Los manteros son un problema sin solución para la ciudad de Salta. En general se ubican en las veredas del centro de nuestra ciudad y en sectores donde se mueve muchísima gente durante el día. Ofrecen sus productos muchas veces más baratos que los comercios en una competencia "desleal" dicen los comerciantes. 

Como no hay solución, esta vez los propietario de una galería decidieron tomar una medida extrema. Decidieron, junto a los comerciantes locatarios colocar una reja en la vereda. Vallaron una vereda por lo que los manteros que allí se ubicaban a vender retrocedieron unos metros y colocaron sus mercaderías en la calle misma.

Esta decisión comercial se tomó por la "competencia desleal", por "falta de estética" y por los diversos "hurtos" que sufren locatarios y clientes que pasan por el lugar.

"La venta está baja, hay poco movimiento, y mucho más si tenemos en cuenta que se están haciendo obras en la calle Ituzaingó y esto también afecta, entonces con esta medida lo único que queremos es cuidar nuestra fuente laboral porque es competencia desleal", dijo uno de los comerciantes que tiene su puesto en el interior de la galería. Para el hombre, la determinación adoptada lo ayuda porque todos los potenciales clientes podían comprar cosas en la vereda sin ingresar al interior de la serie de locales comerciales.

Los comerciantes de frente de la galería también se vieron afectados por la invasión de mercadería en el piso en donde la vereda se pone cada vez más angosta. Son emprendimientos que pagan más alquiler y que apuestan a una mejor estética. "No compiten contra nuestra mercadería, pero sí nos afecta mucho con la cara del negocio. La estética a nosotros nos cuesta dinero, es una inversión más la cual queremos recuperar con ventas. Y ellos, lamentablemente no ayudan", dijo otro comerciante. El último reclamo gira en torno de los constantes robos y agresiones que se registran a clientes y a comerciantes.

El operativo "vallado" comenzó el pasado viernes 24 de septiembre a las 10.30. Que es precisamente a la hora que comienzan a llegar los vendedores ambulantes a la zona del mercado San Miguel. Con una logística bien aceitada, los trabajadores buscan la mercadería que quedan durante la noche en algún local céntrico y a las 11 la feria al aire libre funciona al 100 %. El último viernes, con las vallas empujándolos hubo algún intento de resistencia que no es necesario registrar. Retrocedieron unos metros y toda la mercadería quedó sobre la carpeta asfáltica. La circulación de vehículos se redujo a la mitad empeorando la situación actual de esa zona con las obras de mejoras sobre calle Ituzaingó. Todo se volvió un caos imposible de manejar.

Hoy, ante el alboroto de tanta prensa por el lugar registrando el singular hecho, hubo presencia de personal de Policía de la Provincia y de los agentes municipales de la Dirección de Tránsito de Salta. El operativo fue para que no se instalen, como todos los días, los manteros sobre la calle.

"Parece que los policías y los municipales le tienen miedo. También hay que decir que los ambulantes están bien organizados y se defienden como grupo porque cuando los vienen a sacar salen de todos lados y se registran verdaderos enfrentamientos donde corre sangre. Es un problema que viene desde hace muchos años y nosotros no sabemos cuál es la solución. Por lo pronto queremos ver de hacer un cantero con flores, pero creo que la Municipalidad no nos va a dejar hacerlo", dijo uno de los comerciantes de la galería que no dan sus nombres por miedo a represalias.

"Poner las vallas en las veredas es ilegal"

Desde el Sindicato de Vendedores Ambulantes de la República Argentina, Seccional Salta (SIVARA), calificaron la medida de "ilegal". Su secretario general, Jorge Pampero, descalificó la actitud de los comerciantes que colocaron vallas para evitar la instalación de vendedores ambulantes y manteros. “Las veredas son públicas, la administración de ese espacio le pertenece al Municipio de la ciudad de Salta por lo que los comerciantes están violando la ley. Poner las vallas en las veredas es ilegal", dijo.  "Estas son las consecuencias de tener un gobierno derechista, con instala la persecución, el ninguneo, la represión, la estigmatización, la difamación y la apología al fascismo. Sólo el trabajo autogestionado nos llevará a tener una provincia más democrática", concluyó el dirigente.

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...