En su gira de retiro, la leyenda del reggaetón brilló en Argentina

Con el apagón de las luces y el conteo de un reloj despertador que desde las pantallas anunciaba su llegada en cinco minutos, el público fijaba el tono con dedicados a la leyenda y se entregaba sin concesiones, aún antes de los primeros acordes de "Campeón", la canción que abre "", su séptimo y último trabajo de estudio.

La imagen de un avión aterrizando en una pista presentó, en versión animada, al cantante regalando sus primeras estrofas, hasta que finalmente su imagen quedó cuando atravesó la puerta de la pantalla principal para proseguir con las primeras de la noche "y Problema".

Luciendo una chaqueta dorada que resplandecía con el juego de luces y rodeado por un cuerpo de bailarines, el puertorriqueño decretó el comienzo del "" y regaló algunas arengas para inmortalizar aún más su noche histórica en Buenos Aires ante más de cincuenta mil personas: "Argentina, los puños bien arriba. Vamos a romper el estadio", avisó antes de hacer "Rompe" y continuar con "Machucando".

Acompañado por una banda en vivo, que sumó algunos toques humanos a la mezcla del con percusiones, guitarras rítmicas y segundas voces, Yankee desplegó sus dotes como rapero, disparando barras a toda velocidad y dejando en claro que el y el hip-hop forman parte de una misma familia musical.

Mensaje a la gente

"Qué buena energía se siente esta noche, familia. Sé que esto va a estar a otro nivel por la energía que ustedes brindan que es muy arriba. Me quiero ir a Puerto Rico con un recuerdo imborrable. Es mi último show aquí y quiero que esta canción la canten hasta la Luna", señaló para presentar la inoxidable "Lo que pasó, pasó".

El cantante, que aprovechó algunas para improvisar versos y odas dedicadas al asado y las mujeres argentinas, se lució con canciones como "Rumbatón" y "Ella Me Levantó" ante una audiencia que, rápida de reflejos, endulzó sus oídos con de cancha bien criollos que por momentos lo emocionaron al borde de las lágrimas.

"Soy un chamaquito que empezó de cero, desde abajo y sin dinero, cien por ciento pobre, de las familias más humildes que pudiera existir como muchos que están aquí esta noche. Yo simplemente quise seguir un sueño, con mucha disciplina y mucho esfuerzo", sostuvo en otro momento de la noche.

Cultor de la disciplina y la autosuperación, compartió su "testimonio de vida" para todos los que "están pensando en ser grandes y hacer historia, sea estudiando o en la música": "Si yo lo pude lograr, tú también puedes", añadió el cantante, productor y compositor, para luego agradecer a aquellos fanáticos que, décadas atrás, ayudaron a "abrirle las puertas a toda una generación" que hoy escucha y celebra su música.

Consciente del peso de su nombre dentro de la industria, dedicó algunas palabras para sus colegas argentinos: "Mis respetos por el movimiento".

Durante casi dos horas, Yankee se despachó con hits mundiales de toda su discografía. "Legendaddy"- en un recorrido que dejó bien claro su aporte a las bases fundantes del movimiento musical bautizado por él como "reggaetón" en "Playero 34", su colaboración con DJ Playero que sembró una semilla que comenzaría a germinar desde la caribeña Puerto Rico a mediados de los noventa.

Sus funciones porteñas de "La Última Vuelta", que agotó cerca de 100 mil entradas.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Espectáculos

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...