Indumentaria y calzado, el rubro que más empuja la inflación

El precio de la indumentaria y calzado en Salta parece no tener techo, al igual que los bienes y servicios que se venden en la provincia. Mientras la inflación no deja de ceder, sigue haciendo mella en el ingreso de los salteños y estragos en la economía familiar.

La volatilidad de precios se ve reflejada en la medición del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) que muestra que la inflación en octubre fue de 3,2% en el Noroeste (NOA) y del 51,8% si se toma ese índice anualizado.

En ese marco totalmente adverso, uno de los rubros que más empuja sobre el Índice de Precios al Consumidor (IPC) es el de indumentaria y calzado, que en el acumulado anual en la región del NOA lleva un alza del 60,7%. Durante octubre, los aumentos que se registraron en estos productos fueron del 4,1%.

La tendencia alcista se notó mucho más en este rubro que superó en 9 puntos a la inflación general. La brecha cambiaria que existe entre el dólar oficial y el blue -del 95%- y la expectativa de devaluación del peso son algunos de los motivos de las subas en un rubro que en este último tiempo se ha transformado casi en un bien de lujo.

El último modelo de una zapatilla de primerísima línea puede superar ampliamente los 25 mil pesos, que representan el 78% del salario mínimo vital y móvil, que está en los 32 mil pesos para noviembre del 2021. La ropa tampoco se queda atrás. Un jean y una campera de una de las marcas más conocidas de origen estadounidense pueden costar 13 mil y 14 mil pesos, respectivamente.

Optar por las marcas menos conocidas tampoco es tan accesible. Una zapatilla puede arrancar desde los cinco mil pesos, mientras que un jean y una campera desde los cuatro mil. La ropa y el calzado de marcas intermedias arrancan desde los seis mil y ocho mil pesos, respectivamente.

Uso de tarjeta

Los locales consultados por este medio comentaron que el consumo con tarjetas de crédito ha sido mayoritario, ya que la gente elige financiar este tipo de compras y no gastar el dinero en efectivo. Comprar un jean y una camisa de una marca reconocida puede significar una erogación que supere los 15 mil pesos, por lo cual afrontarla en efectivo puede resultar complicado.

Empleados de los distintos locales expresaron que los incrementos de este año fueron muy marcados y los clientes notaron el impacto. La vendedora de un negocio de calzado expresó que en el cambio de temporada la nueva mercadería tuvo un aumento de más de dos mil pesos.

"Los zapatos de hombres pasaron, con la actualización de precios, de costar seis mil a ocho mil pesos. Es imposible que los que son clientes fijos del local no noten esos incrementos, pero a nosotros nos mandan las listas desde Buenos Aires, así que no podemos hacer nada", expresó la vendedora.

Uno de los locales más importantes de venta de ropa deportiva explicó que las zapatillas de primera marca, que cuestan arriba de los 20 mil pesos, se venden, pero destacó que son para un público que tiene altos ingresos. Remarcó que los que eligen esos productos buscan llevar calzados de calidad y "no se fijan tanto en lo que cuestan".

"Nosotros tenemos una facturación de ticket promedio de ocho mil pesos y las zapatillas más baratas arrancan en los seis mil pesos. Por lo general nuestros clientes utilizan la tarjeta para comprar, tenemos una promo de tres cuotas sin interés, pero cuando la factura supera los 15 mil pesos muchos optan por hacerlo en seis cuotas con un interés del 8%", destacó el encargado del local.

En todos los locales consultados, los encargados expresaron que las ventas comenzaron a repuntar en esta época del año y que ya superaron a las de 2020, un período que estuvo marcado por una fuerte recesión y restricciones. Sin embargo, aún se encuentran lejos de la facturación que tenían en 2019.

Financiación

Ana Díaz estaba comprando ropa para su marido e hijo en una reconocida casa de un centro comercial ubicado en la zona sur. Mientras hablaba con la vendedora del local comercial, que la aconsejaba sobre los modelos de pantalones y camisas, se asombraba por los precios.

"Tengo que comprar un pantalón y una camisa para mi marido y mi hijo menor. Los precios de los pantalones rondan en nueve y siete mil pesos cada prenda. Eso quiere decir que si llevo esta ropa me voy a gastar 32 mil pesos. Me parece una locura. Eso es mucha plata, así que a esta compra la voy a hacer con tarjeta de crédito. Por suerte en este local me reciben hasta seis cuotas sin interés", expresó la mujer.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...