Mantener las ventanillas abiertas disminuye los riesgos de contagio en el transporte

La pandemia por el coronavirus no ha terminado y desde el Gobierno ya están advirtiendo sobre una posible segunda ola de contagios que sea más dura que la primera. Sin embargo, pese a esta situación se nota cierto relajamiento de la sociedad que puede estar asociado a un hartazgo a la pandemia.

Se acerca la época más fría del año y viajar en transporte colectivo de pasajeros con las ventanillas cerradas pueden transformarse en un arma de doble filo. Por un lado puede ayudar a evitar un resfrío pero por el otro puede aumentar el riesgo de contagio de coronavirus. Abrir la ventana es la principal recomendación que dan las autoridades para prevenir el contagio en un viaje de transporte público.

En la actualidad, en los días más fríos ya se ven colectivos con más personas que las que indica el protocolo de prevención para el coronavirus y con las ventanillas cerradas, lo que aumenta el riesgo de contagio. 

Ya es sabido que la principal fuente de contagio de COVID-19 se da a través de los aerosoles que una persona infectada transmite al hablar, toser o estornudar. Es por eso que el riesgo se multiplica cuando hay una persona enferma en un ambiente cerrado que no tenga buena circulación de aire y una continua renovación.

“Nosotros hicimos muchas campañas de que las ventanillas deben ir abiertas porque es un ambiente que tiene que estar ventilado. Es más, desde ayer se ha empezado la distribución de calcos para poner en las ventanas de todos los colectivos que dicen: “En pandemia mantenga abierta las ventanillas”, un poco para contribuir de alguna manera para que tengan presente esto”, expresó el presidente de Saeta, Claudio Mohr.

El funcionario local manifestó que es importante que desde la empresa se mantengan las campañas de concientización, las publicaciones a través de las redes sociales y la cartelería en las unidades, pero afirmó que la ejecución para que esa acción sea efectiva “depende pura y exclusivamente de cada una de las personas”.

Los inspectores

“Lo que le estamos pidiendo a la gente, no es que la ventanilla este abierta de par en par porque uno entiendo que hace frío, pero si una mínima porción que permita la circulación de aire, la ventilación y el correcto aireamiento de ese ambiente. Nosotros vamos a trabajar mucho con los inspectores, que lamentablemente son los que se llevan la peor parte porque son los que confrontan con los pasajeros cuando hacen cumplir con las indicaciones que tienen los protocolos”, afirmó Claudio Mohr.

El titular de Saeta expresó que los inspectores son los encargados de controlar que las ventanillas estén abiertas y en caso de que estén cerradas que abran. Es por eso que desde el organismo estatal esperan que la gente entienda para que se cumpla esta medida “es responsabilidad de ellos”.

“Ya no es responsabilidad de ningún sector sino de cada uno de nosotros el cumplir con los protocolos. Tal vez los primeros días de marzo del año pasado donde había mucha incertidumbre y desinformación uno podía admitir ciertos comportamientos, ya habiendo pasado más de un año de pandemia todos conocemos cuáles son los protocolos”, destacó Claudio Mohr.

El titular de Saeta detalló que generalmente los pasajeros cumplen estas recomendaciones. Contó que cuando empezó el escalonamiento de horarios donde solo podían utilizar las unidades los esenciales y los que realizan actividades educativas, funcionó muy bien porque la gente acompañó las medidas. 

“La gente en realidad cuando un inspector le llama la atención manifiestan que es un descuido que se le bajó el barbijo, que no se dio cuenta pero acatan de buena manera. Son muy pocas las personas que reaccionan mal, contesta de mala manera o tienen reacciones violentas”, añadió el presidente de Saeta.

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Pandemia del coronavirus

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...