Desbordó el Pilcomayo,  pero no llegó a inundar poblaciones

El fenómeno del Alta Boliviana, que se manifiesta por estos días con un frente de precipitaciones y nubosidad en esta parte del país, ya provocó la crecida del río Pilcomayo con algunos desbordes que no llegaron a afectar a las poblaciones rivereñas.

A las 7.30 de ayer en Misión La Paz, la altura marcaba 5,95 m en aumento. Con esta medición la escala de la estación de aforo se mantiene en alerta naranja.

Alerta

Con una medición de 6 metros llega el alerta roja. No obstante, ya se registraban algunos desbordes en la zona de San Luis, cercana a Santa Victoria Este, pero que no llegaron a afectar a las poblaciones ubicadas en la ribera del río, sobre todo a las comunidades originarias, que ayer comenzaron a observar cómo el desborde iba en retirada.

En las últimas horas las precipitaciones cedieron y no se esperan nuevas lluvias hasta el sábado 11 a la tarde o noche, cuando, según el pronóstico, se presentarán tormentas en toda la región del este de Salta y oeste de Formosa.

Se esperan entre 50 y 80 mm de lluvias entre el sábado y el domingo, con lo cual la situación podría complicarse.

En tanto, luego de estos días frescos, se espera que las temperaturas vayan en aumento hasta el viernes 10, día en el que se espera una jornada muy calurosa de hasta 40´ y con vientos del norte.

El año pasado

El recuento de las estaciones de aforo del río Pilcomayo indica que el año 2020 presentó una creciente de similar magnitud en Villamontes a finales de diciembre del año pasado.

En esa oportunidad, la altura alcanzada en Misión la Paz-

Pozo Hondo fue de 5,68 mts el día 28 de diciembre a las 20:30 horas.

El pico de la creciente registrada en las últimas horas llegó al mediodía con un máximo 6,04 mts.

Los expertos de aforo observaron que la diferencia de 0,36 m puede deberse al recrecimiento de fondo, debido a los sedimentos acumulados en la zona del puente.

Sin agua para consumo humano

Las lluvias y la crecida del Pilcomayo trajeron un poco de alivio a las poblaciones rivereñas que vienen soportando una larga sequía. 
No obstante el problema de la falta de agua para consumo humano en la zona se mantiene en sectores donde la crisis hídrica viene golpeando desde hace meses. Tal es el caso de Misión San Ignacio y Pozo del Tigre, dos poblaciones originarias ubicadas a unos 15 kilómetros de Santa Victoria Este. Allí los pozos de suministro se colmataron y no son productivos. En San Ignacio una fundación solidaria llevó a cabo pozos someros de donde obtuvieron agua con alto contenido de salitre, lo que obligó luego a instalar una planta de filtrado osmótico. Con este trabajo solidario los pobladores de la región se abastecen de agua para consumo en mínimas cantidades, ya que la planta de filtrado tiene una capacidad reducida y que no alcanza para cubrir toda la demanda. Los operarios temen que la planta deje de funcionar debido a la sobre exigencia de los equipos.

 
 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...