Trasplantaron un riñón del comisario Pistán a un paciente sin obra social

Uno de los riñones de Manuel Pistán, el policía asesinado el fin de semana, fue trasplantado a un paciente salteño que tenía cobertura exclusiva del sistema público de salud. 

La intervención fue realizada en el hospital Dr. Arturo Oñativia y se trata del primer caso cuyos estudios pre y postrasplante se realizaron en este centro sanitario. “Es doblemente meritorio”, manifestaron. “Es un consuelo para los salteños, ya que a todos nos dolió la muerte del policía que cumplía su deber”, agregaron desde el nosocomio.

El paciente que recibió el riñón tenía un diagnóstico de insuficiencia renal crónica y se dializaba en el hospital. La única forma de curarse era con un trasplante de riñón en un hospital público, lo que finalmente fue posible gracias a la generosidad de la familia Pistán, que, en medio del dolor, no dudó en donar los órganos del policía. El paciente recibirá el alta los próximos días.

Además de este riñón, al subcomisario le extrajeron el otro riñón, el hígado y dos córneas. El hígado fue derivado a Córdoba y el otro riñón y las córneas quedaron en Salta. 

Desde el hospital agradecieron a los familiares de Pistán y pidieron a los salteños animarse a donar los órganos: aseguraron que estos les llegan a quienes lo necesitan.

Pidieron a los organismos intermediarios, planes y obras sociales nacionales acortar la distancia con ellos para que los pacientes que tienen este tipo de cobertura accedan de manera más ágil a los trasplantes.

“Mismas posibilidades”

Si bien desde hace más de 10 años se hacen trasplantes renales en el hospital Oñativia, el jefe del Programa de Nefrología y Hemodiálisis, Raúl Pidoux, explicó que antes era más complicado trasplantar a pacientes sin obra social, porque se necesitaban autorizaciones y cumplir con ciertos trámites, ya que los equipos no trabajan con el Ministerio de Salud Pública: “Lo destacable es que esta persona tuvo las mismas posibilidades de atención que un paciente con obra social”.

El médico valoró que, luego de mucho trabajo, se logró que en el hospital se hagan los estudios necesarios para que los pacientes con cobertura exclusiva del sistema público de salud ingresen en la lista de espera para ser trasplantados. 

“Con las políticas y el crecimiento hospitalario que hubo con el doctor Nallar (actual gerente), abrimos un consultorio de pretrasplante y de postrasplante, que antes no teníamos, con el recurso humano y tecnológico necesario”, comentó Pidoux y aclaró que ahora pueden hacer un abordaje integral de estos pacientes.

Según relató, hay unas 400 personas en lista de espera para trasplante de riñón en Salta. 

Piden más diálogo

El gerente del hospital Oñativia, Marcelo Nallar, consideró que se podrían agilizar los trasplantes de los 400 pacientes en lista de espera, si no hubiera “tantos trámites burocráticos” de los organismos, planes y obras sociales nacionales. Manifestó que resulta muy complicado trasplantar a quienes tienen este tipo de cobertura.

El médico comentó que, cuando los pacientes no tienen ninguna cobertura y es el Ministerio de Salud Pública provincial el que está a cargo, “es mucho más fácil preparar un trasplante que cuando tienen cobertura social o están en un plan nacional”.

Advirtió que, además de comunicación y estímulo, falta integración entre los planes nacionales, como Incluir Salud e Incucai, y el hospital efector.

Nallar explicó que hay problemas de financiamiento, cuando los pacientes tienen cobertura de alguno de estos planes u obras sociales nacionales, ya que el hospital no recibe dinero por los costos de los tratamientos, como inmunosupresores, descartables, gastos quirúrgicos y medicamentos: “Se piensa que el hospital público es gratis, pero todo tiene un costo real”.

“Nos cuesta que se entienda que necesitamos cubrir los costos para seguir brindando una atención médica de alta complejidad. La renta hospitalaria es social pero hay costos reales que debemos recuperar porque somos de autogestión y hay una entidad a cargo responsable”, manifestó y agregó que en la actualidad estos costos son cubiertos con fondos provinciales: “La Provincia termina subsidiando a la Nación”. 

El médico aseguró que cumplieron un rol trascendental durante la pandemia, ya que el año pasado hicieron 29 trasplantes renales a personas de todos los subsectores de salud: público, privado y obras sociales. “El ser hospital público hace que sea inclusivo ya que no se discrimina a nadie”, aseguró.

“Un acto de amor”

Nallar felicitó a la familia del subcomisario Manuel Pistán, que facilitó la donación de órganos cuando él tenía muerte cerebral: “Son conductas ejemplares: la del policía, que cumplía sus servicios, y la de la familia que, después de semejante tragedia, tiene la lucidez de allanar el camino para que sus órganos sirvan a otras personas enfermas. De alguna manera, él sigue presente en la comunidad”.    

“Es un acto de amor muy grande y una invitación a quienes tienen pacientes con insuficiencia renal (en referencia a organismos y planes nacionales) a que se acerquen al hospital y acorten la distancia para facilitar la recepción del órgano y el trasplante”, agregó.    

Pidoux solicitó a los salteños que tomen conciencia y donen los órganos. Aseguró que estos llegan a las personas que los necesitan y aclaró que esto se hace con transparencia: “Es todo muy claro y muy justo. La donación termina en la persona adecuada y no hay ningún interés de por medio”.


 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...