VIDEOS. Multitudinaria muestra de fe en la fiesta central de la Virgen del Cerro

Emoción y fe fueron las expresiones más claras y contundentes que dejó ayer la celebración de la Virgen del Cerro. El año pasado, los honores a la Virgen se vieron controlados por los extremos cuidados contra la pandemia, por lo que cientos de devotos no lograron acercarse a la capilla y dejar sus agradecimientos y oraciones. Ayer, la fe se desbordó en estos cerros, donde 55 colectivos de larga distancia llegaron desde distintos puntos del país, con peregrinos que vienen a reiterar su visita o a conocer el lugar donde la Virgen cumple pedidos de sanación. 

Se estima que unas 10 mil personas se congregaron en la explanada del cerro donde se levanta la capilla que guarda la imagen de la Virgen del Cerro desde 2001. 

Este año, justamente se cumplen 20 años desde que se levantara este espacio destinado a los peregrinos, un refugio para los creyentes que llegan con sus oraciones y pedidos como ocurrió ayer, donde más de un centenar de personas con dolencias graves fueron acompañados por los servidores de la Virgen, para que dejen sus oraciones al pie de la imagen. 
 

Desde las primeras horas de la tarde la ceremonia en honor a la Virgen del Cerro convocó a los creyentes a participar desde las 15 de las ceremonias de cantos y alabanzas. 

Después de las 16 se ofreció un acto central, donde todos los participantes se reunieron frente al altar donde se coloca la imagen de la Virgen. Recién a las 18, los presentes realizaron la suelta de globos con rosarios, para realizar la caminata de luces. 

Recordemos que la devoción a esta advocación de la virgen María se inició en 1990. En aquel momento, donde según el relato de María Livia comienzan las apariciones de la Santísima Virgen en Salta.

María Livia Galliano de Obeid, casada desde 1970, madre de tres hijos, cumplía por aquellos años con una vida sencilla, como ama de casa. 

 

María Livia declaró tiempo después que nunca imaginó ver a la Virgen y nunca lo pidió. A principios del año 1990 comienza a tener las primeras manifestaciones sobrenaturales, siendo ella misma la primera sorprendida. Según relata, la Virgen se le aparece por primera vez, en la intimidad del hogar; y esto va a ser una experiencia transformante para ella, pues en función de esta aparición todo va a ser distinto en su sencilla vida. En 1995, María Livia se dirige al monasterio San Bernardo de Carmelitas Descalzas de Salta. Con un mensaje para esa comunidad. Desde entonces, los creyentes de la llamada virgen del Cerro la sostiene con sus oraciones y amor hasta estos días.

 

En marzo de 2000, María Livia revela que tuvo otra aparición en la que se pide la construcción de un santuario, el sitio en el que hoy se congregan cientos de creyentes que llegan incluso desde provincias del sur del país, para dejar sus oraciones, para pedir un milagro, para agradecer o simplemente expresar su fe en este espacio de oración. El final de esta gran fiesta fue la procesión de las luces, donde los creyentes, cada uno con su vela encendida, caminan hasta el santuario donde será resguardada la imagen hasta las primeras semanas se marzo. A lo largo de esta caminata de tres kilómetros, los creyentes realizan también las oraciones del rosario, un símbolo marcado de esta advocación. Recordemos que en el ascenso al espacio de adoración también se pueden ver cientos de rosarios colgados en los árboles, algunos dejados como una ofrenda, otros para que quienes recién se acercan a este espacio de oración tomen uno, y se sumen a los rezos y oraciones de agradecimiento y pedido. Pasadas las 21, muchos de los peregrinos todavía permanecían sobre la ruta camino al santuario, disfrutando de la paz que les entrega nuestra Salta. 

 

 

 

 

 

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...