Para el Gobierno, el conflicto en  el sur no es su  problema,  y le  llovieron críticas

"No es función del Gobierno nacional reforzar el control en las rutas nacionales o brindar mayor seguridad a la región". Esa es parte de la respuesta que el presidente Alberto Fernández le envió a la gobernadora de Río Negro, Arabela Carreras, quien le había pedido apoyo de fuerzas federales para enfrentar la violencia de grupos mapuches en su provincia. Poco después el mandatario y su gobierno fueron objeto de múltiples críticas.

Y como si eso no fuera suficiente, ayer el ministro de Seguridad de la Nación, Aníbal Fernández, sumó un poco más de leña al fuego: "Señora, no puede exigir nada", le lanzó a la mandataria rionegrina.

Si bien la respuesta del Presidente a la gobernadora fue el miércoles, recién ayer se conoció su contenido.

En el texto, el jefe de Estado aseguró también que "es la propia Ley 24.059 de Seguridad Interior la que define que las fuerzas federales y provinciales actuarán en conjunto, cuando se encuentren empeñadas en el restablecimiento de la seguridad interior".

Fernández reafirmó que "no es este el caso ni mucho menos".

No obstante, el mandatario le manifestó a Carreras que había decidido, a través del Ministerio de Seguridad, "asistir en esta ocasión a la provincia" con efectivos de Gendarmería "que patrullarán la zona en cuestión".

En su misiva, el Presidente le recomendó a la gobernadora que "sería aconsejable que, en uso del poder de policía que le otorga la Constitución de Río Negro, se pueda formar un cuerpo específico que se ocupe de los refuerzos del control y mayor seguridad en el futuro".

Fue la respuesta al pedido de asistencia en materia de seguridad realizado por la gobernadora, que se efectivizará a partir del Ministerio de Seguridad de la Nación, luego de la escalada del conflicto con sectores mapuches a partir del incendio del Club Andino en El Bolsón, ocurrido el miércoles por la madrugada.

La tensión entre la provincia de Río Negro y el Gobierno nacional se incrementó en las últimas horas luego del incendio en El Bolsón, que Carreras tildó de ataque "terrorista" y derivó en el reclamo de mayor presencia de efectivos de las fuerzas federales.

Además, la gobernadora provincial había cuestionado la defensa que hizo el embajador argentino en Chile, Rafael Bielsa, sobre el detenido en ese país Facundo Jones Huala, acusado por distintos hechos en la Argentina.

Por su parte, el ministro de Seguridad, Aníbal Fernández salió ayer al cruce de la gobernadora Carreras, a quien le dijo que no está en condiciones de "exigir nada".

"Señora, está equivocada, no tiene ninguna atribución", resaltó el funcionario nacional, tras los dichos de Carreras, que afirmó que no pedía "un favor" al Gobierno nacional, sino que era una "exigencia".

"La escuché a la gobernadora de Río Negro diciendo que ella no pedía favores y que era nuestra obligación hacerlo. No señora, no es nuestra obligación. Es cuestión de leer la Ley de Seguridad Interior y se dará cuenta de que la participación de las fuerzas federales en las provincias solo está habilitada cuando hay complicaciones respecto de restituir el valor de la institucionalidad, de volver las cosas a la normalidad", subrayó Fernández.

Réplicas

Los intendentes de El Bolsón y Bariloche salieron ayer a cruzar al presidente Fernández por su respuesta a la gobernadora Carreras, ante la violencia mapuche.

"Tenemos que tener las garantías de seguridad por estar dentro del territorio nacional. Si se trata de terrorismo, como está planteado y con las denuncias en la Fiscalía federal de San Carlos de Bariloche, es un tema que tiene que ver con la Nación, obviamente", dijo Bruno Pogliano, intendente de El Bolsón, en diálogo con TN.

Su par de Bariloche, Gustavo Gennuso, también cuestionó al jefe de Estado: "Me pareció terrible la carta. Es como decirle a un vecino que se haga cargo del problema de uno".

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Nacionales

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...