. Quienes ingresen en esa etapa recibirán intereses corridos hasta el 6 de abril y quedarán a la cola en cuanto a la prioridad de asignación de los nuevos papeles.

En un rápido resumen de la oferta (para más detalles se puede ingresar a la página web del Ministerio de Economía) se destaca que los tenedores de letras y bonos del Tesoro con vencimiento entre el año pasado y 2023 pueden elegir nuevos títulos en dólares bajo legislación argentina, con vencimientos en 2030, 2035 y 2041.

Está la opción de seleccionar bonos denominados en pesos, ajustados por el Coeficiente de Estabilización de Referencia (CER), Boncer 2026 más un margen de 2 puntos porcentuales, y Boncer 2028 más uno de 2,25. En tanto, los acreedores con bonos que vencen entre 2025 y 2037 tienen a su elección títulos a 2035 o 2041; y la opción para el bono con Descuento 2033 es uno nuevo a 2038 o 2041, y para el Par 2038 solo a 2041.

Los tenedores de bonos con vencimiento entre 2020 y 2033 tendrán la opción del Bonar 2029.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Encuesta

De 7 a 8.30 los colectivos será de uso exclusivo para alumnos, docentes y personal de salud y seguridad. ¿Estás de acuerdo con la medida?

Importante ahora

cargando...