Cayó el supuesto patrón de dos  exconcejales narcos del norte

El empresario boliviano Wilson Maldonado Balderrama (65) fue detenido en Santa Cruz de la Sierra (Bolivia) acusado de ser el jefe de una banda dedicada al narcotráfico en la Argentina, al que se le adjudica un cargamento de 267 kilos de cocaína que había sido secuestrado en Chaco y por el cual ya hay dos exconcejales del norte provincial detenidos.

Wilson Maldonado Balderrama tenía una orden de captura de Interpol desde el 2019.

La captura fue solicitada por el juez federal de Salta Julio Bavio como sospechoso de ser el propietario de la cocaína secuestrada en el operativo "Febrero blanco".

Los panes de cocaína de aquel procedimiento tenían la particularidad de un sello en el frente con una "W".

La misma modalidad denunciada cuando los ladrillos de cocaína aparecían con la figura de un delfín y se le adjudicaba la propiedad de la droga al ya mítico Delfín Castedo.

Fuentes judiciales aseguraron que la detención del empresario se concretó en Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, y que el hombre se encuentra alojado en la cárcel de Palmasola acusado del delito de "transporte y contrabando de estupefacientes".

La detención

Según la comunicación de Interpol, el hombre fue apresado cuando se movilizaba a bordo de una camioneta Toyota Tundra por el kilómetro 14 de la avenida Doble Vía a la Guarda, de Santa Cruz de la Sierra, y no opuso resistencia.

La detención la concretaron efectivos de Interpol Bolivia y del Grupo de Reacción Inmediata (GRI) del departamento de Santa Cruz. El hombre apresado quedó a disposición de la jueza en lo penal de esa ciudad boliviana, Esther Ocampo, a la espera de que se inicien los trámites de extradición a la Argentina.

El empresario está acusado de tener vinculación con la operativo denominado "Febrero blanco" de 2016, cuando efectivos de Gendarmería Nacional interceptaron un camión que circulaba por la ruta nacional 16, en Chaco, y hallaron acondicionados 267,549 kilos de cocaína en panes que llevaban como logo una "W".

Por orden del juez federal 1 de Salta, Julio Bavio, fueron detenidos dos hombres que se movilizaban a bordo del camión y, pocos meses después, fue apresado un concejal llamado Alejandro Maurín.

Tanto los dos camioneros como el concejal fueron llevados a juicio en 2018 y todos ellos fueron condenados: el edil recibió una pena de 14 años de prisión, que aún está purgando.

En tanto, el juez también ordenó la captura de otro concejal, llamado Mauricio Gerónimo, quien permaneció prófugo durante un tiempo hasta que fue detenido en abril del 2019 precisamente en Santa Cruz de la Sierra, Bolivia.

Gerónimo, que es técnico en Economía y solo estuvo dos meses como integrante del Concejo Deliberante de Salvador Mazza, fue apresado mientras preparaba su fiesta de cumpleaños en Santa Cruz de la Sierra, donde residía con una identidad falsa.

Los narcovuelos a Anta

El golpe asestado en febrero de 2016 a una megabanda argentino-boliviana de narcotraficantes fue el principio de la caída de un cartel que dominó hasta esos años el tráfico de cocaína hacia los puertos del río Paraná y el Atlántico. 
Nueve miembros de la banda más activa del narcotráfico en el norte fueron procesados por la Justicia Federal de Salta. Entre ellos están los dos narcoconcejales de la localidad fronteriza de Profesor Salvador Mazza, Alejandro Maurín y Mauricio Gerónimo.
El operativo que se conoció como “Febrero blanco” tuvo lugar en el departamento Taco Pozo, Chaco. Allí se secuestraron 267 kilos de cocaína que habían sido sacados en un camión desde una finca cerca de Metán y fueron interceptados en el límite con la provincia de Chaco.
El destino de la droga habría sido Buenos Aires y la red que la traficaba tenía base en Salvador Mazza.

Vuelos blancos

De acuerdo a la investigación que durante un año hizo la Justicia Federal de Salta junto a Gendarmería, la organización se dedicaba a ingresar droga desde Bolivia a través de narcovuelos. Los ladrillos de cocaína eran arrojados en una finca del departamento Anta o Metán y allí se acondicionaban en vehículos para llevarlos al centro o sur del país, hacia un puerto o hacia Brasil. El secuestro de los 267 kilos de cocaína, realizado en febrero de 2016, se llevó a cabo cerca de la localidad de Taco Pozo, provincia de Chaco.
El camión que fue descubierto repleto de cocaína ya había sorteado algunos controles durante esa noche de febrero fue detenido en la ruta 16. Allí un can adiestrado para la búsqueda de cocaína derribó la organización.
 

 

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...