Zicosur no funciona

El extremo norte del territorio argentino vinculado histórica y principalmente desde la conquista hispánica a la Cuenca del Pacífico a través del puerto del Callao del Virreinato del Perú, sesgada la misma posteriormente por el desarrollo del Virreinato del Río de La Plata y luego por el permanente centralismo de este último ya organizadas las Provincias Unidas del Río de la Plata, prosigue sin prisa y sin pausa en su enorme e importante extensión con todos sus recursos naturales y su población, manteniendo y conservando las limitaciones absolutas de su mediterraneidad subcontinental. Así, la sucesión de las diversas administraciones provinciales constitutivas en la actualidad de las regiones Noroeste Argentino (NOA) y Noreste Argentino (NEA) ya ingresado el Siglo XXI, tampoco pudieron lograr un desarrollo integral y coordinado en lo económico y social a favor de sus comunidades asentadas. A pesar de ello, durante la pasada década del 80 se intentó, sin embargo, constituir lo que los gobernadores de entonces nominaron como la región del Norte Grande Argentino. Transcurridas las últimas cuatro décadas, se intenta nuevamente exhumar este proyecto de tan significativa estrategia y trascendencia. Casi finalizando el Siglo XX, en 1997, se conforma no obstante, un foro de integración internacional que se lo denomina como Zicosur (Zona Integración Centro Oeste Sudamericano), integrado por las provincias del Norte argentino, algunos estados del Sur de Brasil, departamentos de Bolivia, regiones norteñas de Chile, y departamentos del Paraguay. Dicho foro de integración llegó a alcanzar un muy activo grado de enlace y conexión económica y comercial, con la participación de las cámaras empresariales y de las cancillerías de los países integrantes. Ello hasta un nivel teórico integracionista, pero sin llegar a la concreción de mayores intercambios comerciales, facilitaciones aduaneras y de transporte, y sobre todo un crecimiento sustentable del tráfico hacia los puertos del Pacífico, y de la hidrovía Paraguay-Paraná hacia el Atlántico.

Al respecto, la completa bien documentada nota del periodista Antonio Oieni publicada en la prensa de Salta con fecha 27 enero 2021, denota dramáticamente que este importante foro de integración internacional conformado en 1997, no estaría funcionando actualmente acorde con los principales objetivos establecidos en el marco de su necesaria estrategia, como lo es el de lograr una inclusión territorial económica y comercial del enclave mediterráneo sudamericano, que prosigue asfixiado sin conexiones suficientes ni con los puertos de ultramar del Pacífico así como del Atlántico. Conserva entonces su condición de subdesarrollo absoluto y pobreza creciente, no obstante su enorme capacidad de producción alimentaria, energética e industrial.

 

En nuestro caso, si bien actualmente se están esforzando los gobiernos provinciales de la región del Norte Grande, para aproximarse a estos ya antiguos y nunca logrados propósitos, debería aceptarse que si ello es tan dificultoso y los avances no se logran aún, parecería más distante y lejana la factibilidad de coordinar mejor una Zicosur, aparentemente.

En consecuencia, debería aceptarse que resultaría necesario y conveniente que las autoridades argentinas provinciales mencionadas, conjuntamente con sus espectros económicos-sociales, se interesaran y participaran más vigorosamente y mejor, para acercarnos a objetivos tan importantes. Caso contrario, nunca nuestra mediterraneidad colonial permanente será desarrollada debidamente en bien de las generaciones que nos sucedan.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de opiniones

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...