¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

17°
5 de Marzo,  Salta, Centro, Argentina
PUBLICIDAD

VIDEO. Arquitectura y vitivinicultura, una combinación a favor del urbanismo

Mario Yanzón, reconocido arquitecto y consultor destacado en ámbitos del desarrollo inmobiliario expuso su experiencia sobre proyectos ejecutados en bodegas de Mendoza y el mundo.
Sabado, 06 de noviembre de 2021 18:04

El arquitecto Mario Yanzón disertó sobre “El vino. Arquitectura y urbanismo”, en la tercera entrega del nuevo ciclo de “Hablemos de lo que viene: Desarrollos urbanos”.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

El arquitecto Mario Yanzón disertó sobre “El vino. Arquitectura y urbanismo”, en la tercera entrega del nuevo ciclo de “Hablemos de lo que viene: Desarrollos urbanos”.

Con la producción y organización de El Tribuno, y desde el edificio Office Park, en San Lorenzo Chico, Yanzón realizó una exposición que también contó con la participación de Magdalena Day, fundadora del Grupo MDay.

Luego de compartir anécdotas personales y hablar de su vínculo con la vitivinicultura, Yanzón aseguró que “donde ha estado el vino siempre ha habido cambios urbanísticos y turísticos en Argentina”.

“En Mendoza hicimos una cantidad de bodegas que fueron líderes en el mundo”, dijo.

Mario Yanzón realizó una exposición con lujo de detalles sobre el vino, la arquitectura y el turismo. Dicha presentación fue preparada para ser presentada en Rusia y la compartió en el streaming que realizó este diario durante toda la semana. 

Luego de destacar la importancia del vino a lo largo de la historia y su relevancia en las reuniones, detalló una serie de factores que se deben tener en cuenta para la industria. 

“La suma del microclima, del suelo, las variedades de las uvas y el trabajo del hombre constituyen el concepto de terroir. El terroir no es solamente la tierra”, dijo.

“Cada bodega tiene su impronta especial, dada a los tipos de vinos que prefiere el propietario, y del enólogo. Entonces hay distintos tipos de vino, de acuerdo a la enología y arquitectura, y al primer envase”, dijo Yanzón a modo de introducción de los proyectos desarrollados en Mendoza. 

El profesional se explayó sobre los edificios levantados en el Valle de Uco y en Luján, en la provincia cuyana. “Porque la gente no solamente viene a tomar vino, como me dijo un inglés en el avión, sino que vienen a visitar obras de arquitectura, sobre todo los estudiantes de universidades, lo cual es un orgullo para nosotros”.

Salentein

“La primera bodega que hicimos es el paradigma de todas las bodegas hasta el día de hoy. Sensible, de ladrillo, con techo de chapa. Un crítico inglés la vio y dijo ‘puede ser, es una bodega linda, la cordillera le da un buen fondo’, y hasta ahí llegó. Pero cuando entró se dio cuenta de que la cosa era diferente. Su cava está a doce metros de profundidad y la bodega quedó atrás”. 

“Luego, el propietario, un holandés con una visión impresionante, nos encargó el edificio de recepción, donde hay eventos, una sala de arte permanente, un restaurante. Y una capilla, porque estaba tan contento con lo que había hecho en Argentina que quería agradecer”, detalló Yanzón. 

Bodega Salentein, un concepto que fundamenta las obras: Espacio del vino- Cordillera / desierto.

Diseños de todo el mundo

El arquitecto Mario Yanzón describió durante su exposición en el streaming de El Tribuno sobre los diseños de la arquitectura en otras bodegas, como la que encomendó un ciudadano español, “con un sistema de elaboración por gravedad, una tiene terraza, un puente, laboratorios y con una entrada de escala monumental”. 

En tanto, la bodega “Séptima”, un producto de inversión extranjera, fue construida con piedras de la zona. “Fue sumamente especial, con mucha onda andina”, dijo Mario. 

Tanto es así que la revista National Geographic la calificó como una de las tantas bodegas de Mendoza que debían ser visitadas antes de morir.

De esta manera, desfilaron durante la presentación del experto obras de infraestructura increíbles que forman parte las casas de los vinos que recorren la cordillera de los Andes, como así también de otros lugares del planeta, como Portugal, Uruguay o Bolivia. 

Yanzón ponderó el turismo enológico “porque es un turismo que trae dinero. Entonces hay que tratar convocar a ese turismo y que el dinero quede en la región, en el pueblo”.

Cafayate, a la vanguardia del enoturismo nacional

Advierten que debe regularse el crecimiento urbanístico de la ciudad para no alterar la vida de los pobladores.

Mario Yanzón, arquitecto especialista en bodegas vitivinícolas.

El arquitecto Mario Yanzón, especialista en bodegas vitivinícolas destacó que Cafayate se ubica como la segunda ciudad turística en enoturismo en Argentina, detrás de Mendoza. 

Para el experto en arquitectura de bodegas, este tipo de turismo genera que se muevan multitudes alrededor del mundo, donde se han creado las capitales del vino en el planeta, en la cual definió a Mendoza como una de ellas. “Ahora estoy en Cafayate, viendo esta pequeña ciudad que está movilizando una cantidad de turismo que realmente es impresionante y a la cual considero en este momento como la segunda ciudad en enoturismo en Argentina”, señaló.

Yanzón afirmó que “el vino, en Cafayate, es el generador de una multitud de turistas que veo todas las noches alrededor de la plaza”. 

El viñedo, el paisaje fundamentalmente y todo lo que significa el cultivo de la vid genera la construcción y el diseño de la arquitectura para recibir este producto tan noble que es la uva”, explicó Yanzón acerca de la vinculación entre la arquitectura y la vitivinicultura y agregó: “Creo que Cafayate está un poco sorprendida en cuanto a todo lo que significa avances edilicios. El pueblo y el Gobierno todavía no se dieron cuenta del potencial que tienen”. 

Para Yanzón se está ante un momento “de un progreso y de una estampida turística” y advirtió que esto “puede ser muy peligroso para que lleguen inversores y rompan un poco la calidad de vida de los pobladores. Estoy notando que puede arruinarse todo este magnífico territorio, que es precioso y muy lindo”.

Consideró en este sentido que “todo pueblo tiene un crecimiento normal de su población”, y que “este crecimiento poblacional no puede ser indiscriminadamente, para cualquier parte”, sino que “tiene que haber una regulación urbana, una regulación municipal y Estatal en donde se vayan organizando”. 

“Hay que regularizar y ver para dónde va a crecer Cafayate para, de esa manera, ir armando algo armónico, coherente con lo que significa la vitivinicultura y el desarrollo de los pueblos”, manifestó.

Finalmente, consideró que los de Cafayate “son sorprendentes, muy buenos vinos. Estoy haciendo cosas acá y me tienen totalmente sorprendido, son riquísimos, y no tienen nada que ver con los de Mendoza”. 

Temas de la nota

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Temas de la nota

PUBLICIDAD