Llegan desde Macapillo para dar el salto que los lleve a crecer

Siempre el primer paso es el más difícil de dar, pero es la acción necesaria para crecer dentro del mundo del deporte. Requiere ponerse una meta bien clara, tener apoyo y realizar sacrificios para que la ilusión de seguir compitiendo siga su curso y no quede enterrada en el pozo de los esfuerzos sin sentidos. Así lo entendieron un grupo de jinetes de Macapillo, un paraje a doce kilómetros de El Quebrachal, que hoy cumplirán el objetivo de su primer torneo oficial de saltos de equitación en el Salta Polo Club.
Los chicos y chicas son miembros de la escuela de equitación que funciona en Macapillo bajó la dirección de Gabriela Juncosa y que comenzó a funcionar en el plena época de pandemia el año pasado. En aquellos meses donde los casos de coronavirus presionaban al sistema sanitario argentino se dieron los primeros pasos de esta iniciativa con el fin de darles una cuota de actividad deportiva a jinetes y amazonas de entre los 6 y 20 años. 
“Abrí la escuela en época de pandemia y fue un éxito total. Los chicos estaban aburridos, ya tengo veinte chicos trabajando y también hacemos equinoterapia, los días sábado, que es algo hermoso. Todo esto es a pulmón”, contó Juncosa a El Tribuno sobre este proyecto que tiene el fin de introducir chicos de diferentes edades en el mundo de la equitación. 
Los ocho chicos que competirán este fin de semana son lo que más adelantados están en su progreso y tendrán el desafío de medirse en diferentes categorías de saltos contra representantes de otros clubes salteños. Tanto la escuela como el grupo también se nutre de representantes de localidades vecinas como Taco Pozo, a 80 kilómetros de Macapillo.
El equipo que representará al establecimiento La Tranquera de Macapillo estará formado por: Antonia Soria (9 años), Lucas Reyes (9), Aluen Camus (14), Pedro Uriburu (14), Esperan Espíndola (9), Génesis Apestey (13), Sol Palacios (13) y Pilar Uriburu (9). Gabriela Juncosa y Ricardo Orquera completan la formación para competir entre los mayores. 
Para los chicos hoy los obstáculos estarán en la pista del Salta Polo Club, pero para quienes se encargan de traerlos a competir a nuestra ciudad vienen superando dificultades desde hace un tiempo. Batallan con el desinterés hasta el alto costo que significa traer a los caballos a Salta. El costo supera los $ 60.000 solo en combustible, pero gracias a tratativas realizadas contarán con la ayuda de la Secretaría de Deportes de la Provincia que cubrirá parte del presupuesto final del traslado. 
La oferta deportiva en la zona de Anta es escasa sacando al fútbol del cuadro. Pero hay caballos y lugar para realizar equitación. Con el apoyo necesario este grupo de chicos encontró en esa disciplina un espacio para crecer personal y deportivamente con desafíos como el que vivirán este fin de semana. Será su primer paso, pero el esencial para enfrentar los próximos objetivos. 
 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...