El coche fúnebre que diseñó el Duque de Edimburgo para su propio funeral

El funeral del Duque de Edimburgo, consorte de la Reina Isabel II, fallecido el viernes 9 de abril, tendrá lugar el sábado 17 del mismo mes en la capilla de San Jorge, en el Castillo de Windsor. La ceremonia real no será multitudinaria esta vez debido a las restricciones impuestas por la pandemia. La lista de invitados está limitada a 30 personas. Ni siquiera el primer ministro británico, Boris Johnson, estará presente en el acto, ya que ha preferido que asistan la mayor cantidad posible de miembros de la familia.

El ataúd del príncipe Felipe será trasladado en un coche de la marca Land Rover. La particularidad es que él mismo participó del diseño para asegurarse que cumpliera con sus especificaciones. Así lo confirmó un portavoz de la Casa Real británica cuando anunció los actos de celebración de las exequias reales de este sábado.

Antes del funeral, el ataúd del príncipe Felipe será trasladado de la capilla de San Jorge a la entrada del Castillo de Windsor. El féretro estará cubierto con el estandarte del Duque de Edimburgo y en la parte superior se colocarán una corona, su gorro naval y una espada. Una vez el ataúd se haya introducido en el interior del coche funerario, comenzarán las exequias reales.

El príncipe Felipe participó del diseño del Land Rover para asegurarse que cumpliera con sus especificaciones

 

Miembros de varios regimientos militares caminarán junto al Land Rover desde el Cuadrángulo, por Chapel Hill y hasta el Claustro de la Herradura. El príncipe Carlos lo hará por detrás del ataúd, junto con otros miembros de la Familia Real. La Reina no formará parte de la comitiva.

No deja de ser sorprendente que el príncipe Felipe participara activamente del diseño de su propio vehículo funerario. Ni siquiera tratándose de alguien que no escondió su pasión por los automóviles. Le gustaba conducirlos y lo hizo casi hasta el final de sus días, a pesar de su avanzada edad, como quedó constado cuando en 2019 sufrió un aparatoso accidente de tráfico al volante de un Land Rover Freelander. Tenía entonces 97 años.

Land Rover es proveedora de la Casa Real británica desde 1953

Precisamente, si hay una marca de coches que va a quedar ligada a la memoria del Duque de Edimburgo esta es Land Rover. La firma inglesa es proveedora de la Casa Real británica desde 1953. Ese año entregó un Land Rover Serie 1 a la institución monárquica y desde entonces la alianza se ha mantenido viva de forma ininterrumpida con la cesión de diversos modelos de la compañía.

El príncipe Felipe abandonó los actos oficiales en septiembre de 2017, así que una de sus últimas comparecencias públicas fue con motivo del 90 cumpleaños de la Reina Isabel II un año antes. En esa ocasión, el Duque de Edimburgo y la reina saludaron a la multitud desde un exclusivo Range Rover State Review híbrido y descapotable fabricado expresamente.
Como no podía ser de otra forma, Land Rover ha querido rendir homenaje al príncipe Felipe de Edimburgo tras su fallecimiento. La compañía británica publicó un mensaje en Twitter en el que lamentaba la pérdida del consorte de la Reina Isabel II. “Estamos profundamente entristecidos por el fallecimiento de Su Alteza Real el Príncipe Felipe, Duque de Edimburgo”, comenzaba el texto. “Nuestros pensamientos están con Su Majestad la Reina y la Familia Real. El Duque dedicó su vida al servicio público e hizo una contribución significativa a la fabricación, la ingeniería y el diseño del Reino Unido”, concluía el mensaje.

Fuente: La Vanguardia

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Internacionales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...